Eugenia Silva: "Comparto cuidados con mi bebé”

Tres meses después de dar a luz, la top ha recuperado por completo la figura y ha vuelto al trabajo más bella y serena que nunca.

image

Tres meses después de dar a luz, la top ha recuperado por completo la figura y ha vuelto al trabajo más bella y serena que nunca.

Eugenia Silva presenta la nueva línea de tratamiento antiedad de Garnier

Eugenia Silva ya está en plena forma tras su maternidad. Su hijo, Alfonso Leónidas, fruto de su relación con Alfonso de Borbón, nacido el pasado 1 de abril, no sólo le ha cambiado la vida sino sus costumbres cosméticas, como cuenta en la presentación de la nueva línea de tratamiento antiedad 'Essencials', de Garnier.

1 de 5
''Comparto cuidados con mi hijo''

¿Qué cambios te has notado desde que has sido mamá?
Todos. Durante el embarazo me veía con otra luz, el pelo brillante, la piel estupenda... Fue dar a luz, y especialmente con la lactancia, cuando todo cambió: la calidad del pelo, que lo encuentro completamente seco, he tenido erupciones en la piel y reacciones alérgicas... Vamos, tuve que cambiar mis rutinas de belleza, eliminé los jabones del baño y, por practicidad y economía familiar, uso los del niño, todo muy natural, y mucho aceite, como el de rosa mosqueta.

O sea, que tú compartes cuidados con tu hijo en vez de con tu chico.
Sí, porque Alfonso no usa nada. A mí me gusta ver a los hombres atractivos y aseados, pero no exagerados en sus cuidados. Siempre me he fijado más en el hombre más machote que en el pulido.

Vamos, que en tu caso la maternidad no embellece, como reza el dicho.
Debe ser que te brillan más los ojos y estás feliz y, si el niño es bueno y puedes dormir, es estupendo. 

¿Es bueno Alfonso?
Sí, y eso es también muy gratificante.

2 de 5
''Creo que sí tendré más bebés''

¿Tendrás más bebés?
Creo que sí, me daría pena quedarme con uno solo. Vengo de una familia numerosa y me gustaría que mi hijo viviera eso.

¿Cómo eres como madre?
Bastante tranquila, muy organizada y metódica con la casa, con la agenda, con el bebé... Pero básicamente muy tranquila, esperando ver cómo nos desarrollamos como familia y ver cómo es él. Depende también de la personalidad del niño y de irte adaptando.

Dices que eres tranquila, ¿y tan tímida como pareces?
No es que sea tímida, sino que me cuesta hacer amigos. Pero cuando los hago, son para siempre. Soy de puertas para adentro. Y soy seria, en mi familia somos todos muy serios.

¿A quién se parece tu hijo?
No lo sé, a mí me parece monísimo. Yo creo que tiene un poco de cada uno, los ojos claros de su padre...

¿Te queda tiempo para ti?
El niño ha acabado con mis masajes y mis drenajes y todo lo que me hacía. Durante el embarazo fui muy metódica. Iba a Paz de 'Beauty concept', que cuida desde siempre mi cuerpo, como Carmen Navarro cuida mi cara. Paz me puso un régimen muy estricto para evitar las estrías, porque engordé 17 kilos. Y en tres meses que tiene el niño no he vuelto a verla. Todo el tiempo es para mi hijo. 

3 de 5
''Hago ejercicios de todo tipo''

¿Cómo te has recuperado tan bien?
La lactancia ha sido fundamental porque con la cesárea no podía hacer ejercicio. Tampoco quería ponerme una dieta estricta por el bebé. Así que entre darle el pecho y poner un poco de orden en la comida, he vuelto más o menos a mi ser. Además, hace dos semanas he empezado con un entrenador personal.

¿Qué programa sigues?
Básicamente matarme. Bajamos al parque con una esterilla y hago ejercicios de todo tipo, abdominales, pesas, tonificar todo el cuerpo...

¿Hay alguna zona que te preocupe especialmente?
El culete, que con los años va a peor, y el estómago.
Pero vuelves a llevarte bien con la báscula.
Nunca he tenido báscula en casa, y cuando iba al médico las últimas veces ya no quería ni verla. Sé si he cogido o perdido peso por los vaqueros.

4 de 5
''Soy muy presumida''

¿Vuelves a verte sobre una pasarela?
No, veo más a niñas de 18 a 25 años. Yo me veo ya mayor, cada cosa tiene su momento.

¿Te vas a vivir a Nueva York?
No. Yo tengo casa abierta allí y en septiembre iremos una temporadita, pero no nos instalaremos allí. De momento, empezamos ya el verano en Formentera.

¿Heredaste costumbres de belleza de tu madre?
Sí, me acostumbró a ponerme unas gotitas de vinagre en el agua del aclarado para darle brillo al pelo y el aceite como mascarilla. Te lo pones en casa, vas oliendo a ensalada un rato, pero el pelo queda como nuevo.

¿Sabes arreglarte sola?
No, ni alisarme el pelo. Me gusta que me lo hagan, ir a la pelu, a la manicura... Además, soy muy presumida en eso. 

5 de 5
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Belleza