Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Antonio Banderas y su novia sacan una sonrisa a Eugenia Martínez de Irujo

La hija de la fallecida Duquesa de Alba fue invitada al balcón del actor malagueño para ver las procesiones de Semana Santa. En él se la vio sonreír por primera vez tras la muerte de su madre. Sin duda, ha sido una Semana Santa de lo más intensa para Eugenia que, recién llegada de Miami, donde ha pasado unos días tratando de olvidar sus problemas familiares, ha estado en Málaga y Sevilla.

La hija de la fallecida Duquesa de Alba fue invitada al balcón del actor malagueño para ver las procesiones de Semana Santa. En él se la vio sonreír por primera vez tras la muerte de su madre. Sin duda, ha sido una Semana Santa de lo más intensa para Eugenia que, recién llegada de Miami, donde ha pasado unos días tratando de olvidar sus problemas familiares, ha estado en Málaga y Sevilla.

1 de 7
Una invitada especial

Antonio Banderas siempre ha sido un excelente anfitrión en la Semana Santa de Málaga, su tierra natal. Por las ventanas y balcones de las habitaciones que cada año ocupa en un céntrico hotel de la capital malacitana han pasado todo tipo de invitados.

Este año su invitada más especial ha sido Eugenia Martínez de Irujo, a quien hemos visto sonreír por primera vez tras el fallecimiento de la duquesa de Alba.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Muy compenetrados

El actor malagueño estuvo acompañado por primera vez de su nueva novia, con la que lleva más de medio año, Nicole Kimpel, y con la que Eugenia parece haber congeniado muy bien.

Ha sido una Semana Santa de lo más intensa para Eugenia, que recién llegada de Miami, como informó días atrás DIEZ MINUTOS, ha estado en Málaga y Sevilla.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Antonio roba una sonrisa a Eugenia

En un ambiente distendido y a la vez religioso, se pudo ver a Eugenia conversando animadamente con Antonio Banderas, quien hasta consiguió robarle una sonrisa a pesar de la gran tristeza que aún la invade tras el fallecimiento de su madre el pasado 20 de noviembre. A ello se suman los problemas con la custodia de su hija Cayetana con Francisco Rivera.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
El hijo de Melanie también se unió al grupo

Quien también estuvo acompañando a Antonio, Nicole y Eugenia ha sido el hijo mayor de Melanie Griffith, Alexander Bauer, fruto de la relación de ésta con el actor cubano Steven Bauer.

A pesar de la separación de Antonio y Melanie, Alexander sigue manteniendo muy buena relación con el actor y estas imágenes corroboran su amistad.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Sin problemas con Carlos

A pesar de los rumores que circulan en torno a los problemas con la herencia que mantiene su hermano Carlos, Eugenia sigue teniendo la relación fraternal que existía entre ambos antes del fallecimiento de su madre.

De hecho, Eugenia, que vive en un piso de 400 metros cuadrados que linda con el palacio de Liria en Madrid y pertenece ahora a Carlos, va a seguir manteniendo esta residencia, puesto que su hermano mayor, que ya ha pedido el título de Duque de Alba, no le ha exigido que desaloje este inmueble, pese a lo que se había dicho. Todo lo contrario, la protege y se preocupa mucho por ella.

Eugenia, por su parte, también negaba que tuviese una mala relación con su hermano.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Enfrentamiento entre hermanos

Lo único que hay es una división entre hermanos por el hecho del cambio de la costumbres familiares que ha supuesto la entrada de Carlos como cabeza del clan.

El nuevo jefe de la casa exige que cada uno haga frente a sus gastos sin contar con el sustento que antes les ofrecía la duquesa. A lo que se suma las distintas posturas que existen a la hora de tratar con el viudo, Alfonso Díez. 

La herencia se había repartido en vida de Cayetana, a excepción de un 10%, que es, sobre todo, legado artístico. De esta parte tendrán que entregar un 26% al viudo, como marca la ley. Carlos, agradecido con el trato que dio a su madre, no quiere que le falte de nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
¿Y Tana?

Lo que sí habría enfadado a Eugenia es que Carlos es reacio a que su hija Tana herede un piso de 150 metros por la misma zona donde los Alba poseen numerosos inmuebles, cumpliendo con el deseo de la fallecida. Sin embargo, estas diferencias no han afectado a la relación cordial entre hermanos y no ha impedido que disfrutasen en Sevilla de la Semana Santa junto a sus hijos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo