Alejandra Ambrosio cuida mucho su alimentación para lucir cuerpazo

Aunque no lo parezca, la modelo brasileña es mortal y cuida mucho su alimentación para estar siempre así de estupenda. Pero, ¿qué compra cuando va al súper? ¡Descúbrelo tú misma!

Alejandra Ambrosio
Gtres

A sus 36 años, Alejandra Ambrosio sigue siendo una de las mejores modelos internacionales y, según la revista Forbes, está entre las diez profesionales mejor pagadas del mundo. Por algo fue un 'ángel' fijo en los desfiles de Victoria Secret durante 17 años y aunque colgó sus alas hace unos meses, la también empresaria sigue cuidándose y mucho. No solo va al gimnasio y practica yoga, sino que ella misma acude al supermercado en Brentwood (California) y adquiere todo lo necesario para su hogar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el súper, la modelo compra todo lo que necesita tanto ella como sus pequeños, Anja (9 años) y Noah (cinco años), fruto de su relación con el empresario norteamericano Jamie Mazur, del que recientemente se ha separado después de más de una década de unión.

Gtres

Pero, ¿en qué pasillo del supermercado ha estado dedicado más tiempo Alejandra?
¡En el de frutas y verduras! Nadie mejor que ella sabe la importancia de llevar una alimentación equilibrada y para ello es imprescindible consumir frutas y verduras de distintos colores a diario. Las de color naranja y amarillo, por ejemplo, son muy buenas en primavera y verano por su alto contenido de agua; eso mejora la hidratación de la piel. Si las combinamos con verdura de hoja verde, la combinación es perfecta.

Gtres

Y después de las frutas y verduras, unos cuantos productos ecológicos, otros libres de grasas... y ¡el carro hasta arriba! ¿Algún caprichito de chocolate por ahí? Ni rastro. ¡Y eso que el chocolate negro no engorda!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres​

Así que con una compra de lo más 'light' y haciendo cola como todos para pagar, la brasileña salió con su compra y se dirigió a su coche, donde cargó todo lo adquirido con la ayuda de una amiga. Y después, se marchó rumbo a su casita para que sus productos frescos no se estropearan. Eso sí, todo muy colocado en bolsas recicables que hay que cuidar el medioambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo