Antoñito la lía de nuevo

Palacios empieza a trabajar en La Deliciosa y, con el  fin de mejorar los beneficios, agua el chocolate. Los clientes se quejan y Víctor
le reprende. La1. Del 9 al 13 de octubre. 16.25h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La distancia entre Adela y Simón aumenta y siguen sin consumar su matrimonio.

Mientras, Elvira rechaza la oferta de Valverde para irse de Acacias y aunque delante de él finge ser una hija ejemplar, hace todo lo posible por encontrarse con Simón. “No he dejado de amarte”, admite el mayordomo.

A Liberto le cuesta asimilar que va a ser padre, pero finalmente reacciona con alegría y acuerda con Rosina guadar el secreto.

Víctor ofrece trabajo en la chocolatería a Antoñito para evitar a María Luisa la humillación de verle de barrendero.

Sin embargo, esto tampoco contenta a la Palacios, que tiene un agrio enfrentamiento con su novio.

Úrsula, por su parte, mete cizaña entre Samuel y Blanca, pero ellos no caen en su juego y se dan el “sí, quiero”. 

Furiosa, la pérfida Dicenta intenta manipular a Diego y se erige en cabeza de familia cuando le anuncia que la marquesa Urrutia irá a visitarles.

El mayor de los Alday se muestra muy caballeroso con su invitada, que afirma no poseer la joya cuyo diseño se perdió.

Susana se da cuenta de que su hijo y Adela no han consumado pese a sus intentos por disimularlo.

El mayordomo promete alejarse para siempre de Elvira, pero su esposa no puede controlar sus celos y se enfrenta a su antigua amiga: “Ahora Simón es mío”.

Momentos antes de entrar en quirófano, Samuel se despide de Blanca y deja claro a Diego que su única relación es laboral: “Para mí has dejado de ser mi hermano”.

Los dos jóvenes vuelven a tener un acercamiento mientras esperan con desasosiego noticias y por casualidad, Alday descubre el talento innato de Blanca para el dibujo. Por ello, le propone recuperar el diseño que se perdió del cuaderno de Jaime.

Por petición de Susana, Celia ayuda a Adela a preparar una noche romántica con Simón. Sin embargo, el mayordomo rechaza a su mujer y se marcha a una cita secreta con Elvira.

Ambos son incapaces de reprimirse durante más tiempo y se besan con pasión sin saber que la exreligiosa está observándolos.

Ajena a esto, Úrsula recibe otro misterioso regalo, una casa con patas de gallina, y su miedo se acrecienta.

Para colmo, una mujer rubia merodea por el barrio y se extiende el rumor de que Cayetana ha regresado. “Esas señales pertenecen a Olga, tu hermana”, se sincera con Blanca.

Con la intención de mejorar los beneficios de su amigo, Antoñito agua el chocolate de La Deliciosa. Las quejas de los clientes no tardan en llegar y tras una gran reprimenda, Víctor está a punto de despedirle.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38