Una noche en la ópera

Flora, muy bella con un vestido de gasa y una capa de encaje, y Liberto disfrutan de su salida a la ópera y se divierten después bailando. La1. Del 5 al 9 de marzo. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Samuel se niega a la insinuación que le ha hecho Úrsula de matar a Diego.

La mujer está muy alterada también porque Blanca se lleva muy bien con las mujeres del barrio y pretende aislarla para forzar un acercamiento con su marido.

Leonor, que se ha hecho muy amiga suya, le cuenta sus problemas y le promete investigar sobre su amado.

En un momento de debilidad, le da una información secreta sobre el yacimiento, pero Carmen lo escucha y se lo dice enseguida a Dicenta.

Esto provoca que la mujer se lo transmita enseguida a Jerónimo Ribau, un empresario contrario a los obreros, implicando así a Blanca. “¿Cómo has podido traicionarme así?”, la acusa Leonor después.

La elegante y enigmática Reyes está muy descolocada desde que Zavala le propuso matrimonio y pide al militar un tiempo para pensárselo.  

Lo que más le incomoda, aunque no lo exprese, es que Arturo no se opone al compromiso, pero el coronel se siente realmente tocado.

Tras reflexionar, y siempre pensando en su objetivo, acepta al militar, pero no puede dejar de pensar que su futuro marido trama algo importante con Tamayo. Lo que no sabe la mujer es que ambos están presionando al jefe de la guardia real del palacio para que colabore en un atentado contra el rey. La pareja prepara su boda a toda prisa.

La familia Reyes no asistirá al enlace y Silvia se excusa rápidamente con Zavala: “No les da tiempo. Todo se ha desarrollado muy rápido”.

El coronel mientras tanto, sufre en silencio. Además, teme por ella, sobre todo desde la desaparición del jefe de seguridad de palacio y su sospecha de que Tamayo sea el culpable.

Por su parte, Rosina comparte con Liberto la preocupación de que Flora no parece feliz con Íñigo. Para ayudarla, los Hidalgo invitan al matrimonio a una cena, pero Cervera la rehúsa y anima a su mujer a que asista sola.

Tras un ataque de gota, Rosina propone a Liberto que vaya con ella a la ópera, ya que se encuentra mal. La velada no puede resultar mejor para ambos. Entre canción y canción han fortalecido su amistad.

Más tarde se van a bailar y disfrutan mucho más del encuentro. La chocolatera, que no está en un buen momento con su marido, empieza a mirar a Liberto con otros ojos.

Además, está dolida por el acercamiento de Íñigo a Leonor, que al final le acaba declarando su amor escondido.

“Tienes una relación demasiado estrecha con ella”, le dice, ajena a los verdaderos sentimientos de su esposo. Sin embargo, él le pide que lo escuche y que se piense si desea mantener su matrimonio.

Martín cuenta a sus amigos que quiere volver a casarse con Casilda, “como Dios manda”, por su aniversario. Quiere darle una sorpresa y prepara su pedida a escondidas, algo que alerta a la criada.

Carmen parece que no asistirá, ya que todo el mundo la rechaza en el altillo.

La situación en la mina es cada vez peor y Blanca se preocupa por Diego. Samuel intenta acercarse a ella, pero no lo consigue.

Para ayudarlo a recuperar su matrimonio, Úrsula propone a su hija hacer un bautismo prenatal, pero ella se niega y se rebela, algo que la enfurece más.

Por su lado, Jaime confiesa a Samuel que sospecha de la matriarca, ya que cree que fue ella la que dio el chivatazo a Ribau y planea dejarla.

El investigador Riera regresa al barrio y trae noticias nuevas sobre la familia de Úrsula, que le hace recordar su juventud. No pierde el tiempo y coquetea también con Carmen.

Los mineros del yacimiento marchan sobre la ciudad y Diego se ha unido a ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38