Adriana Abenia: ‘‘Mi vestido de novia será sencillo y de corte antiguo’’

La zaragozana, que prepara su boda con su novio de toda la vida, Sergio Abad, nos desvela en esta escapada a Tarifa el estilo de ropa que meterá en su maleta para la luna de miel. Y, además, nos habla del libro que ha escrito y de sus proyectos televisivos.

image

La zaragozana, que prepara su boda con su novio de toda la vida, Sergio Abad, nos desvela en esta escapada a Tarifa el estilo de ropa que meterá en su maleta para la luna de miel. Y, además, nos habla del libro que ha escrito y de sus proyectos televisivos.

1 de 8
El mejor momento de Adriana Abenia

Adriana Abenia –que vive su último verano como soltera– estudió Turismo, triunfó en las pasarelas internacionales y conquista a la audiencia en cada uno de sus trabajos televisivos. Recordada es, por ejemplo, su etapa en 'Sálvame' siguiendo a doña Letizia.

Pero ella, no se pone metas: "Prefiero confiar en lo que me depare el destino; me gusta sorprenderme con lo que me va ocurriendo", asegura la zaragozana, de 29 años, cuya principal ambición es "ser feliz". Y más ahora que prepara uno de los momentos más bonitos de su vida: su boda con Sergio Abad, su novio desde niña.

En esta escapada a Tarifa, nos habla de este gran momento y posa con el estilo de ropa que llevará en su maleta para la luna de miel.

-¿Qué tal los preparativos de la boda?
-Es caótico organizar una boda; sin embargo, estoy intentando tomármelo como si se tratase de un juego. No quiero que se convierta en un suplicio pasar por el altar, bastante me ha costado ya tomar la decisión. Yo presumía de que jamás me casaría.

-¿Cuándo es la fecha?
-Ni siquiera mi familia la conoce, conforme vaya acercándose el día los iré poniendo en acción. Se trata de una fecha especial para ambos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
A punto para su boda

-Te casas con Sergio Abad, tu novio de toda la vida, ¿qué tiene él para tenerte enamorada desde los quince años?
-Me cuida, me hace reír y ha estado a mi lado cuando más lo he necesitado. Cuando viajaba mucho y él me notaba triste, de repente aparecía con sus maletas sin previo aviso, allá donde estuviera, y me hacía feliz de manera inmediata.

-¿Y tú cómo lo enamoras a él?
-Esa pregunta deberías hacérsela a él. Es extraño, nos hemos criado juntos y a veces somos tan parecidos que da miedo. Pienso que si lo nuestro se rompiera, perdería, por ejemplo, la referencia de muchas cosas que él recuerda y que casi se han borrado de mi mente.

-¿El hecho de que no pertenezca a tu mundo profesional ayuda?
-Sí y lo agradezco. Me permite tener los pies en el suelo y seguir siendo esa niña que conoció en el cole y que corría despreocupada por los pasillos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Así fue la pedida de matrimonio

 -¿Por qué le ha costado convencerte para dar el paso?
-Un papel para mí no cambia nada, pero me irrita que después de tantos años alguien diga que no es nada mío.

-¿Cómo te lo pidió?
-Yo estaba terminando mi novela 'Lo que moja la lluvia' en París, ciudad en la que se desarrolla la historia. Me acompañó. Una noche me llevó a un restaurante precioso y casi me da un infarto del susto cuando pronunció esas palabras... Tanto es así que no le contesté. Enmudecí. Sin embargo, al regresar a Madrid, decidí dedicarle el libro y dejar por escrito un 'Sí, quiero'.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
El vestido de novia: ''sencillo''

 -¿Os casaréis en Zaragoza, vuestra tierra?
-La idea es hacerlo en otro sitio. Escogeremos un lugar que nos guste a los dos. A mí me habría encantado en La Provenza, en medio de campos de lavanda, o en La Toscana, pero es mucho lío para trasladar a la familia y los invitados.

-¿Ya has pensado en tu vestido? ¿Sueñas con vestirte de blanco?
-No me quita el sueño; da un poco de rabia ponértelo sólo una vez. El de mi madre lo he desempolvado en un par de ocasiones, así que nunca se sabe.

-¿Algunas pinceladas de cómo te gustaría que fuera?
-Sencillo, de corte antiguo y blanco roto. Ni brillos ni grandes colas.

-¿Cumplirás con la tradición de algo nuevo, algo prestado, algo azul?
-No soy de tradiciones, es más, me apasiona llevar la contraria a lo estipulado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Más boda y ¿niños?

 -Tu abuela Aurora ha diseñado trajes de novia, ¿te ayudará?
-¡Ay! Me encantaría, ella siempre acudía a los desfiles de alta costura y tenía su casa llena de figurines de moda de los que robaba telas para mis muñecas. Ahora le toca descansar y ejercer de abuela diciéndome lo guapa que estoy, aunque sea mentira (risas).

-¿Has pensado ya en el peinado?
-Apostaría por el pelo suelto, pero soy imprevisible y puedo cambiar de opinión una y mil veces.

-¿Os animaréis a tener niños?
-De un tiempo a esta parte me fijo más en ellos, para bien y para mal. No me gustaría perderme por nada del mundo el ser mamá, pero todo a su tiempo.

-En cuanto al trabajo, ¿qué proyectos tienes ahora en televisión?
-Seguiré ligada a Aragón TV, donde presento 'Me gusta Aragón', y pendiente de septiembre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Su primer libro

 -¿Qué ha supuesto para ti publicar 'Lo que moja la lluvia'?
-Una experiencia francamente bonita. Me he desvivido para que saliera una historia que aportara algo distinto al lector. Creo haberlo conseguido, las críticas son excelentes, incluso para aquellos a los que leer un libro de un personaje televisivo suponía un prejuicio. Es una historia oscura, intimista, erótica, triste y bella. Basada en un belga al que conocí hace años y me impactó. La protagonista es tremendamente emocional, como yo.

-Es un 'thriller' psicológico, ¿qué destacarías de la novela?
-La intensidad con la que la protagonista evoca recuerdos de la niñez, la trágica agonía cuando siente miedo. La descripción meticulosa de cada detalle hace que el lector se traslade hasta París con facilidad y conecte con Cecilia, hasta llegar a percibir cada una de las emociones que la embargan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Presentadora, escritora... y pintora

 -¿En mente alguna historia?
-Hasta que no haya una historia que me perturbe, no tengo pensado dedicar mis noches a teclear sin remedio.

-También pintas, ¿para cuándo una exposición?
-Eso lo veo más complicado, cada vez que saco los óleos pillo un colocón similar al que me provoca la laca.

-Tuviste un problema con los ojos que te llevó al hospital, ¿qué pasó?
-Ocurrió una semana en la que no había descansado por el trabajo. Pero he aprendido la lección: lo más importante es uno mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Los secretos de belleza de Adriana Abenia

Antes de irme a la cama... me desmaquillo y me pongo un aparato en los dientes para el bruxismo (puro glamour).

En mi bolso no falta... de nada, pesa más que mi cabeza, que ya es decir (soy cabezona y tozuda, como buena maña).

Mi perfume favorito... Narciso Rodríguez y perfumes masculinos con toques de incienso.

Mi secreto de belleza... sonreír, los ojos brillan más.

Me cortaría el pelo si... me fichara un director de cine y lo requiriera el guión.

Me cambiaría el color si... se me cruzaran los cables.

En mi baño siempre hay... mil mejunjes, aceite de argán, jabón de alepo...

Cirugía estética, ¿sí o no?... sí, siempre en buenas manos, aunque yo prefiero vivir alejada de los que visten bata blanca.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo