¡Milagro en Acacias!

Mientras los vecinos rezan por su alma, Leonor se prsenta en el barrio y narra su duro periplo. La 1. Del 13 al 17 de marzo. 16.25h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las pesadillas continúan

Teresa sigue apareciéndosele la imagen de Mauro y le cuenta a Cayetana y a Fernando que lo ha visto entre la gente.

Profesora de nuevo

Preocupado, su esposo le pide que levente cabeza tras la trágica muerte del comisario y le propone con acierto que dé clases a Tirso.

Tirso, ciego

El pequeño alegra la vida a Sierra, pero el destino vuelve una vez más a ponerse en contra ya que el niño empieza a encontrarse mal de pronto y parece que se ha quedado ciego.

Delicada salud

Quien también tiene un problema de salud es Consuelo y Felipe recomienda a su mujer que esté al pendiente de ella.

Sin secretos

A solas, el abogado enfrente a su suegra y le da un ultimatum: “Si no le cuenta a Celia de su enfermedad lo haré yo”. La señora promete sincerarse en cuanto el tribunal eclesiástico resuelve su caso.

Destrozado

Pablo recibe el pésame de los criados, pero se niega a asimilar la muerte de Leonor y decide que marchará en su busca.

Un tratamiento para Tirso

Fernando y Cayetana le cuentan a Teresa la enfermedad que le diagnosticó el médico al niño.

Fábulas infantiles

Y mientras este atiende al pequeño, la maestra inventa una historia del país del Ámbar para entretenerlo.

Casa de acogida

Al ver que le ha devuelto la sonrisa a su esposa, Mondragón propone que el niño viva con ellos y ella acepta dichosa.

Una pequeña familia

Los tres se sienten una familia y por primera vez tras su boda, la pareja tiene un acercamiento y se besan.

 

El robo arqueológico

Servando se pone de acuerdo con Martín para curiosear en el foso de la portería y cogen una antigua vasija llena de monedas.

El hallazgo

A la mañana siguiente, un arqueólogo llega para examinar las ruinas halladas en Acacias y Ramón ordena a Gallo mantener vigilancia de día y de noche.

Las criadas del altillo deciden aprovechar la ocasión para gastarle una pequeña broma.

 

Confesada

Ramón y Trini hacen ver a Celia que a su madre le ocurre algo y, finalmente, obligada por las circunstancias, Consuelo admite su enfermedad.

En busca de alternativas

Desasosegada aunque con un halo de esperanza de que exista una cura, Verdejo pide ayuda a Felipe para contactar con un buen especialista.

Mejor separados

Simón, por su parte, pone fin repentinamente a su idilio con Elvira y ella queda desolada.

Aun así, se resiste a darlo por perdido y le exige una explicación del por qué de su decisión, pero él se niega.

“Fuera de Acacias”

No es el único inconveniente para el mayordomo ya que Susana sigue presionándolo para que abandone de una vez Acacias.

Rezando por su alma

Los vecinos, con Rosina a la cabeza, organizan rezos de vigilia por la memoria de Leonor...

¡Milagro en Acacias!

...cuando, para gran sorpresa de todo, esta hace acto de presencia al final de la calle.

Un complicado periplo

Hidalgo llega a Acacias acompañada de una mujer de raza negra llamada Habiba, y antes de que se desaten las murmuraciones narra lo que le ha ocurrido desde que se marchó: le fue imposible reunirse con su esposo Pablo y acabó atrapada en la isla Fernando Polo.

¿Criada o señora?

Úrsula logra ensombrecer a Cayetana y esta se cansa de su compañía.

 

Después de dejarle claro que ella es la que manda, se reúne con uno de sus secuaces para planear algo contra Dicenta.

Rechazado

Después de meses sin verse, Pablo intenta un acercamiento con Leonor, pero ella marca distancia. Rosina busca mediar entre ellos sin éxito y se disculpa con Blasco por culparlo de la desaparición de su hija.

Felices carnavales

Cerca de allí, Teresa y Fernando intentan mostrarse unidos con el fin de que Tirso viva unos carnavales felices.

Con cuidado

También Consuelo está dispuesta a disfrutar al máximo de las fiestas para preocupación de Celia. “No quiero que participes en los carnavales. Tu salud es delicada”, manifiesta ella.

Intento de acercamiento

Mondragón aprovecha el momento para regalarle un corsé a su mujer como le ha sugerido Cayetana, pero ella lo rechaza.

Una igual

Una vez que su madre le ha puesto al día de lo ocurrido durante sus meses de ausencia, Leonor acude a la sastrería y pide a Susana que confecciones varios vestidos para Habiba. Pese a que en principio la sastra se niega, la joven acaba convenciéndola.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38