Estefanía de Mónaco: "Basta ya de llamarme la princesa rebelde"

La hija pequeña de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly vuelve al panorama social para reivindicar que a sus 50 años no es una "princesa rebelde". Confiesa, eso sí, que ''no me adapto al rol de princesa, a tener que ir con un vestido maravilloso, a ese lado glamuroso de la monarquía. Eso no es para mí". Estefanía, que se considera "una mujer como cualquier otra", se declara una madre que sólo quiere que sus tres hijos sean felices y la hagan abuela pronto. ''Solo me arrepiento de una cosa -dice-, pero pasó muy rápido".

image

La hija pequeña de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly vuelve al panorama social para reivindicar que a sus 50 años no es una "princesa rebelde". Confiesa, eso sí, que ''no me adapto al rol de princesa, a tener que ir con un vestido maravilloso, a ese lado glamuroso de la monarquía. Eso no es para mí". Estefanía, que se considera "una mujer como cualquier otra", se declara una madre que sólo quiere que sus tres hijos sean felices y la hagan abuela pronto. ''Solo me arrepiento de una cosa -dice-, pero pasó muy rápido".

1 de 9
No se arrepiente de nada

Siete años después de conceder su última entrevista, la princesa Estefanía de Mónaco rompe su silencio en una íntima conversación con la revista Vanity Fair. Entre las declaraciones de la hija de Rainiero de Mónaco destaca su ilusión por ser abuela y su reivindicación por dejar de ser conocida como "la princesa rebelde". ''Basta ya de llamarme la princesa rebelde. Ya no tengo 21 años, sino 50. Se han quedado anclados en los años 80. Ya no soy esa persona'', dice.

Además, Estefanía asegura que no se arrepiente de nada: "De nada, absolutamente de nada. He disfrutado y aprovechado cada segundo. He hecho cosas que me han aportado felicidad. Todas las épocas de mi vida, incluyendo los errores, han construido a la persona que soy hoy. Y amo la persona que soy. Solo me arrepiento de una cosa, pero pasó muy rápido. Sucedió muy rápido y de eso hace ya mucho tiempo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
El ojito derecho de su padre, Rainiero de Mónaco

Su padre, Raniero III de Mónaco, se ponía casi siempre de su lado, por lo que su muerte le causó un gran impacto. Aunque el príncipe siempre estaba pendiente de lo que hacía su hija, en lugar de regañarle él mismo cuando hacía algo mal, le pasaba el encargo a alguien de su confianza, recuerda Estefanía.

Estefanía era la pequeña de la familia y sus dos hermanos mayores sentían –y sienten– devoción por ella.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Filántropa en la lucha contra el SIDA

La princesa está volcada en su luchar contra el SIDA. Hace cinco años levantó la Maison de vie de la ONG, un refugio temporal para personas seropositivas, que celebra este 23 de septiembre el quinto aniversario de su inauguración.

Al preguntarle el porqué de su lucha activa contra esta enfermedad, Estefanía contesta: "Pensé que debía hacer algo, por mis hijos, pero también por una amiga que tenía un niño pequeño y se enteró de que estaba enferma de SIDA. Cuando cumplí 40 años pensé que era el momento. Mis hijos ya eran mayores y yo podía dedicarme a ello. Hay que devolverle a la vida lo que nos ha dado. Y a mí me ha dado mucho".

Su hermano, Alberto de Mónaco, y la esposa de éste, Charlene, le apoyan en todos sus proyectos filantrópicos.

La princesa, que se confiesa una mujer normal, señala que ''lo único que hago es aprovechar mi notoriedad para cambiar las cosas, para ayudar. Pero no para que las cosas que hago me den notoriedad".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Sus 'mascotas', los elefantes Baby y Nepal

La entrevista también recoge un momento muy especial en la vida de Estefanía y es su relación con "Baby"y y "Nepal", los elefantes que adoptó la princesa en 2013 y que cumplen dos años en su nuevo hogar. 

En la "fiesta de cumpleaños" está Alberto de Mónaco que confiesa estar "muy contento de haber contribuido a que su pasión se hiciera realidad. La adoro y la apoyo en lo que quiera hacer. Y me gusta comprobar que todo lo que emprende es un éxito. Por ejemplo, sus asociaciones. Siento una gran satisfacción al ver que sus proyectos marchan hacia adelante".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Tres hechos que marcaron su vida

Según han contado sus más allegados a la revista, hay tres puntos de inflexión en la vida de la princesa: el accidente y muerte de su madre, la infidelidad de Daniel Ducruet y la muerte de su padre, al que estaba muy unida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Su faceta de cantante la llevó a conocer a su primer marido

Estefanía reivindica que ya no es la princesa "pop" que quiso ser cantante ni la mujer enamorada que se enteró de la infidelidad de su marido, Daniel Ducruet, por la prensa, que también fue su guardaespaldas.

Ahora, se considera ante todo madre y sueña con ser abuela pronto. "No me adapto al rol de princesa, a tener que ir con un vestido maravilloso, a ese lado glamuroso de la monarquía. Eso no es para mí", declara.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Sus hijos, lo mejor que le ha pasado

"Mis hijos son lo mejor que me ha pasado en la vida. Quiero vivir lo máximo posible para poder verlos crecer aún más, conocer qué les depararán sus vidas, ver a mis nietos...", explica la princesa. En 1992 nació Luis, y dos años más tarde, Paulina, fruto de su relación con Daniel Ducruet.

Actualmente, Luis vive en Los Ángeles, donde estudia para convertirse en agente de futbolistas, y Paulina se prepara en la Escuela de Moda y Diseño de París.

Camila, nacida el 15 de julio de 1998 y que vive con ella en un ático de 300 metros cuadrados en Mónaco, es fruto de una breve relación con otro guardaespaldas: Jean Raymond Gottlieb.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Su otro amor, el acróbata Adans López Peres

Su amor por el circo la unió al acróbata Adans López, con el que se casó en septiembre de 2013 y del que se separó diez meses después.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Comparte portada con su hija, Paulina

La princesa Estefanía hace estas declaraciones en la revista 'Vanity Fair', en la que comparte portada con su hija, Paulina, fruto de su relación con Daniel Ducruet, y que actualmente está estudiando diseño de moda.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo