José Fernando recupera la alegría

El joven, que evoluciona bien tras seis meses ingresado, disfruta de sus permisos con sus familiares y amigos. Los domingos suele ir a ver a su primo Chema jugar al fútbol.

image

El joven, que evoluciona bien tras seis meses ingresado, disfruta de sus permisos con sus familiares y amigos. Los domingos suele ir a ver a su primo Chema jugar al fútbol.

1 de 9
Muy animado

El hijo de José Ortega Cano está cada vez más recuperado. Después de seis meses ingresado en la Clínica López Ibor, de Madrid, a José Fernando se le ve muy animado.

Días atrás, vimos al hijo de Ortega Cano charlando con una amiga mientras tomaban algo en una terraza.

2 de 9
Su recuperación va muy bien

Según fuentes cercanas a su familia, su recuperación va muy bien y, aunque la lucha es larga, la evolución se nota y esto llena de alegría a todos.

3 de 9
El joven sale los domingos

El joven consigue cada vez más permisos para salir.

Prácticamente todos los domingos le recogen en el centro sus tíos Mari Carmen y Aniceto. Suele ir a ver jugar al fútbol a su primo José María, al que todos llaman Chema –en la imagen–, que está en el equipo Rayo Alcobendas, y luego toma algo con él y su grupo de amigos.

 

 

4 de 9
Confidencias con amigos

José Fernando tiene muy buena relación con todos, con los que es fácil verlo charlando animadamente o intercambiando confidencias.

5 de 9
Muy buena relación con los amigos

Los dos amigos se llevan muy bien a juzgar por las imágenes.

6 de 9
El gran cambio de José Fernando

En el último año mucho ha cambiado la vida de José Fernando. Precisamente hace ahora un año, tras salir de la cárcel por la agresión que cometió junto a unos amigos en un prostíbulo en una localidad sevillana, el joven ingresaba en el centro de desintoxicación Hipócrates, en Barcelona.

 

7 de 9
Un año dando tumbos

Apenas duró la estancia de José Fernando en el centro catalán, de donde se fue para acudir al centro que lleva Pepe El Marismeño, en Sevilla.

Sin embargo, aquello tampoco le funcionó.

 

8 de 9
Pasaron los peores momentos

Tras salir del centro sevillano, su familia temió lo peor por José Fernando, que estaba muy perdido.

Afortunadamente, sin embargo, el joven ha reconducido su vida gracias al apoyo de toda su familia y amigos.

 

9 de 9
Una estupenda recuperación

En el centro López Ibor de Madrid, donde José Fernando se trata sus problemas de adicciones y de comportamiento, el joven ha cogido peso y cada vez está mejor, más fuerte, tranquilo y seguro y encontrándose a sí mismo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo