Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Kiko Rivera quiere reducir la manuntención de su hijo

El hijo de Isabel Pantoja está pasando por una de las etapas más complicadas de su vida, tras el ingreso de su madre en prisión y ahogado de deudas. Son escasas las ocasiones en las que se le ve sonreír, salvo cuando acude a recoger a su hijo, Francisquito, que siempre consigue robarle una sonrisa. Al parecer, el joven quiere reducir la manutención de 1.500 euros que le pasa al mes a Jessica Bueno.

El hijo de Isabel Pantoja está pasando por una de las etapas más complicadas de su vida, tras el ingreso de su madre en prisión y ahogado de deudas. Son escasas las ocasiones en las que se le ve sonreír, salvo cuando acude a recoger a su hijo, Francisquito, que siempre consigue robarle una sonrisa. Al parecer, el joven quiere reducir la manutención de 1.500 euros que le pasa al mes a Jessica Bueno.

1 de 6
Dura etapa

Kiko Rivera está pasando por una etapa en la que parece que todo es más frágil de lo que debería. Y es que desde el ingreso de su madre en prisión por un delito de blanqueo de capitales la vida del Dj se ha tambaleado.

Sin embargo, hay una pequeña persona en la vida del sevillano que hace la situación más llevadera, éste es su hijo, Francisquito, por el que desvive y gracias a quien sonríe a pesar de las circunstancias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Un expareja bienavenida

Este lunes 23 el hijo de Isabel Pantoja y Paquirrín llegaba sobre las 10:45 horas a la casa de la modelo, en el pueblo sevillano de Los Morales, para poder disfrutar de los quince días que le corresponden con su hijo, como ha estipulado el juez. El intercambio fue rápido, aunque le tocó esperar un rato a que la madre de su hijo abriese la puerta.

Kiko Rivera y Jessica Bueno han dejado atrás sus problemas y ahora se nota que la relación entre ellos ha mejorado y por el bien de su hijo mantienen una relación muy cordial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Agobiado por sus problemas fiscales

A pesar de la evidente felicidad, Kiko Rivera llegaba visiblemente cansado y es que pasó todo el fin de semana trabajando. El sábado actuó en A Coruña y llegó a Sevilla el domingo, contento puesto que sabía que este lunes volvería a tener al pequeño Francisquito en sus brazos.

El Dj intenta trabajar lo máximo posible, puesto que las deudas con Hacienda le han hecho tener que poner en venta algunas de sus propiedades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
¿Reducción de la manutención?

Kiko Rivera decidió acudir solo, sin la compañía de su novia, Irene Rosales, o su prima Anabel.

A pesar de esta buena relación, el hijo de Isabel Pantoja, al parecer, quiere bajar la manutención de 1500 euros que le pasa a su hijo, por lo que quiere pedir al juez una revisión de la pensión mensual.

Como ya hemos mencionado antes, Kiko está pasando por unos momentos económicos algo complicados, al igual que su madre, quien, sin duda, es uno de sus pilares más importantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Su mejor refugio

Por toda esta situación su hijo es quien siempre consigue robarle una sonrisa y cada vez que tiene la oportunidad disfruta al máximo del niño.

Kiko y Jessica Bueno comparten custodia y al hijo de la tonadillera le toca estar con él cada dos semanas de lunes a jueves, días que dedica por completo al pequeño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Un niño muy feliz

Al igual que Kiko Rivera, su hijo Francisco siente gran alegría al reencontrarse con su padre.

El niño es la viva imagen de su padre a su edad; también ha heredado algo de la personalidad de su padre, puesto que es un niño muy risueño y no duda en regalar sonrisas a los fotográfos que se agolpan en su casa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo