La confesion

Susana no se separa ni un instante de Simón en el hospital y le revela que se quedó embarazada tras enviudar y por eso decidió abandonarlo. La1. Del 10 al 12 de abril. 16.25h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Consciente de que el futuro de Tirso depende de ella, Teresa acepta adoptar al niño junto a Fernando, aunque eso suponga renunciar al amor de San Emeterio.

El matrimonio se muestra más feliz y unido que nunca por lo que Cayetana, furiosa al ver que sus planes no están saliendo como espera, trata de malmeter. Sin embargo, Mondragón no se lo permite.

Con el paso de los días la salud de la maestra se resiente y, pese a que está decidida a romper con Mauro, debe posponer su cita.

Las dudas de Pablo sobre la extraña relación que mantienen Habiba y Leonor aumentan cuando descubre por una imprudencia de Ramón la urgencia de su esposa por cobrar el dinero de la venta del yacimiento de oro.

Para colmo, Blasco halla la carta amenazante que le han enviado desde Fernando Poo.

Gracias a la compañera de celda de Elena, Felipe y Mauro descubren que su punto débil es su padre y le ofrecen protegerlo a cambio de que declare.

Úrsula se entera de que sus enemigos están dispuestos a todo para llegar a la verdad del caso de Pérez-Casas y y se lo comunica a Cayetana.

Arturo sigue firme en su decisión de mantener encerrada a Elvira y pide a Ramón que vigile a su hija para que no vuelva a colarse en su casa.

Obligado por las circunstancias, Palacios da una reprimenda a la joven.

Por su parte, Simón despierta en el hospital y se sorprende al encontrar a Susana a su lado.

La sastra ha dejado de lado la altivez tras ver que ha estado a punto de perder a su hijo y con la voz quebrada y los ojos inundados de lágrimas se sincera: “Naciste poco después de que enviudara”. Además, relata cómo lo abandonó. Lejos de guardarle rencor, Gayarre perdona a su madre y ella se compromete a ayudar a la joven Valverde y sacarla de su casa.

Finalmente, Elena acepta el trato de San Emeterio y le cuenta toda la verdad. “Úrsula fue quien me contrató…”, alcanza a decir la mujer justo cuando recibe la noticia de la muerte de su padre.

El inspector no puede dejar de pensar que ha sido provocada y se lamenta de que ya no vaya a tener pruebas contra Cayetana.

Pablo es incapaz de ocultar por más tiempo que ha leído la carta de Fernando Poo y pide explicaciones a Leonor. Sin embargo, será Habiba quien dé la cara y le asegure a Blasco que la razón de las amenazas y la premura de su esposa por obtener dinero es para pagar su rescate como esclava.

Como le prometió a su hijo, Susana libera a Elvira con la ayuda de Lolita y la lleva al hospital. La pareja se reencuentra y la sastra tranquiliza a la joven asegurando que la ocultara de su padre.

No obstante, no le resultara fácil ya que Valverde no tarda en darse cuenta de la ausencia de su hija y está convencido de que Séler tiene algo que ver.

Lejos de allí, la relación entre Cayetana y Fernando es cada vez más tensa ya que él rehúsa sus continuas insinuaciones. “Voy a luchar por Teresa y Tirso y quiero que nos marchemos de la cuidad”, asegura. La señora no puede disimular su coraje al ver que sus planes corren en peligro.

Ajena a esto, Sierra acude a su cita con Mauro decidida a romper para siempre con él, pero antes de que pueda hacerlo pierde el conocimiento.  Asustado, el inspector la lleva al hospital.

Leonor manifiesta a Habiba su sentimiento de culpa por haber mentido a Pablo ya que el dinero no es para liberarla de ninguna esclavitud. Mientras, Blasco negocia con Ramón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38