“Sí, quiero”

Leonel une su vida a la de Nuria en una ceremonia a la que su madre llega por sorpresa. Nova. Del 12 al 19 de diciembre. 20.00 h.

Decidido a mantener a su lado a Inés, Gonzalo la presiona con la adopción de Mauricio: “O me dejas regresar a casa o perderás al niño. ¿Qué prefieres?”. Sin embargo, ella no cede y pide ayuda a Alfonso para encontrar otra solución. Por su parte, Elisa trata de convencer a su hija Mónica para que se acerque a Murat ahora que va a divorciarse y le dé el lugar que le pertenece: “Por fin podréis ser la familia que tanto deseas”.

Despechada por el rechazo de Camilo, Karen sale a divertirse y bebe más de la cuenta. Flavio, que la acompaña, aprovecha su estado para llevarla a su apartamento y pasar la noche juntos.

La amistad entre Gonzalo y Alfonso llega a su fin cuando Fonseca descubre que fue capaz de poner en riesgo su matrimonio con Raquel con tal de ocultar su infidelidad. Aun así deciden permanecer como socios en el hotel aunque cada uno velará por sus propios intereses. “Quiero vuestro apoyo incondicional. No tolero una deslealtad”, dice Murat a Leonel y Nuria.

Paulina sufre un sangrado y angustiada ruega a Camilo que la lleve al hospital. Casualmente, Odette se encuentra en la sala de espera y se percata de que Adrián es el padre de ese niño.

Debido a su mejoría, Julieta recibe el alta del psiquiátrico y empieza una vida con Jaime alejada de Puerto Esperanza.

Finalmente, una trabajadora social se presenta en casa de los Murat para llevarse a Mauricio: “Su inestabilidad familiar puede perjudicarlo”. Gonzalo trata de ayudar, pero solo empeora la situación al sobornar a las autoridades. Por el contrario, Gastón logra con su buen hacer que el niño permanezca al lado de Inés y Paulina hasta encontrar una pareja que lo adopte.

Lejos de allí, en España, Odette recibe cariñosamente a Adrián con la esperanza de conquistarlo. Sin embargo, él la rechaza y más aún después de conocer a Triana, la hija de Remedios y dueña del hostal donde se hospedará hasta terminar sus estudios. Los jóvenes congenian a la perfección y comparten tiempo de ocio.

Mientras, Paulina se deshace de todas las pertenencias que le recuerdan a su historia de amor con Olmedo y acepta la propuesta de matrimonio de Camilo. “Nos casamos para poder adoptar a Mauricio”, anuncian días después a unos sorprendidos Inés, Alfonso y Raquel.
Ajeno a esto, Gonzalo cede a las peticiones de Mónica y con la ayuda de Alan y René organiza una velada para pedirle que sea su esposa. Además, asegura a su mujer que le dará el divorcio y hace las paces con su hija menor.

Julieta sufre una crisis al saber que su familia le mintió y que Odette está con Adrián. Fuera de sí, viaja hasta España y enfrenta a su exaliada: “¡Eres una traidora! Me ayudaste a impedir la boda porque querías quedarte con él”. El joven Olmedo llega a tiempo de evitar que la asfixie y pide explicaciones a su hermana: “Ella me acompañó a darle a Paulina una copia de los documentos con los que podía meter a su papá en la cárcel”.
Dolido, exige a ambas mujeres que se alejen de su vida y trata de comunicarse con su amada, pero es Urrutia quien contesta el teléfono: “Deja de buscarla. Mi hija se ha casado con Camilo”.

Llega el gran día de Nuria y Leonel y la pareja celebra que su unión vaya a favorecer sus planes de quedarse con la fortuna de la familia Murat. Mientras que Inés se divierte con Gastón para descontento de Gonzalo, la madre del novio se presenta en el convite y sufre su desprecio: “Lárgate de aquí. Me avergüenzo de ser tu hijo”. En ese instante, llega Nuria y descubre que proviene de una familia humilde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo