“No soy un asesino”

Martín se niega a poner una bomba en Acacias como le ha exigido Calanda, un anarquista con el que se siente en deuda. La 1. Del lunes 18 al viernes 22 de abril. 16.25 h.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
María Luisa hace las paces con Ramón

Dí
as después de la muerte de Lourdes, la muchacha se reconcilia con su padre…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La indiferencia de Víctor

… y con Víctor, pero este no parece querer volver a su lado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
María Luisa se sincera con Trini

También hace las paces con Trini después de sincerarse con ella: “Oí decir a mi madre que no nos quería ni a mi hermano ni a mí. Y nunca hubo un naufragio, en realidad huyó con su amante”. Luego le suplica que regrese a casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Trini recupera la sonrisa


La petición anima a la mujer a aceptar la propuesta de matrimonio de Ramón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Martín y Casilda son novios

También Martín da un paso más en su relación con Casilda y le pide que sea su novia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Calanda, el anarquista

El momento se ve ensombrecido por la presencia de Calanda, un individuo a quien conoció en Filipinas y que es anarquista. “Tienes que poner una bomba en el barrio por la causa, hay que acabar con el Estado”, le dice en secreto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Martín acepta atentar en Acacias

El mozo, que por alguna extraña razón se siente en deuda con él, no se atreve a negarse aunque la idea del atentado le repugna. 


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La decisión de Fabiana

La criada no soporta el desprecio de Cayetana y decide irse de Acacias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fabiana recurre a Trini

Para ello pide dinero a Trini, que intenta hacerle cambiar de opinión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Maximiliano es agredido

Maximiliano recibe una paliza a manos de un sicario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El triunfo de San Emeterio

Mauro lo atrapa y, gracias a su confesión, detiene a Malia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La batalla de Maximiliano

Recuperado, el señor Hidalgo se propone que las víctimas del falso doctor sean indemnizadas como le sugiere Felipe y demanda al gobierno con su ayuda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los recuerdos atormentan a Cayetana

Sin esperarlo, a la confusa cabeza de Cayetana empiezan a llegar imágenes del incendio en el que es rescatada por Fabiana…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cayetana acepta su origen

…y acaba asumiendo que es su madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El perdón de Cayetana

Enseguida le exige explicaciones y la criada le revela por qué tuvo que renunciar a ella, pero no el nombre de su padre. Aun así, la señora la perdona, lo que hace que la mujer cambie de opinión respecto a dejar Acacias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
María Luisa, portadora de buenas noticias

La chica se alegra cuando Trini y Ramón le comunican su próxima boda y lo cuenta en todo el barrio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ramón y Trini preparan su boda

Mientras, los novios pregunta a Celia y a Maximiliano si quieren ser los padrinos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El plan de Teresa

Para encontrar alguna prueba que desenmascare a Cayetana, la muchacha se cuela en su casa pero debe huir sin conseguirlo ante la llegada de la señora y de Úrsula.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Úrsula descubre a Teresa

Esta encuentra la limosnera de la profesora y se la entrega a Peiró, quien a su vez se la muestra a Mauro y le cuenta lo ocurrido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mauro, preocupado por Teresa

El inspector pide paciencia a la muchacha e idea un plan para que pueda quedarse en Acacias sin levantar sospechas: será la tutora de Tano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Martín defiende el barrio


Tras varias noches en vela, Martín se niega a poner la bomba: “No soy un asesino”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38