Cristina Abad, María Luisa en ‘Acacias 38’: “Estoy deseando hacer cine y teatro”

El principal objetivo de esta actriz madrileña es seguir creciendo como actriz y enfrentarse 
a nuevos retos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde hace dos años da vida a María Luisa Palacios, la joven caprichosa de Acacias 38 que vive un apasionado amor con Víctor. Sin embargo, en la vida real, Cristina Abad, actriz vocacional formada en el estudio de Juan Codina, no tiene pareja ni ganas de tenerla y el trabajo es lo que más le ilusiona. “Mi mayor ambición es seguir creciendo y poder experimentar en medios nuevos”, asegura.

María Luisa es una mujer muy celosa. ¿Tú también lo eres?

Lo soy de mi vida privada, pero abierta con mis amigos. No tengo pareja, lo único que me importa e ilusiona ahora es el trabajo, sin distracciones.

¿Te sientes identificada con ella?

¿Mimada, caprichosa? Bueno, sí. Tengo una hermana y las dos lo somos, aunque cada vez menos en la medida que vamos madurando. También soy muy voluntariosa, y si me fijo un objetivo, siempre lucho para conseguirlo. Además, las dos tenemos un carácter fuerte, pero también un gran corazón.

Su historia de amor con Víctor es uno de los reclamos de la serie. ¿Para cuándo la boda?

¡Eso digo yo! ¡No sé cuántas veces se lo he propuesto! De momento no habrá, pero yo también se la pido a los guionistas (risas).

¿La vocación te viene de familia?

En absoluto. Mis padres son funcionarios: mi madre, en la universidad Autónoma de Madrid, y mi padre, en la ONU, en Nueva York. Recuerdo de niña actuar e imitar a la gente de la tele y con 11 años, me apuntaron a una academia.

Sin embargo, empezaste a estudiar Educación Infantil…

Me gustan los niños y conecto bien con ellos. En primero de carrera, con 19 años, sentí el gusanillo de la actuación en serio y comencé a moverme por agencias, hasta que finalmente llegué a la escuela de Juan Codina.

¿Te apoyaron tus padres?

Al principio no, preferían un trabajo estable para mí. Ahora se han dado cuenta de que realmente es lo que quiero y valoro mucho que me den ánimos. Todavía vivo en casa con ellos.

¿Compaginas Acacias 38 con otros proyectos diferentes?

No. Cuando empecé en la novela nunca había estudiado tanto texto en tan poco tiempo. Luego te acostumbras a memorizar y al ritmo de trabajo, de seis y media de la mañana a siete de la tarde, pero es casi imposible hacer otra cosa de forma continua.

¿Qué aspiraciones tienes?

Estoy deseando hacer teatro y ci- ne para conocer de cerca ese mundo. Tengo 24 años y quiero seguir creciendo como actriz.

¿Y aficiones?

En casa soy cantarina; debería dar clases porque tengo cualidades, pero me da mucha vergüenza. En Acacias 38 tuve que cantar un día y lo pasé fatal. En cambio me defiendo bien con el baile, tengo sentido del ritmo, y en la cocina. La pasta y la tortilla de patatas me salen de maravilla.

¿Tienes inquietudes políticas?

Me preocupa que no queramos avanzar. La gente no desea cambios, pero no para de quejarse. Quien no arriesga no gana. Y en el ámbito internacional, me inquieta que un señor como Donald Trump sea presidente de EE.UU. Mi padre desde allí nos tranquiliza, pero… ¡lo del muro con México es inaceptable! Claro que aquí también tenemos vallas para que no entren los inmigrantes.

Lee la entrevista completa en la revista Telenovela.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38