Los Alday llegan al barrio

Jaime y Úrsula, acompañados por Blanca y Samuel, empiezan una nueva vida y se instalan en la casa que fue de Cayetana. La1. Del 14 al 18 de agosto. 17.15h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Fabiana, llena de rabia, encara a Úrsula y la responsabiliza del trágico incendio en el que falleció Cayetana, pero esta lo niega.

Felipe y Mauro deciden no intervenir a favor de la criada cuando les pide ayuda.

San Emeterio se muestra satisfecho de que se haya hecho justicia y su única preocupación es hacer feliz a Teresa.

Por eso, cumple su deseo de estar junto al mar y compra billetes para ir a Antibes.

Los miedos de Lolita no le permiten avanzar en su relación con Antoñito y rompe con él.

“Temo morir joven”, revela a Casilda y Trini.

Para colmo de males, Palacios debe revelar su fraude a Arturo ante sus presiones. “Tienes un mes para devolverme mi dinero”, le advierte el coronel.

Samuel descubre que Úrsula quiere llevar a Blanca al sanatorio y se promete con ella para impedirlo. Ya a solas, la joven se enfrenta a Alday. “No quiero depender de nadie”, dice justo cuando llega una carta de Diego, el primogénito de Jaime, anunciando que regresa a casa.

También Simón se lleva una sorpresa al ver de nuevo a Adela en el barrio: “He dejado los hábitos definitivamente”.

Cerca de allí, Valverde recibe un paquete con una grabación de Elvira.

Pasado un mes, surge una gran expectación en el barrio por quién ocupará el piso que perteneció a Cayetana. Los Palacios, los Hidalgo, los Séler, Celia y Susana se encuentran reunidos en La Deliciosa.

Todos ellos se quedan perplejos al ver que los nuevos vecinos son nada menos que Jaime Alday y su esposa Úrsula.

Blanca y Samuel llegan con ellos.

El plazo que le dio Arturo a Antoñito llega a su fin y este desesperado acude a Víctor para que le preste dinero, pero el chico se niega.

Además, Lolita se mantiene firme en su decisión y no le permite que se le acerque por lo que Palacios medita marcharse para siempre de Acacias.

Mientras Leonor y Pablo viven los mejores momentos de su matrimonio y se plantean tener hijos, Fabiana sigue sin sobreponerse a la pérdida de Cayetana.

Casilda quiere que recupere su pasión por el trabajo en el quiosco y hace un encargo de flores.

Un pequeño temblor sacude el barrio y el miedo se extiende entre sus habitantes. Afortunadamente, todo queda en un susto y pueden continuar con la organización de la procesión de la Virgen de los Milagros de Acacias.

Blanca, por su parte, sospecha que su madre esconde un secreto de enjundia en un maletín del que no se separa y pacta con Samuel hacerse con él.

“Nos servirá para hacerle frente”, asegura a Alday.

Samuel cada vez está más unido a Blanca y en un arrebato se besan por primera vez. Más tarde, se cruza en el portal con Diego.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38