Contigo, al fin del mundo

Liberto y Rosina se reconcilian después de que él le reitere su amor
y asegure que no supone ningún problema no tener hijos juntos. La1. Del 6 al 10 de noviembre. 17.15h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras una sincera charla con Casilda, Servando recapacita y termina con Juana . “Jamás tuve interés romántico en ti”, afirma ella para decepción del portero.

Sus compañeros del altillo se dan cuenta de lo mucho que echa de menos a Paciencia por lo que con Fabiana a la cabeza, convencen a Ramón para recaudar dinero y así comprar un pasaje para que viaje a Cuba.

Liberto no encuentra motivos para que Rosina lo haya echado de casa y lo rechace.

Susana intenta mediar: “No apartes a tu esposo de tu lado. Él te quiere”. Pero la señora se mantiene firme y asegura que quiere separarse.

Después de escuchar que su padre no confía en él, Antoñito se plantea qué futuro podrá ofrecerle a Lolita. Por eso, no duda en oír la propuesta de Belarmino, un empresario que se ha mostrado muy interesado por él nada más verlo en La Deliciosa.

Samuel reacciona con felicidad ante la noticia del embarazo de Blanca mientras que Diego se muestra celoso y no duda en cuestionar a la joven sobre la paternidad del bebé que espera.

Simón, Adela y Susana regresan de su viaje a Salamanca y Celia comenta al mayordomo la visita de Elvira. A su vez, esta se enfrenta con la exreligiosa.

Úrsula reúne a los vecinos para anunciar que su hija está embarazada, pero cuando está a punto de hacerlo Olga interrumpe.

Sin importar el qué dirán, Blanca presenta a su hermana y pide que se quede a su lado en Acacias.

Gayarre deja las cosas claras a Elvira tras conocer su encontronazo con Adela: “No quiero que vuelvas a buscarme ni te entrometas en mi vida. Asume de una vez que lo nuestro ha terminado”.

Belarmino sugiere a Antoñito asociarse para levantar monumentos a los héroes de Cuba y le dice que vaya él en su lugar a llevar los diseños al ayuntamiento. Palacios acepta, aunque de momento decide no contar nada a Lolita de sus negocios.

Todo el barrio intenta enterarse de la verdad que esconde la hija perdida de Úrsula y la señora da explicaciones a su manera.

Ajena a esto, Olga se muestra débil delante de Blanca y Samuel, como la niña que nunca pudo ser.

Por su parte, Liberto se las ingenia para hablar a solas con Rosina y le asegura que la quiere tal y como es. De esta manera, ella se da cuenta de que no supone ningún problema no tener hijos y se funden en un tierno beso para sellar su reconciliación.

Incapaz de controlar sus celos al ver a Blanca en los brazos de su hermano, Diego decide irse lejos. La joven sufre y Samuel lo nota.

También Elvira se muestra desconsolada tras el rechazo de Simón y Arturo, preocupado, pide ayuda María Luisa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38