Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

El berrinche de la colegiala Suri Cruise

Katie Holmes sufrió los lloros de su hija durante un paseo por Nueva York. Como todos los niños, la pequeña estrella tiene buenos y malos momentos.

Katie Holmes sufrió los lloros de su hija durante un paseo por Nueva York. Como todos los niños, la pequeña estrella tiene buenos y malos momentos.

1 de 9
Tarde de chicas en Nueva York

Katie Holmes aprovechó que este lunes no tenía función en Broadway, donde está protagonizando la comedia 'Dead Accounts' -que trata sobre divorcios-, para recoger a su hija Suri en el colegio y pasar juntas una tarde de paseo en Nueva York.

Pero lo que parecía una plácida tarde de madre e hija tuvo un pequeño disgusto debido al carácter de la hija de Tom Cruise, de seis años...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Suri, una niña con mucho carácter

Tras las clases diarias, Suri disfrutó de un rato para jugar con sus amiguitos, pero posteriormente su madre quiso aprovechar que tenía su agenda 'vacía' para dedicarse por completo a su pequeña... aunque la niña parece que tenía ganas de seguir con su grupito de amigos. ¡Y se enfadó!.

En esta ocasión, Suri vestía un abriguito de paño gris bajo el que se adivinaba una minifalda y jersey blanco. Un 'look' que completaba con diadema con dos flores rosas y unas cómodas bailarinas de charol.

Por su parte, Katie vestía cazador vaquera, blusa con estampado de líneas verticales en gris, blanco y azul; falda corta beige y zapatos planos en marrón y negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Las lágrimas de Suri

Como cualquier niña de su edad, Suri, que llevaba a la espalda una mochila rosa con lo libros y cuadernos que había necesitado en clase, no atendía a las razones de su madre y las lágrimas asomaron rápidamente por su cara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
A Suri no s le pasaba el enfado

Tras el disgusto incial y las lágrimas, Suri puso cara de enfadada mientras su madre seguía hablando con ella para tratar de calmar a la pequeña, que se 'refugiaba' en su falda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Mimos para el enfado

Finalmente, como a Suri no se le pasaba el enfado, Katie decidió cogerla en brazos para ver si se calmaba con mimos y cariñosos achuchones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Katie, el refugio de Suri

Katie y Suri continuaron finalmente así su 'tranquilo' paseo por las calles de Nueva York, con la mamá llevando a la pequeña en brazos, mientras la niña terminaba de superar el mal momento que estaba pasando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Katie ha ganado peso

Katie Holmes, de 33 años, parece que en los últimos meses ha cogido algo de peso, después de años desfilando por las alfombras rojas de medio mundo mostrando una delgadez a veces demasiado pronunciada.

Laa actriz, que se separó de Tom Cruise el pasado mes de junio tras seis años de matrimonio, desveló que superó la separación "comiendo toneladas de helado" y quizas éste sea uno de los motivos por el que ha engordado un poquito. Eso sí, también dijo entonces que para no acumular todas las calorías de los deliciosos helados hizo mucho ejercicio para mantenerse en forma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Otra tarde juntas en Manhattan

El día anterior, el domingo 11 de noviembre, Katie Holmes y Suri Cruise también se dejaron ver por las calles de Nueva York, ciudad en la que vive la actriz desde su divorcio con Tom Cruise.

Katie llevó de compras a su hija por las calles del centro de Manhattan, antes de que ella regresara al trabajo para subirse a las tablas para una nueva función de 'Dead Accounts', en cartelera en el Teatro Music Box de Broadway.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Una deliciosa y fresquita merienda

Antes de regresar al teatro, Katie y Suri disfrutaron de un rápido piscolabis. Para la pequeña hubo un delicioso helado y agua mineral mientras que para la mamá, un refresco bajo en calorías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo