Elia Galera, de ‘Acacias 38’: “Rodé la escena de la boda con fiebre”

Elia nos cuenta los detalles de la escena junto a Ramón Rados, que fue rodada debido a que ambos se conocen desde hace años.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ya sabía por su trabajo en otras series diarias que apenas te dejan espacio para el ámbito personal, pero la pasión por el oficio de interpretar le merecen el esfuerzo. Elia Galera se ha convertido en una de las piezas claves de Acacias 38, una Mata Hari que tiene como misión evitar el atentado que se planea contra el rey. Para eso, tendrá que sacrificar su inesperado amor por Valverde para casarse con Zavala, además de poner su vida en peligro.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

No es la primera vez que la actriz madrileña, de 44 años, contrae matrimonio en la pequeña pantalla. En esta ocasión, nos cuenta cómo fue la elección de su vestido de novia y algunos detalles de las grabaciones de este enlace, en el que arrastraba un fuerte catarro que ha tardado días en remitir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué recuerdas de la grabación?

Me lo pasé muy bien, sobre todo por la localización, La Casa Grande en Alcalá de Henares, un sitio muy especial. Además, como conozco a Ramón Rados  [Zavala] desde hace años, todo resultó más fácil; comenzamos juntos  haciendo teatro. La escena se hizo en un día, pero la rodé
con fiebre; estuve dos semanas con un tremendo resfriado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ya está descubriéndose la peligrosa misión de Silvia.

Sí. Ella tiene que evitar un atentado contra el rey Alfonso XIII.

¿Y por eso se casa con Zavala?

Arturo la descubrió robando unos documentos de la caja fuerte en casa del general y tiene que demostrarle que no es una ladrona, sino una espía que trabaja para la casa real.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué balance haces de la novela?

Estoy muy bien porque tengo mucha empatía con todo el mundo, pero es duro porque, en una serie diaria, casi no tienes vida propia y te pasas el día estudiando y rodando. Pero ya le he cogido el punto a la grabación y me gusta mucho la trama.

Una de las cosas más bonitas de Acacias 38 es el vestuario. Por ejemplo, tu traje de novia.

No se pretendía hacer un traje lujoso y vaporoso, y tampoco se buscaba que fuera blanco, pero si que tuviera algo de solemnidad y algún toque atrevido. La idea era que encajara con la personalidad de Silvia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Lo diseñó Tania Álvarez, la figurinista jefe de la novela?

Fue un poco de todo. Primero encontramos la levita larga, que nos encantó y adaptamos a ella el resto de las piezas. En el departamento de vestuario hicieron la falda de raso, que combinaba con una delicada pechera de encaje. La de Silvia no es una boda por amor, por eso no podía ir de princesa.

¿Y el peinado?

Pensamos que me encajaba un moño bajo, tras hacer varias pruebas de peluquería, rematado por una bonita peineta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo será la relación de Silvia y Zavala a partir de ahora?

Él no tiene que descubrir absolutamente nada. Silvia va a tener que ser muy buena actriz, aunque tendrá sus momentos de debilidad y se verá que ama mucho a Arturo. No va a resultarle nada fácil estar con un hombre a quien no desea. Tendrá un conflicto interno grande.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Su vida puede correr peligro?

Por su bien, deseará que el atentado se desmantele cuanto antes. Zavala es un hombre de la época, un férreo militar, que cuando se casa, su mujer entra a formar parte de sus posesiones. Silvia está muy asustada con eso. Cualquier error suyo podría poner en peligro la operación, y necesita demostrar que su nuevo marido está implicado en el atentado contra el rey.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿El coronel Valverde aceptará bien ese sacrificio tuyo?

Trabajamos juntos por la causa y él ha accedido a ayudarme a salvar al monarca. Por eso acepta que viva en casa de Zavala, con todo lo que eso conlleva. Yo estoy metida en la boca del lobo y él tiene que mantenerse fuera. Si mi marido me descubre, podría matarme. De todas formas, Silvia Reyes no contaba con que el amor verdadero se cruzaría en su camino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Serán felices alguna vez?

Está muy complicado. Ella prioriza su trabajo por encima de las relaciones personales. A mí me gustaría que así fuera, pero su misión de espía y su entrega a la patria está por encima de todo. Los guionistas son tan impredecibles quelos actores nunca saben que pasará. No olvidemos que la serie es un culebrón y ese encuentro se hará esperar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cuántas veces te has casado en la pequeña pantalla?

En Amar es para siempre, dos veces, pero siempre lo hice con vestidos cortos. Ésta es mi primera boda de época. Todavía no me he vestido nunca de princesa, y en la vida real no me preocupa, pero como actriz me gustaría mucho vivir esa experiencia.

Podrías pedirle a los guionistas que algún día acaben casándote con Arturo…

Desde luego. Me encantaría que fuera de esa manera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38