Lourdes Montes sorprende en Córdoba con una abultada tripita

El torero Francisco Rivera sigue con su gira de 2015 por España. El 31 de mayo acudió a torear a la plaza de toros de Córdoba con motivo de los festejos de Nuestra Señora de la Salud. Su mujer, Lourdes Montes, acudió a ver y a apoyar a su marido.  Es habitual verla en todas las plazas donde torea el diestro, y es que su avanzado embarazo no le impide hacer lo que más le gusta.

image

El torero Francisco Rivera sigue con su gira de 2015 por España. El 31 de mayo acudió a torear a la plaza de toros de Córdoba con motivo de los festejos de Nuestra Señora de la Salud. Su mujer, Lourdes Montes, acudió a ver y a apoyar a su marido.  Es habitual verla en todas las plazas donde torea el diestro, y es que su avanzado embarazo no le impide hacer lo que más le gusta.

1 de 4
Lourdes Montes luce barriguita

Lourdes Montes ya se encuentra en su sexto mes de embarazo, sin embargo, nada le quita las ganas, ni le impide ir allá donde va su marido, Francisco Rivera, a torear. En agosto dará a luz al primer hijo de la pareja.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
La pareja posa feliz

La pareja está más que feliz esperando la llegada de su primer hijo y esto puede verse en sus rostros cada vez que posan en los photocalls.

Posaron juntos una vez finalizó la corrida. Ella llevaba un look sencillo formado por unos pantalones blancos de campana y una camisa de manga corta negra que dejaba ver la prominencia de su barriga. El bolso le daba un toque colorido al estilismo. Por su parte, Fran Rivera posó con un look casual.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Lourdes, muy pendiente de Fran

Lourdes no perdió detalle de todos los movimientos que llevó a cabo su marido en la plaza. Estuvo muy pendiente de él, como hace siempre que acude a la plaza a ver a Fran Rivera.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Fran Rivera no tuvo una buena tarde

El torero no tuvo una buena tarde en la plaza de toros de Córdoba. El tiempo, la falta de público y los toros no fueron los mejores aliados. Por ello, tanto él como sus compañeros de cartel, Manzanares y Morante de la Puebla, corrieron la misma suerte.

No fue una buena tarde, pero estaba feliz de que su esposa estuviese allí para apoyarle.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo