Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Khloé Kardashian quiere comerse su placenta cuando dé a luz

La pequeña de las Kardashian, embarazada de 8 meses, ha afirmado que quiere comerse su placenta cuando dé a luz, pero ¿es realmente sano llevar a cabo esta moda de Hollywood?

La pequeña de las Kardashian lo tiene claro: cuando dé a luz, quiere comerse la placenta. Así lo ha afirmado en el último capítulo emitido de 'Keeping Up with the Kardashians', y claro, a medio mundo se le ha revuelto el estómago (el otro medio no ve el programa). A pesar de la sorpresa, no es la primera vez que oímos que una famosa lo hace, y en concreto sus hermanas, Kim y Kourtney, pero ¿es realmente sano hacerlo?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A pesar de que algunos expertos defienden que es un enorme aporte de vitaminas para la madre tras el parto, realmente ningún estudio científico ha respaldado esta teoría. De hecho, todo lo contrario: según una investigación, publicada en el 'American Journal of Obstetrics and Gynecology', no se ha encontrado ninguna evidencia científica sobre los beneficios de comerse la placenta (denominado placentofagia), ni cruda, ni cocinada ni de ninguna otra forma.

No es, sin embargo, la primera vez que lo hemos en el reality (entre otras locuras), y fue Kourtney (madre de tres hijos) la encargada de dar a conocer esta moda al gran público a través de la serie, aunque ella lo hizo de una forma muy distinta...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según publicó en sus redes sociales, ella se ha tomado la placenta tras sus embarazos en forma de píldora tras un proceso para encapsularla: "Qué rico... ¡pastillas de PLACENTA! No es broma, me pondré muy triste cuando me quede sin ellas. ¡Te cambian la vida! #beneficios #búscalo", escribía junto a esta foto en sus redes.

La que también quiso hacerlo fue Kim Kardashian tras el nacimiento de su primera hija, North. De hecho, en su locura transitoria, la mediana de las Kardashian quiso compartirla con el resto de su familia en una comida grupal. Os podéis imaginar las caras de asco cuando todos se enteraron de que se estaban comiendo la placenta de Kim...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al final todo fue una broma y no, no se la estaban comiendo... pero sí la de otro animal. ¡Al menos dijeron que estaba rico!

Eso sí, Kim, al parecer, sí se comió la suya propia, a juzgar por la imagen que compartió en su página web de un bote con las mismas pastillas que su hermana Kourtney. En 2015, Kim contrató a Joni Lucarelli, un experto en esta materia, que se encargó de procesarla y convertirla en entre 100 y 200 pastillas. Y todo por el módico precio de 275 dólares. El botecito iba personalizado y todo, claro...

Aún no sabemos si Khloe pasará por el aro y lo hará de verdad, o si la locura se la dejará a sus hermanas, o ni siquiera si contratará a la misma persona para hacerlo o buscará a alguien que se lo haga en Cleveland, donde ahora pasa la mayor parte del tiempo por el trabajo de su chico, el baloncestista Tristan Thompson (jugador de los Cleveland Cavaliers). De momento, aún le queda otro mes para pensárselo...

Publicidad - Sigue leyendo debajo