Francisco Rivera no consigue ser feliz

Pese a la ilusión que siente por ser padre con Lourdes Montes y por volver a torear, le duele no tener más tiempo a su hija a su lado y los problemas con sus hermanos.

image

Pese a la ilusión que siente por ser padre con Lourdes Montes y por volver a torear, le duele no tener más tiempo a su hija a su lado y los problemas con sus hermanos.

1 de 14
Fran no logra alcanzar la felicidad

Ha encontrado el amor con una mujer a la que adora, en unos meses cumplirá su sueño de volver a ser padre y tiene una hija por la que se desvive, motivos más que suficientes para considerar a Francisco Rivera un hombre envidiable. Es más, su faceta profesional también va de maravilla, triunfa en los negocios en los que se implica y vuelve a los ruedos, su otra gran pasión. Sin embargo, no logra alcanzar la felicidad, ya que son muchos los frentes abiertos a su alrededor con los que no para de recibir disgustos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 14
Distanciado de Kiko y Julián

El distanciamiento con sus hermanos es cada vez mayor. Salvo con Cayetano, con quien mantiene una excelente unión, con Kiko Rivera y Julián Contreras la relación es prácticamente inexistente en este momento. Fran siempre ha dicho que quiere a sus hermanos, aunque se han criado en ambientes muy distintos, pero, en el caso de Kiko, es consciente de que los problemas con su madre, Isabel Pantoja, han sido un motivo de alejamiento entre ellos.

En cuanto a Julián, ha confesado que le ha ayudado de todas las formas posibles, aunque la situación de su hermano ha debido superarle y el propio Julián Contreras padre ha confirmado el distanciamiento entre ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 14
Quiere pasar más tiempo con su hija

A Fran todo esto le afecta, pero si hay algo que lo tiene verdaderamente tocado es no poder pasar más tiempo con su hija, Cayetana, de quince años. "Sólo disfruto de mi hija ocho días al mes", lamenta en referencia al enfrentamiento judicial con su ex, Eugenia Martínez de Irujo, por la custodia de Tana, que terminó perdiendo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 14
Su queja por la custodia

Fran Rivera habló del poco tiempo que puede ver a su hija el pasado 27 de febrero en un acto del partido político VOX sobre la custodia compartida, no ve lógico que sea un juez quien "en diez minutos pueda decidir si una persona es apta o no para cuidar a sus hijos".

Y añadía que "se me dijo que era apto para seis meses, pero no para un año. No tiene sentido". Y es que Fran empezó esta batalla al considerar que tenía derecho como padre y porque su hija deseaba vivir con él en Sevilla y no en Madrid con su madre. Además, no quería, según dijo en su momento, "que algún día me lo echara en cara".

Con este pensamiento, no es extraño que Francisco aceptara participar en este acto político. Es más, aseguró que "espero que VOX gane esta batalla que yo perdí. Es uno de los grandes retos para España. Se saltó el deseo de mi hija y el mío".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 14
Peleó en los tribunales con su exmujer

El diestro comenzó a pelear por la custodia de Tana en el verano de 2012 al solicitar un cambio en la custodia de su hija, lo que ocasionó no sólo el enfrentamiento con Eugenia de Alba sino también la enemistad de su exsuegra, la duquesa de Alba, que nunca se lo perdonó, ya que la menor también tuvo que ir al juzgado.

Al año siguiente, Fran y Eugenia protagonizaron encuentros de lo más tensos en los tribunales que finalizaron con la sentencia que le entregaba la guardia y custodia de la niña a la hija de la duquesa de Alba y contra la que no cabía recurso.

En la imagen vemos al torero con su hija y su mujer, Lourdes Montes, paseando hace unos días por Sevilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 14
Tendrá que esperar

Fran Rivera, que siempre ha mostrado su indignación al respecto, sabe que legalmente no puede hacer nada, ya que hasta los 18 años su hija no tiene poder de decisión. Sí puede ser escuchada en los tribunales aunque es el juez, tras escuchar a las partes y al equipo psicosocial pertinente, quien tiene la última palabra.

En la imagen vemos al torero con su hija y su mujer, Lourdes Montes, paseando hace unos días por Sevilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 14
Tana, feliz por tener un hermano

Al menos, el torero ha encontrado en Lourdes Montes a la persona ideal con quien compartir estas inquietudes. Se casaron en 2013 por lo civil y un año después por la iglesia y, ahora, van a cumplir su deseo ser padres juntos.

Fran se siente feliz porque su mujer y su hija han congeniado de maravilla. La niña está encantada con tener un hermano e incluso ha acompañado a la abogada a alguna de sus revisiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 14
Quiere un niño

Lourdes acaba de superar el primer trimestre de embarazo y aún no saben si será niño o niña. Ambos tiene predilección por un varón y tienen claro que le pondrían de nombre Francisco. "Como ya tengo una hija maravillosa, si viene un niño estaré muy feliz de compartir con él mis aficiones y mis pasiones", ha confesado el torero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 14
Torear, una necesidad personal

El mundo del toro es precisamente una de las debilidades de Fran Rivera. Por eso, vuelve a los ruedos. Su reaparición tenía lugar el domingo 8 de marzo en la plaza de toros de Olivenza con un cartel que presentó el 27 de febrero acompañado de su esposa. Para el diestro es "una celebración de mis 20 años de alternativa, pero también pensando en el peso de mi sangre".

Fran compartía cartel con Enrique Ponce y Morante de la Puebla. El diestro aseguraba en las redes sociales que volvía a las plazas "por necesidad personal, ya que no concibo estar sin torear".

En el coso, sufrió un gran susto al ser derribado por su segundo toro siendo pisoteado por el animal. Afortunadamente sólo recibió golpes y pudo terminar la faena sin heridas de gravedad, sólo con magulladuras. Casi peor que él lo pasaron en las gradas Lourdes Montes y su hija Tana, testigos de la cogida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 14
Un pacto con su mujer y su hija

Para Fran Rivera, su regreso a los ruedos ha sido algo "muy pensado y meditado" pero sabe que cuenta con el apoyo de su mujer y su hija. "Ha sido muy comentado en casa tanto con Lourdes como con Cayetana y, después de poner todo en la balanza, me he mirado muy dentro de mí. Echaba mucho de menos torear; es donde he sido feliz". Eso sí, aclaró que será algo breve: "Tengo un pacto con mi mujer y es sólo para una temporada".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 14
Eugenia reaparece en ARCO

En este tiempo, Fran no ha recuperado la sintonía con Eugenia, con quien no ha vuelto a hablarse. Ni siquiera estuvo a su lado al morir Cayetana de Alba. La duquesa de Montoro, que lo está pasando muy mal con la pérdida de su madre, reapareció la semana pasada en ARCO en un acto de la fundación Pequeño Deseo. Al menos, su hija se ha volcado con ella en estos momentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 14
Echa de menos a su madre

Eugenia Martínez de Irujo está alejada prácticamente del panorama social desde la muerte de su madre, la duquesa de Alba, el pasado 20 de noviembre.

Aunque en esta imagen vemos sonriendo a la duquesa de Montoro en ARCO, la verdad es que lo está pasando muy mal porque echa mucho de menos a su madre. En esta aparición pública la aristócrata se ha mostrado más delgada.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 14
Su hija se ha volcado con ella

El deseo de Cayetana era trasladarse desde Madrid, donde vivía con su madre, hasta Sevilla para pasar más tiempo con su padre, pero la niña, que cumplirá 16 años en octubre, ha demostrado una gran madurez y se ha volcado con su madre cuando más lo necesitaba. Al morir su abuela, la duquesa de Alba, Tana se convirtió en el principal consuelo para Eugenia, animándola y apoyándola.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 14
Le gustaría tener un niño

Lourdes Montes, que sigue ocupada en su taller de moda junto a su hermana, ha superado ya los primeros tres meses de embarazo y comienza a notar cómo su cuerpo va ensanchando.

La joven siente que tiene más energía que al principio y ha comenzado a hacer pilates. Se encuentra bien y está muy feliz con este embarazo. Aunque para ella lo importante es que el bebé venga bien, le gustaría, al igual que a su marido, que nazca un varón. Así podrán llamarle Francisco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo