Marcados por el destino en ‘Hercai’

Miran rescata de un accidente a Reyyan, nieta e hija de los asesinos de sus padres, y pretende enamorarla para vengarse de ellos. Nova. Domingo 15 de diciembre. 21.00h

image

Reyyan pertenece al clan Sadoglu, uno de los más importantes y ricos de Mardin. Sin embargo, a excepción de sus progenitores, nunca ha sentido el cariño de su familia, sobre todo, de su abuelo, que la humilla y regaña constantemente, ya que no es hija biológica de su vástago Hazard, pues este se casó con Zehra cuando ya estaba embarazada de otro.

Una madrugada, como es su costumbre, la chica sale a cabalgar a lomos de su caballo y un coche está a punto de atropellarla. El conductor es Miran Aslanbey, quien recoge a la malherida y la traslada a su casa. Cuando sus seres queridos ven que la muchacha se encuentra bien, la llevan a su cuarto.

Yaren se muestra feliz con su próxima boda

Miran aprovecha su estancia en la mansión Sadoglu para pedir la mano de la accidentada a su progenitor y a Nasuh. Ninguno sospecha que el recién llegado, que oculta su verdadera identidad, lo único que quiere es acercarse a ellos y usar a la mujer para vengar el asesinato de sus padres, del que ambos son culpables.

No obstante, el patriarca prefiere que la esposa del empresario sea su otra nieta, Yaren, y así se lo hace saber. Horas después, el muchacho se reúne con Ferit para ponerle al corriente de lo sucedido. “Voy a hacer que esos malnacidos paguen por todo el mal que nos han hecho”, asegura. “Ten cuidado, debes pensar bien cada paso que darás”, sugiere su amigo.

Luego, se marcha a su hogar para hablar con su abuela, Azize, su tía, Sultán, y sus primas, Gönul y Elif. A la noche siguiente, se celebra una velada para oficializar el supuesto compromiso entre Miran y Yaren. Ella está muy ilusionada, pues desde que le vio se encaprichó de él. Pero el joven sorprende a todos al pedir en matrimonio a Reyyan. “Dejé muy clara mi postura cuando estuve en esta sala y quién era la persona que me interesaba, no voy a cambiar de opinión. Así que ahora soy yo quien espera de una vez su respuesta”, explica.

Hazard, ante tanta insistencia, termina concediendo su bendición para que se celebre la unión: “Espero que sean muy felices. En un momento llamaré a la futura novia”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela