Reencuentros

Fernanda llora emocionada al conocer a su madre Angélica y decide darle una oportunidad. Nova. Del 30 al enero al 3 de febrero. 20.00 h.

Leonel regresa con mucho dinero y se convierte en el nuevo socio del hotel Mauva dispuesto a cobrarse todas las humillaciones que recibió por parte de Gonzalo. También se encuentra con Nuria y le exige que le deje ver a su hijo. La mujer, angustiada, cuestiona a Micaela sobre el paradero del pequeño e incluso le ofrece dinero, pero la sirvienta se mantiene firme: “Si quieres romper nuestro secreto tendrás que hacerlo frente a tu padre. Así que será mejor que dejes las cosas como están y te olvides del bebé que rechazaste al nacer”. Beto, por casualidad, escucha la conversación y se llena de dudas.

Mientras que Valentina recibe la visita de Alan para contarle que es el hijo menor que Gonzalo tuvo con Mónica, Mau queda desconsolado al saber que la joven está interesada en Eugenio. Alexis recomienda a su amigo que revele sus verdaderos sentimientos antes de que sea tarde.

Después de varios años de condena, Silvia, la directora de la prisión, logra que Julieta quede en libertad por buen comportamiento y la lleva a vivir a su casa. Lo que ella no imagina es que detrás de esa actitud protectora hay un interés económico pues la astuta mujer quiere adueñarse de la herencia que le dejó Adrián.

En España, Triana agoniza en el hospital tras sufrir un accidente de tráfico junto a Adriana y pide a Jaime que se haga cargo de ella: “Sé que vas a quererla como si fuera tu propia hija. Gracias por todo”. Antes de cerrar los ojos para siempre también tiene palabras para la joven: “No guardes rencor y sé feliz. Te amo”.

René, haciéndose pasar por Eugenio Sandoval, propone a Valentina que sean novios formales y ella acepta. A Mau se la parte el corazón cuando se entera.

Por fin y tras años de búsqueda, Angélica Medina tiene noticias sobre su hija Fernanda, una joven desconfiada y con carencias afectivas. Su padre, Clemente, se la llevó de México cuando era una niña al saber que su esposa le era infiel con Osvaldo, uno de sus mejores amigos, y la mandó a un internado. Allí, coincidió con la nieta de Murat y las jóvenes se hicieron grandes amigas.

En busca de respuestas, Beto viaja al pueblo de Delia, la partera que atendió a Chelo, y con su testimonio se convence de que su madre hizo algo turbio: “¡Qué alegría me da saber que tu hijo sobrevivió! Pensé que no lo sería así, ya que le costaba respirar al contrario que al hijo de la señora Nuria”.

La insistencia de Mau tiene resultado y Valentina finalmente accede a viajar a México. Fernanda decide acompañarla y se lo comenta a su padre, a quien ve por las calles de San Diego coqueteando con jovencitas: “No vas a impedirme que conozca a mi mamá. Es hora de que oiga su versión de la historia”.

Adriana, por su parte, también llega al país con Jaime y se muestra deseosa de ver a su tía Julieta para que le cuente todo lo sucedido con su padre. Sin embargo, el empresario, preocupado por su seguridad, le niega tener contacto con ella.

Osvaldo, el contable del Mauva, se sorprende al ver que una de las mujeres que se hospeda allí guarda gran parecido con Angélica, la mujer que no ha podido dejar de amar, y se dispone a averiguar cosas sobre ella.

Al fin llega el gran día y Mau espera ansioso en el aeropuerto la llegada de Valentina. Nada más ver a su amada, sale corriendo y se funden en un cariñoso abrazo. Lo mismo sucede entre Fernanda y Angélica. Ambas lloran emocionadas al verse y tras hablar sobre los motivos de su separación, la chica decide darle una oportunidad a su madre.

Por el contrario, Gonzalo solo recibe desprecios y Fonseca recrimina a Valentina su actitud. La chica decide disculparse con su abuelo y le asegura que intentará tener una relación cordial con él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo