Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Sonia Ferrer se refugia en Álvaro tras perder la custodia total de su hija

La presentadora –que pasó una familiar jornada junto a Álvaro, el hijo del jinete y Laura, su hija– quiere apelar la decisión judicial por la que el cirujano Marco Vricella y ella tienen que pasar semanas alternas con la pequeña. Además, ella no recibirá una pensión compensatoria.

La presentadora –que pasó una familiar jornada junto a Álvaro, el hijo del jinete y Laura, su hija– quiere apelar la decisión judicial por la que el cirujano Marco Vricella y ella tienen que pasar semanas alternas con la pequeña. Además, ella no recibirá una pensión compensatoria.

1 de 8
Días familiares

Los enfrentamientos entre Sonia Ferrer y su exmarido, Marco Vricella, se recrudecen. El miércoles 3 de diciembre, el juzgado de San Lorenzo de El Escorial hizo pública la sentencia por la que la presentadora tenía que compartir la custodia de su hija Laura, de cuatro años, con su exmarido, el cirujano italiano Marco Vricella. Sonia se ha refugiado en su pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Mirad a “papá” Álvaro

Sonia Ferrer evita hacer declaraciones sobre este asunto ya que su miedo es que cualquier cosa que diga se ponga en su contra a la hora de que la justicia tome una decisión. A su lado, ha encontrado un gran apoyo en Álvaro Muñoz Escassi, que hace una foto a la niña de Sonia y al hijo que él tuvo con Lara Dibildos durante un concurso hípico en Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Momentos de felicidad

La sentencia judicial ya es efectiva y la magistrada ha decidido que la custodia de la pequeña sea compartida, por lo que pasará una semana con cada uno de sus padres –de jueves a jueves–. Pero la presentadora está dispuesta a luchar contra esa medida y llegará hasta la Audiencia Provincial, donde se dictará sentencia definitiva.

Sonia, pese al mal momento personal que vive, disfruta con su hija, su novio y el hijo de éste. Con ellos, consigue olvidar al menos durante un rato su situación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Su refugio

Álvaro siempre se ha posicionado al lado de su novia. Se cumple ahora un año desde que el mismo juzgado dictara un auto en el que se otorgaba, de manera provisional, a Sonia la custodia de la niña. Entonces, Laura vivía con su madre en la casa del exmatrimonio (que en realidad es la de soltera de la presentadora y que está situada en la localidad madrileña de Valdemorillo). La niña pasaba los fines de semana alternos y un día entre semana con su padre.

Con los cambios, se trata de un duro golpe para Sonia, que, además, solicitaba una pensión compensatoria de 2.000 euros durante cuatro años, quedarse con el coche y una pensión para la pequeña de 1.400 euros mensuales. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Como una familia

La actual decisión de la jueza implica también que  tanto Sonia como Marco tendrán que compartir gastos. Sin embargo, él ha pedido expresamente hacerse cargo de los 700 euros mensuales que cuesta el colegio privado Zola, en Villafranca de Castillo, Madrid, donde va su hija para que su educación no se vea afectada por temas económicos.

Para el cirujano lo más importante es que la situación que vive con su ex no afecte a su hija. De todas formas, la niña está muy arropada y cuenta con el apoyo y los mimos de Álvaro, que se comporta con ella como si fuera otra hija más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Álvaro defiende a su novia

Sonia y Marco han sido incapaces de llegar a un acuerdo amistoso. Ya en su momento Sonia siempre aseguraba que su matrimonio estaba roto antes de ir al programa '¡Mira quién salta!', donde coincidió con Álvaro Muñoz Escassi, pero Marco insistía en que la aparición del jinete fue la causa de la separación.

Álvaro tampoco ha querido quedarse al margen de la batalla de su novia. "Ella lo ha pasado realmente mal durante más de un año. Hay que ser mala persona para perjudicar a alguien utilizando a su hija", dijo el jinete a DIEZ MINUTOS en una entrevista reciente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
“Me muero por estar con mi hija”

Aunque en los últimos meses se les ha podido ver juntos para llevar o recoger a su hija del colegio, lo cierto es que Marco Vricella y Sonia Ferrer no han terminado nada bien.

El exmatrimonio ha sido incapaz de llegar a un acuerdo previo a llegar a los tribunales. Él tiene claro que su matrimonio con Sonia iba bien hasta que ella conoció a Álvaro Muñoz Escassi. “Sonia nunca me reconoció su relación con Álvaro. No me da miedo admitir que he llorado, mi familia era lo más importante para mí y se ha roto”, comentaba el cirujano en una entrevista concedida en julio de 2013.

Entonces Marco ya tenía claro que iba a pelear hasta el final por la custodia compartida de su hija Laura, a la que adora: "Sabe perfectamente cómo soy como padre. Me muero por estar con mi hija, es lo más importante de mi vida. No voy a aceptar bajo ningún concepto que no se me conceda la custodia compartida. Es lo más justo y lo mejor para la niña".

Y parece que por ahora el cirujano italiano, a la espera de la apelación que Sonia va a interponer, se ha salido con la suya, y puede estar más tiempo con la pequeña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Acusaciones

El pasado mes de enero fue la última vez que se vio junta a la pareja cuando fue a buscar a Laura al colegio. Pero la relación entre ellos es prácticamente nula. Respecto a las compensaciones económicas solicitadas por su exmujer, con la que se casó en agosto de 2007, ya en anteriores declaraciones el ex de Sonia Ferrer ha dejado clara su opinión.

"Lo ha hecho todo por dinero. Las condiciones económicas requeridas por su parte, al margen de estar fuera de toda lógica en su razón, concepto y cuantía, revierten explícita y claramente en su propio interés y no en el de nuestra hija. Ella piensa que debe cobrar una compensación económica para ella misma, sin tener ninguna base legal. Sus exigencias están fuera del alcance de mis posibilidades", confesaba Marco en su momento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo