Daniel Tatay, de ‘Acacias 38’ : “Bailar me ha abierto el camino”

El artista valenciano ha hecho realidad su sueño de pasar a la interpretación. ¡Y con sotana incluida!

Le respalda una gran carrera como bailarín profesional. Ha formado parte de ballets de artistas como Carlos Baute o David Civera, sin olvidar su participación en los musicales Hoy no me puedo levantar, Más de 100 mentiras y El guardaespaldas, donde sustituyó un tiempo a Maxi Iglesias. Su empatía con las cámaras la ha obtenido en cuerpos de baile de espacios como Los viernes al show, Cámbiame o la gala Objetivo Eurovisión. Desde hace un tiempo solo soñaba con actuar, algo que ha conseguido gracias a Acacias 38, en la que da vida al enigmático padre Telmo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo llegaste a Acacias 38?

Estaba terminando mi participación en El guardaespaldas cuando mi manager me habló del casting, y allí que fui. Era mi primera prueba para una serie y, encima, diaria. Creo que afrontarla con tantas ganas e ilusión me ayudó a pasarla.

Eres bailarín y cantante, ¿cuándo surgió en ti el deseo de actuar?

Cuando nos exponemos en público, ya estamos actuando. Bailar es mostrar sentimientos con el cuerpo y cantar, emitir emociones con la voz. Interpretar era algo que tenía dentro y que ahora se ha despertado.

¿Es tu primera novela?

Sí, aunque ya había trabajado antes en platós de televisión. Este papel significa para mí entrar por la puerta grande como protagonista en una ficción diaria. No se puede pedir más.

¿Qué tal la experiencia?

Positiva cien por cien, y eso que el ritmo es frenético. Se graban escenas como churros, diez capítulos en nueve días. Hay mucho que estudiar a diario, pero estoy contento por el bagaje y las tablas que voy a adquirir. Tengo unos compañeros maravillosos, de quienes aprendo día a día.

Y, además, eres un cura, enamorado de la protagonista…

Yo lo veo como un Pájaro espino en toda regla. Telmo está muy confundido, y hasta yo estoy expectante. No sé lo que va pasar. ¡Un cura de 1900 enamorado!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Fue complicado crear a Telmo?

Desde que supe que el personaje era mío, me puse a investigar cómo eran las homilías y las ceremonias. Hice hincapié en su forma de andar, de sentarse… Quería darle un aire moderno al personaje, pero respetando la época. Lo más bonito es que lo he creado desde Dani. Lo considero un regalo estupendo.

¿Y grabar con sotana?

Muy cómodo, salvo cuando, al ponérmela, me tengo que abrochar sus 33 botones. Eso sí, no me cambio nunca de vestuario.

¿Qué tal te llevas con Alba Gutiérrez, Lucía en la ficción?

Tanto ella como Juan Gareda (Samuel) son dos actorazos, dos niños adorables. Digo eso porque son muy jóvenes, aunque no lo aparenten por el vestuario, que nos hace parecer más mayores. Fuera de las cámaras nos llevamos muy bien, pero como con el resto del equipo. Salimos a tomar cañas muy a menudo.

¿Qué te ha aportado tu trayectoria como bailarín?

Me ha abierto el camino hacia donde quería llegar. Mi vida ha sido una montaña de vivencias. Bailando he crecido como artista y me ha dado herramientas que ahora utilizo para actuar.

¿Estás formándote como actor?

Mi escuela actual es Acacias 38, no tengo tiempo para más. Mi intención es seguir aprendiendo, formarme en otros centros y con grandes profesionales.

¿Y cómo es Dani?

Soy un tío muy luchador, constante, que hace las cosas paso a paso y sin ambición. Reservado y muy feliz por cómo me va.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38