Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Fabiola se toma la revancha y 'se mete en la cama' con el ex de Mariló Montero

El periodista ha sido el invitado de esta semana tras su exmujer, Mariló Montero. La navarra no terminó la entrevista la semana pasada sin polémica, tomándose más de una licencia cuando entró la habitación del matrimonio. El locutor de radio, por su parte, más cuidadoso con sus amigos a la vez que divertido, preparó a sus anfitriones una arroz con habichuelas como hacen en su tierra, Almería. Además de hacer de cocinero, habló del novio de su hijo, de los hermanos de su ex, de ETA, de Luis del Olmo, del Felipe VI...

El periodista ha sido el invitado de esta semana tras su exmujer, Mariló Montero. La navarra no terminó la entrevista la semana pasada sin polémica, tomándose más de una licencia cuando entró la habitación del matrimonio. El locutor de radio, por su parte, más cuidadoso con sus amigos a la vez que divertido, preparó a sus anfitriones una arroz con habichuelas como hacen en su tierra, Almería. Además de hacer de cocinero, habló del novio de su hijo, de los hermanos de su ex, de ETA, de Luis del Olmo, del Felipe VI...

1 de 13
Carlos Herrera, también en la habitación de Bertín y Fabiola

Tras el polémico paso de Mariló Montero por el programa 'En la tuya o en la mía', de La 1, que presenta Bertín Osborne, su exmarido, el también periodista Carlos Herrera, ha seguido sus pasos. Bertín ha abierto de nuevo las puertas de su casa, y de su cama, a un invitado.

Su esposa, Fabiola Martínez, se molestó con la actitud de Mariló cuando visitó su casa, pues se tomó la confianza de tumbarse en su cama de matrimonio. Herrera, más educado, se sentó en un banco a los pies. Días antes de la emisión de la entrevista de Bertín a su amigo Carlos, Fabiola decía: "Yo he tenido a Carlos Herrera también en la habitación, pero soy un poco más respetuosa, ahí lo dejo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 13
El periodista acepta la invitación de Bertín Osborne

El conocido comunicador y locutor de radio es otros de los famosos que ha aceptado la invitación de Bertín para acudir a su programa, y a su casa.

La divertida y cómoda conversación entre ambos rostros conocidos tuvo lugar en el hogar de Bertín, que charló con su amigo en el sofá del salón, en la cocina, donde el periodista, a pesar de ser el invitado, preparó un arroz con habichuelas para sus anfitriones, y en el jardín, donde degustaron los tres el plato.

'En la tuya o en la mía' sigue cosechando éxitos y Herrara ganó en audiencia a su exmujer con un 19,3% de share y 3.616.000 espectadores. Es el número récord del programa, que consiguió su minuto de oro a las 23.31 con 4.169.000 espectadores y una cuota de pantalla de 23,8%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 13
''Yo ya estoy muy mayor, tengo un tiempo de caducidad''

Así fue el encuentro.

Bertín: Quiero que conozcan a Carlos Herrera. Tú ahora has cambiado de emisora… ¿qué tal?
Carlos Herrera: Bien, bien muy agradable. Yo estaba en una emisora que estaba muy bien, acabó mi contrato y como yo ya estoy muy mayor, tengo un tiempo de caducidad, yo ya tengo un último impulso para hacer programas de radio durante a lo mejor tres o cuatro años más. Encontrándome con viejos amigos, porque ya había estado antes donde estoy ahora, es que los que llevamos tantos años en esto. Yo tengo 58 años, y llevo en esto desde que tenía 19 o 20, pues cuenta, casi cuarenta.

Bertín: Dices, tengo una audiencia fiel en Onda Cero impresionante, ¿cambiarte no te dio miedo?
Carlos Herrera: Siempre da miedo, porque es decir la radio es un milagro diario que tienes que conquistar seis horas todos los días, y no eres el flautista de Hamelin, no se van contigo dos millones de personas, lo normal es que se queden, tú tienes que empezar a hacer y una nueva audiencia. De vez en cuando algún amigo te viene a escuchar, tienes que empezar de cero. Yo acabaré teniendo la audiencia que tenía en Onda Cero cuando pasen un par de años o tres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 13
''Tengo puesto el despertador a las tres y media''

Bertín: Yo te oigo todos los días como bien sabes. Además, la gente no sabe que muchas veces nos mensajeamos a las seis de la mañana porque yo me levanto como las gallinas.
Carlos Herrera: Este es madrugador, aunque la gente no se lo cree, este es madrugador. Pero a las seis llevo yo ya dos horas y media.

Bertín: ¿A qué hora te levantas tú?
Carlos Herrera: Tengo puesto el despertador a las tres y media, si empiezas un programa a las seis, a las cuatro, tienes que prepararte, las tonterías que digo a las seis, a las siete y las ocho, son cosas que preparo entre cuatro y seis, que no puedo preparar el día anterior porque yo estoy condicionado por el trabajo que hace la redacción de noche de mi programa, que es la que elabora el informativo. Y en función de esos contenidos hago los editoriales, adecuo contenidos, no hay que adecuar mucho porque son profesionales buenos, y me levanto pronto porque tengo que leerme toda la prensa, lavarme, afeitarme...

Bertín: ¿A qué hora te acuestas?
Carlos Herrera: A las ocho y media me acuesto.

Bertín: No me lo puedo creer, ¿en serio?
Carlos Herrera: Si tú te quieres levantar a las tres y media, te aseguro que cuando lleves cuatro días levantándote a las tres y media, no durmiendo siesta, y trabajando durante todo el día, cuando lleguen las ocho y media, te echas y te caes redondo. Seguro que duermo más horas que tú.

Bertín: Me levanto a las seis y me acuesto a las doce o la una…
Carlos Herrera: Cinco horas, ya he dormido más que tú. Lo que pasa es que las duermo en otro momento. Por la noche no hay vida, no vas a una cena, a una presentación de un libro. El día que presentes el disco no podré ir a escucharlo a no ser que me eche una siesta brutal y parta el sueño. Además cuando éramos más jóvenes podíamos dormir cuatro horas y nos levantábamos y no pasaba nada, y no se notaba, si hoy yo duermo solo cuatro horas, porque además me he tomado dos vasos y hemos estado por aquí cantando, y a las seis me pongo, se nota. Claro a mí me pagan para que no se note, y no tienes más remedio que dormir y descansar.

Bertín: Ahora que dices lo de pagar, se han publicado mil cosas…
Carlos Herrera: Una cosa es la producción completa de un programa lo que vale, con exteriores, interiores, técnicos, artistas, profesionales, y luego lo que cobra uno. Además yo tengo un contrato, yo cobro por objetivos, tengo un sueldo base razonable, bueno, muy bueno, seguramente mejor que el que seguramente tiene cualquier compañero de mi profesión, pero yo solo gano dinero si la empresa gana mucho dinero. Si yo le doy a usted mucho dinero a ganar, es porque la cosa va muy bien y usted me da una parte a mí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 13
''Felipe VI ha hecho la gestión que tenía que hacer''

Bertín: Estrenaste temporada con el Rey, ¿cómo lo conseguirías?
Carlos Herrera: Le mandé un mensaje este verano, estaba en la plaza del Cabildo de Sanlúcar, tomándome un helado, llevaba tiempo pensando cómo se lo pido. Digo, creo que lo mejor es hacerle llegar un mensaje, le hice llegar un mensaje por el canal adecuado, donde le pedía: "Señor, puede enviarme al carajo si lo considera oportuno, yo le seguiré teniendo el mismo afecto, empiezo un nuevo proyecto y me gustaría una palabra suya bastaría para sanarme".

Bertín: Estamos hablando del rey Juan Carlos...
Carlos Herrera: Sí, sí, no recibí contestación inmediata, pasaron los días y entendí que no había considerado que fuera oportuno que eso fuera así, hasta que dos o tres días antes de empezar el programa, recibí una llamada de Zarzuela donde personas de su asistencia me decían "Su Majestad ha considerado oportuno algo que le seré sincero yo he desaconsejado, pero él ha considerado que valía la pena dar un mensaje que si a usted no le importa sea un mensaje para todas las radios, para RNE, SER, ONDA CERO... a través de su programa" y dije "me parece maravilloso". Lo único que yo no me fiaba de que ese día en directo el teléfono funcionase o no funcionase, va todo a empezar está comunicando o no hay cobertura, no le iba a estar diciendo al rey muévase, entonces lo grabé el día anterior y lo que hice fue un falso directo, la grabación sin más, quité el buenos días, y puse el buenos días en directo, lo enganché con su buenos días y hasta el final y así yo no me arriesgaba. Eso no lo sabía nadie, lo sabía el técnico que me grabó la entrevista, mi productora, el jefe de programas y el director de la cadena, no lo sabía nadie más. No lo sabían ni los de mi equipo. Estaban sentados y de repente apareció el Rey. De hecho dijeron: "Qué gracioso Carlos Herrera, que se ha traído al Latre para imitar al Rey", y dije: "Que es el de verdad".

Bertín: ¿Qué opinión tienes del rey Felipe?
Carlos Herrera: Me parece impecable, creo que Felipe VI ha hecho la gestión que tenía que hacer, ha trasmitido la seguridad que tenía que trasmitir, la estabilidad, firmeza y seriedad para que ahora mismo la monarquía no sea tema de conversación, no sea tema de debate. Me acuerdo cuando abdicó Juan Carlos, en el programa dije aquel día: "Todos los que andáis con las banderas republicanas daros prisa, porque quedan tres días, si en tres días no lo conseguís en cuanto llegue este olvidaros porque este va a hacer las cosas muy bien". Y efectivamente las está haciendo muy bien, y está haciendo valer el papel de lo que es en este momento el régimen constitucional, una monarquía que garantiza una estabilidad que discutirlo ahora mismo es suicida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 13
''Si aquella bomba explota me recogen con una bayeta''

Bertín: ¿Eres consciente de la influencia o de la responsabilidad que tienes cuando te pones delante de un micrófono?
Carlos Herrera: Sí, de eso hay que serlo, y perder eso es un error, además, que no puedes cometer. Hay que ser discreto, funcional y responsable, no he conocido una época en España desde que llegó la democracia que no haya sido apasionante, si te fijas bien cada elección era apasionante, una porque llega el socialismo, otra porque empieza a flaquear, otra porque está a punto de perder y no pierde, otra porque gana Aznar por muy poco, otra porque gana con mayoría absoluta, otra porque llega un desconocido como Rodríguez Zapatero y gana cuando nadie lo creía, otras porque el cambio se preveía y estas porque hay desafíos por toda España y no se sabe qué va a pasar, hay nuevos partidos que entran, sigue siendo cosa de dos. Pero entran otros partidos que pueden ser combinaciones, ya lo veremos. El otro día me decía Zapatero, que suele tener bastante mejor criterio político del que se le atribuye que dentro de cuatro años vuelven a ser dos. Hombre si traen regeneración, es un bien escaso, y si traen regeneración, estímulo e ilusión eso es magnífico. Pero esa regeneración hay que traerla con programas llevados hasta el final. Hasta ahora todo lo que sabemos son ideas, voluntades, entusiasmos pero el programa con letra pequeña. Eso todavía no lo sabemos, cuando lo sepamos ya te lo diré.

Bertín: ¿Crees que se ha acabado en España con el terrorismo de ETA?
Carlos Herrera: Sí, sí, ETA es un mal sueño, muy malo, muy malo, que hemos vivido todos.

Bertín: Unos más que otros, como tú.
Carlos Herrera: Muchos peor que yo. Ahora ETA cabe en un microbús.

Bertín: Tú has sufrido dos atentados de ETA, yo conocí el segundo. Pero el primero no lo sabía, te intentaron pegar un tiro y no te encontraron. ¿De eso cómo te enteras tú?
Carlos Herrera: Te lo dice la policía, porque detienen al tío que te ha intentado pegar un tiro. Lo detuvieron después, me estuvieron buscando a mí, a Antonio Burgos, a más periodistas sevillanos. Está en la cárcel, era del comando Andalucía y le queda una temporada en la cárcel. Era de los que mataron a Antonio Muñoz Cariñana, el médico, no me encontraron a mí y fueron al siguiente de la lista. No me encontraron a mí porque yo estaba en Miami. Y la caja de puros fue el paquete, fui inconsciente por la avaricia de coger la caja de puros, era regular, pero no había puros, había leña, y lo abrí en el ascensor, sí llegué a abrirla. Se hace lento interminable hasta que baja, afortunadamente iba solo, si llego a ir con alguien, a ese alguien le da un ataque. Había tres o cuatro esperando, yo al rasgar el papel, vi que la caja estaba rasgada con cables que salían y dije a los que estaban esperando creo que llevo una bomba, claro, desaparecieron, la saqué del edificio, la dejé en la escalera de la entrada de RNE, vinieron los especialistas, fallo del circuito, con rasgar el papel tenía que haber explotado, y en un ascensor pequeño me recogen con la bayeta...

Bertín: ¿Cómo se vive el resto de ese día?
Carlos Herrera: Llamé a Mariló y le dije creo que ha habido guasa. Vino descompuesta, bueno ya empezaron a venir amigos a casa y echamos una fiesta buena, lo celebramos bien, y lo pasamos bien, el día fue muy intenso. Se sabe quiénes son los tíos que están en una habitación reunidos y dicen vamos a matar a éste. Dos no sé dónde están, dos están detenidos, y luego el que hace de correo y lo trae ese también está.

Bertín: ¿Tú los entrevistarías?
Carlos Herrera: No, creo que la entrevista, el otro día lo debatíamos, es una forma de legitimación, me estás dedicando tu tiempo, me estás colocando en el canal más importante que es TVE, La 1, eso es legitimar, y yo legitimar a un asesino no... Si es una asesino arrepentido, que quiere pedir perdón por todo ello, bueno, estamos hablando de otra cosa, a un tío que te ha querido matar y que está penando por ello, difícilmente.

Bertín: De la foto de Juan Pablo II y el turco que le quiso pegar el tiro, cuando hago esa pregunta tengo esa imagen en la cabeza.
Carlos Herrera: Pero él no le hacía una entrevista, él le veía, entre otras cosas para que el otro le contara algo, no sé qué le contó, había tíos leyendo los labios pero no fue fácil, no sabemos lo que le contó, pero el Papa que es bueno, no como nosotros que somos dos pajarracos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 13
''Mi consuegro, José Manuel Soto, es fantástico''

Bertín: Alguna vez dijo Ana Obregón que le había hecho una paella a Spielberg, ¿le has hecho paella para alguien distinguido?
Carlos Herrera: Sí, sí. Pero la habitual prudencia no me permite dar más detalles.

Fabiola: Podías haber traído a tu chico para que nos echara una mano…
Carlos: He estado a punto de traérmelos.

Fabiola: Tu hija es guapísima, que la he visto en las revistas desfilando…
Carlos: Habrás visto que es mi cara perfectamente mi cara.

Fabiola: ¿Por qué pasa esto? Cuando son guapísimos se parecen a los padres, de las madres nada.
Carlos: Tú me pones a mí una peluca, no te diré que no sepas quien es la madre, la niña o el padre, pero tú me pones una peluca y notas claramente de quién es hija esa niña.

Bertín: ¿Cómo te llevas con tu consuegro?
Carlos: Mi "consu" es fantástico, él y yo nos reímos mucho, es un artistazo.

Bertín: ¿Y el hijo del Soto, que sale con Rocío, sabe cocinar?
Carlos: Eso ya no lo sé, lo que sabe es cantar. La familia, una maravilla. Es buen niño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 13
''Como suegro dejo bastante que desear''

Bertín: ¿Eres buen suegro?
Carlos: Creo que no, que como suegro dejo bastante que desear.

Bertín: Tienes que fiarte del criterio de tu hija, hay que darles confianza.
Carlos: Que sí, no te digo que no...

Fabiola: ¿Haces como Bertín, que los coge aparte y ese mírame a los ojos…?
Carlos: Por supuesto.

Bertín: Yo le digo "chaval, esta niña es mi niña, así que cuidadín" y las niñas dicen "hay que ver mi padre, lo animal que es" pero luego están encantadas. ¿Cómo va el arroz con habichuelas?
Carlos: Mi pasión es esta, me gusta tener a los amigos en la cocina, de hecho, el próximo programa lo hacemos en la mía, me he hecho una cocina más o menos de este corte. Mis hijos se han acostumbrado a que en mi casa haya mucha gente.

Bertín: ¿Mariló cocina?
Carlos: No. Ahora dice que ha aprendido, yo la verdad es que estos últimos años no lo sé, yo he cocinado siempre.

Bertín: ¿Sabes que le pregunté un montón de cosas a Mariló de ti y no me quiso contestar a ninguna?
Carlos: ¿Ah sí? ¿De qué tipo?

Bertín: Me contó una cosa muy graciosa de la inteligencia sexual.
Carlos: ¿Eso qué es lo que es?
Fabiola: Tú no sabes, mi amor, la inteligencia sexual lo que es…

Bertín: Mira niña, la inteligencia sexual quiere decir que uno se preocupa más.
Fabiola: Eso es más de mujeres...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 13
''En las relaciones lo importante es encontrarte y cuando te encuentras, que las cosas sean armoniosas''

Fabiola: Te voy a enseñar el nido de amor. Verás que en el vestidor se ve primero lo de Bertín, pues continua más…
Carlos: ¿Te costó mucho venirte de Venezuela?

Fabiola: Muchísimo.
Carlos: ¿Hace mucho qué no vas a Venezuela?

Fabiola: Quique va a cumplir nueve años, pues diez. Pero me encantaría poderlos llevar a Venezuela, porque yo tengo a mis dos abuelas vivas, los niños tienen a sus bisabuelas y no las han conocido. Fíjate cómo cambian las cosas que yo cuando empecé a salir con Bertín, él dijo "yo en mi cama y tú en la tuya", y a mí eso me sentó un poco mal, y sigue siendo así pero de vez en cuando me dice "tenemos que buscar una cama solo". Te voy a confesar una cosa, te tenía un poco de manía porque se ponía a escuchar la radio muy tempranito, y era contigo, luego ya te he conocido y te he cogido cariño.
Carlos: Es que tú no te acuerdas pero nos conocemos desde hace quince años.

Fabiola: Sí, en los inicios.
Carlos: Pero es que eras una niña tan..., yo decía "dónde vas con esta niña, que le vas a hacer daño".

Fabiola: Yo empecé igual, decía "a ver hasta dónde…" y cómo cambian las cosas.
Carlos: Diles a los que nos están viendo si luego en horizontal tiene el mismo trato que en vertical, es decir generoso, delicado, divertido...

Fabiola: Hay de las dos cosas, sino no sería él. Él es muy particular para sus cosas, muy directo, pero sabe manejar la situación, va al grano.
Carlos: Cada día se corta menos en decir lo que piensa.

Fabiola: Yo le digo "un poquito de contención no vendría mal". En Venezuela dicen que el loro viejo no aprende a hablar. Hay veces que pienso hasta dónde hemos llegado, con todo lo que hemos pasado, con la vida que él lleva, porque no es fácil, estar tanto tiempo fuera de casa, el que yo lleve el peso de los niños y esperar a que venga, eso al final te va minando el matrimonio o uniendo, supongo que te pasará lo mismo, con las parejas no es fácil encajar.
Carlos: Pero ya somos mayores.

Fabiola: Venías ya de un matrimonio…
Carlos: Por eso yo en mis relaciones, somos mayores, tenemos trabajos, vidas diferentes, todos tenemos algo que hacer, estamos a veces en distintas ciudades todos, lo importante es encontrarte y cuando te encuentras, en vertical u horizontal, que las cosas sean armoniosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 13
''Le estaré siempre agradecido a Luis del Olmo''

Bertín: ¿Tú empezaste con Luis del Olmo?
Carlos: No, lo que pasa es que mi primer paso adelante importante fue con Luis. Y al segundo día le entra un ataque de piedra al riñón y me llama y dice "por dios quédate aquí que me tengo que ir" y le digo "Luis, segundo día, radio privada..." y me dice "que me voy a morir". Me quedé tres días y me dijo "cuando yo no esté tú te quedas". Por eso le estaré siempre agradecido.

Bertín: Hay algo que me han contado, con Luis, y un premio Nobel de Literatura, que te pidió que hicieras un poema…
Carlos: A las nueve menos veinte, las noticias llegaban por teletexto. Y decía "premio Nobel de Literatura, gran poeta Camboyano", y dice Luis a veinte minutos de empezar "quiero un poema de este poeta". Ahora mismo si esto pasase nos meteríamos en Google y saldría, pero en ese momento no había, todo el mundo llamando a bibliotecarias, llamando al amigo culto que todos tenemos. Al final uno de los grandes golfos del periodismo español, maestros del periodismo español, que era Luis Cantero, dijo "no hay problema", metió el folio en la máquina de escribir y dijo "vaya como era aquella mañana, vaya como era todo en la nada, la mañana tú..." Es un poema de cualquier poeta de ahora mismo y dice Luis, que lo niega siempre, "qué gran poeta al que le han dado el premio".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 13
''Me he separado de Mariló pero no de sus hermanos''

Bertín: ¿Cómo es posible romperse un par de dedos haciendo el camino de Santiago?
Carlos: Cada año hago el camino de Santiago, hago 30 kilómetros diarios, si a los veinte te cansas coges un taxi, o te paras, que el apóstol no ha pedido víctimas, ha pedido caminantes. Llegué yo a Luarca y en el camino de los subes y bajas asturianos, agarrándome de dos ramas finales, tenía que bajar por un valle y me topé con algunos animales salvajes y para espantarles fui a caer a una pequeña planicie donde un oso plantígrado irritado, yo que soy de ferrocarriles y estoy entrenado para situaciones adversas, pude defenderme pero el animal, molesto por no haberme podido devorar, puso la planta sobre mi pie y me rompió dos dedos, pero gracias a la dureza de mi entrenamiento pude llegar andando 30 kilómetros más hasta llegar a Luarca. Fue una pena. Fue en el pie, el oso se cabreó, le dije "que te vayas ya, te voy a dar la más gorda", era un oso asturiano, y hay que respetar la fauna y yo no le quise ni siquiera llamar la atención, quiso pelear conmigo pero vio que no podía, si las fuerzas especiales, las tropas de asalto estamos preparados para lo que estamos preparados, al no poder en un arrebato de impotencia me pisó el pie.

Bertín: A él le entrenaron para la montaña sus cuñados, los hermanos de Mariló.
Fabiola: ¿Con alguna intención extraña?
Carlos: Cuando llego a Estella, a los hermanos de Mariló los llamaba los Daltón, tres iguales, apretaditos, y me dicen "hemos preparado unas excursiones para esta mañana", venía con el blazer cruzado, el golpe de pañuelo, magnífico, camisa abierta, y dice "nos vamos al Nacedero del Urederra". Yo he cruzado senderos imposibles pero lo que cruzamos aquella mañana era terrible, lianas, dragones, acantilados imposibles, puentes que se derribaban, cocodrilos para comernos, y tras una marcha de siete u ocho horas, esto iban con piolet y mochila y cantando, y digo a ver dónde me he metido yo, y llegamos a una poza que salía humo blanco y donde se tiraron los tres rápidamente. Yo me había hecho un corte cortando jamón que no terminaba de cerrar y metí el dedo y se me cicatrizó por criocoagulación, saqué el dedo y dije "aquí se va a bañar...". Mi exsuegra, que dios la tenga en la gloria porque era la mejor persona del mundo, había preparado siete u ocho barras de pan, y dentro todos los animales conocidos por el hombre, que se comían con una fruición y te recuerdo que yo iba con el blazer cruzado y veo un R5 aparcado en la poza, y digo "oye, ese cómo ha llegado hasta aquí", y me dice "hay una carretera que te trae en diez minutos". Debo decir que los tres, uno de ellos ha fallecido, Ignacio, al que llevo siempre en mi corazón, los otros dos son mis hermanos del alma, pase lo que pase. Yo me he podido separar o no, pero mi cuñado Salvador me dijo "tú te has separado de Mariló, de nosotros no" y además de verdad. No me he separado de ellos, siguen siendo mis hermanos y los quiero con locura. Es que fíjate que tres. Qué época.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 13
''Yo no sé hacer tele''

Bertín: ¿Echas de menos la tele?
Carlos: Yo no sé hacer tele, quiero decir, yo sé hacer radio. He hecho tele, significativa y con buena voluntad, no ha salido del todo mal, con bigote la mayoría de las veces. Empecé en el 85 en TVE haciendo telediarios...

Bertín: ¿Sabes que me han llamado a mí para ir al Telepasión?
Carlos: Pero tú sabes cantar, los demás cantamos como el culo. Tardamos en rodarla 27 tomas porque fallaba el sonido, fíjate lo que hay en ese banco. Faltaba "el Pescaílla" que venía, fallaba el sonido. Decían está fallando la línea no hay manera, no ha valido nada, una toma, dos, y Curro Romero diciendo "no he hecho tantos paseíllos en mi vida, ni en la Maestranza", y Camaron decía "ya está bien". Y Rocío Jurado a golpe de melena... Eran esas cosas que a veces pasan en televisión, no he visto sufrir nunca más que a ese hombre de sonido. La escena final es ya menos alegre, claro, ya la decimoctava. Curro dijo "no me levanto más" y Rocío "la gente diría que malaje este tío haciendo programas de televisión" y hacer televisión es complicado y yo estoy un poquito mayor aunque no lo parezco.

Bertín: ¿Por qué dices que en tres o cuatro años te vas a retirar…?
Carlos: Me voy a la playa, a Sanlúcar. El programa de radio me obliga a levantarme a las tres y media, estás sacrificado todo el día, a estas horas estoy pensando qué voy a hacer mañana... así que dentro de tres años a la playa.

Bertín: Y yo al campo. Yo he hecho programas, esto para mí no es un programa, esto es un rato maravilloso que lo disfruto y hago lo que me da la gana con quien invito. Gracias Carlitos.
Carlos: Volveremos, yo voy a ver si me dejan hacer un programa parecido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 13
La receta de Carlos Herrera

El periodista preparó un arroz con habichuelas en la cocina de Bertín y Fabiola, que fue explicando poco a poco a la audiencia. A continuación te traemos su receta:

Ingredientes
150 g de arroz, 100 g de alubias pequeñas cocidas, 2 patatas grandes, 100 g de tocino veteado salado, 4 ajos, 1 pimiento verde italiano, 2 tomates, aceite de oliva virgen extra, unas hebras de azafrán, pimentón de la vera, sal.

Paso a paso

- Poner una cazuela al fuego con un buen fondo de aceite de oliva virgen, incorporar los ajos pelados enteros, freír y retirar.

- En una sartén pequeña tostar el azafrán, retirar y machacar en un mortero volcar a un platillo y reservar. En el mismo mortero sin retirar los restos majar los ajos que habíamos frito y añadir un chorrito de agua. Reservar.

- Trocear el trocino en cuadraditos y añadir a la cazuela para dorarlo. A parte, pelar las patatas y los tomates y trocearlos, cortar el pimiento con la mano en trozos pequeños.

- Incorporar a la cazuela el tomate y el pimiento, dejar sofreír unos 10 minutos, añadir la patata y el majado de ajos que teníamos reservado. Remover, poner el arroz y salar.

- Dar vueltas para que se integren todos los ingredientes al sofrito, agregar las alubias y litro y medio de agua. Mantener a fuego vivo durante 20 minutos y servir. Tiene que quedar caldoso, si fuera necesario añadir más agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo