El fin de un gran amor

Agonizando en el hospital, Olmedo y Murat entrelazan sus manos y prometen quererse eternamente. Nova. Del 23 al 27 de enero. 20.00 h.

Julieta logra huir del psiquiátrico e irrumpe a gritos en el banquete cuando Paulina y Adrián están a punto de partir la tarta nupcial: “Tú no vas a quitarme el amor de mi hermano ¡Te odio, maldita!”. Sin dudarlo, saca una pistola y dispara, pero Olmedo sale en defensa de su amada y es él quien recibe el impacto de bala. Al darse cuenta, la joven vuelve a abrir fuego y Murat cae herida al lado de su esposo. Nuria, escondida entre unos matorrales, aprovecha la confusión para tratar de deshacerse de su sobrina Valentina, pero Alfonso se percata y se interpone salvándole la vida.

De inmediato, son trasladados al hospital y mientras que Fonseca queda en estado de coma, Paulina y Adrián agonizan recordando los mágicos momentos que vivieron. “Nuestro amor será eterno. Por siempre y para siempre tú y yo juntos”, se prometen con los ojos inundados de lágrimas y las manos entrelazadas.

Cuando el trágico fallecimiento de la pareja llega a oídos de Inés, su corazón se debilita y sufre un infarto fulminante. Gastón no puede hacer nada por salvarla y queda desconsolado.

Lejos de allí, en España, Triana también conoce lo sucedido y toma la decisión de mantener en secreto su embarazo por miedo a que Julieta intente dañarla.

Obligado por las circunstancias, Gonzalo regresa a la casa familiar para hacerse cargo de sus nietos. Nuria también se va a vivir con ellos y sufre un aparatoso accidente al tratar de lastimar a Valentina. Como está embarazada, los médicos se niegan a operarla pese a correr el riesgo de quedar con secuelas al caminar.

Llena de odio, Murat persuade a su padre para que envíe a la pequeña a estudiar al extranjero. “Así no recibirá más burlas de sus compañeras por ser la sobrina de una asesina”, finge preocupada. Con lágrimas en los ojos, la niña suplica sin éxito que no la separen de Mau y les niegan la oportunidad de despedirse.

Finalmente, se hace justicia y Julieta es sentenciada a veinte años de prisión por el homicidio de Adrián y Paulina. A su vez, la investigación para esclarecer quién disparó a Alfonso sigue abierta y Nuria, temerosa de que Fonseca despierte y la delate, acaba con su vida. No obstante, su plan no sale a la perfección ya que en la escena del crimen pierde la piedra de su anillo.

Pasados unos meses, Chelo y Murat se ponen de parto a la vez y Micaela debe atenderlas en casa debido al mal tiempo. Desafortunadamente, el hijo de la primera nace muerto y como Nuria quiere abandonar al suyo, la sirvienta los intercambia.

Diecisiete años después, Valentina se ha convertido en una joven de fuerte carácter que se mantiene al tanto de lo que sucede con su familia gracias a las cartas que le envía Mau y se niega a volver a Puerto Esperanza debido al gran odio que siente por su abuelo.

Mónica, por su parte, se muestra orgullosa de Alan pues es un joven humilde y triunfa como cocinero. En cambio, René es rencoroso y aficionado al juego. Cuando por casualidad descubre que Valentina vive en California, no duda en acercarse a ella bajo el nombre de Eugenio Sandoval para vengarse de Gonzalo.

El problema en su rodilla ha convertido a Nuria en una persona amargada y pasa la mayor parte del tiempo recluida en casa, donde Tobías, el hijo de Chelo y Beto, es su cómplice.

En el Mauva, Mauricio dirige las actividades acuáticas y contrata a una joven llamada Carolina para uno de los puestos vacantes de buzo. Aconsejada por Ileana, su madre, la chica aprende el lenguaje de señas y seduce al joven para hacerse con la fortuna de los Murat.

Cerca de allí, Gonzalo convoca una junta para conocer al nuevo socio que ha adquirido el treinta por ciento de las acciones del hotel sin imaginar que se trata de Leonel Madrigal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo