La huida y el parto

Samuel, que parece haber renunciado al amor de Blanca, se acerca a Diego y, con Felipe, empieza a facilitar la huida de la pareja. Pero no todo está de su parte. La1. Del 9 al 13 de abril. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los guardias, alertados por Samuel, evitan que Blanca y Diego puedan huir juntos, como era su deseo.

Gracias a Felipe, el hombre logra escapar, pero Samuel  informa a Úrsula del intento de huida de su hermano. “Debe tener cuanto antes a su hijo, mi nieto”, se propone  la señora.

Sin embargo, Méndez descubre a Felipe y Diego a punto de abandonar el barrio y detiene a Alday.

Para adelantar el parto, Úrsula le da ciertas hierbas a Blanca, que escucha como Samuel hace una declaración a su suegra de arrepentimiento y amor hacia su mujer.

Pero el joven no está dispuesto a doblegarse a la matriarca y pide a Felipe hablar con Diego. Mientras, las hierbas de Úrsula están haciendo efecto en la joven, que comienza a tener fuertes contracciones.

Por fin, Samuel decide renunciar a su amada, ante la imposibilidad de tenerla, y desea que huya con Diego por lo que la ayuda a hacer el equipaje.

El pequeño de los Alday va en busca de su hermano, a quien visita de improviso para hacer las paces y motivar su marcha. Además, lleva a Blanca junto a él.

“Ya se han marchado juntos”, le comunica después a Felipe, algo que los vecinos también celebran.

Liberto espera la salida de Rosina de la cárcel Méndez pone en libertad a Rosina gracias a la intervención de Felipe y a los celos que le despertó Flora el día anterior. 

Por su parte, Liberto espera ansioso volver a ver a su mujer. El dilema es qué pasará entre los dos después de su salida de la cárcel.

Ya en la calle, la mujer habla a favor de los chocolateros y La Deliciosa recupera la actividad normal. Para compensarla, su marido le prepara una cita romántica, llena de detalles, para propiciar una reconciliación total.

Flora queda con Leonor, pero cuando la escritora acude al lugar acordado descubre que era una trampa para encontrarse con Íñigo.

El chocolatero aprovecha para declararle su amor y la chica cae rendida a sus pies, aunque ya la había rechazo en otras ocasiones.

Cansado de tener que ocultarse, Íñigo le propone fugarse
de Acacias y ella acepta. Con la excusa de la novela, cuenta en su familia que se va de viaje para documentarse y su nuevo novio también finge la partida.

Gracias a la cédula falsa, Servando vuelve a entrenarse para la prueba de sereno, pero no la hace y tiene que mentir.“Gané el puesto, pero al final renuncié a él”, explica.

Paquito se hace cargo al final del empleo, y decide no desvelar que Servando no dice la verdad. Y aunque después lo sabotea, acaba perdonándolo.

Carvajal no tiene más remedio que enfrentar a Silvia a su situación. “Siendo espía jamás podrás tener una estabilidad al lado de Arturo”, asegura, ya que una nueva misión espera a la mujer.

Por desgracia, Arturo descubre que se ha marchado y se queda solo y hundido. 

Felipe y Ramón acuden a visitar al coronel para felicitarlo
tras leer su hazaña en el periódico, pero Susana no puede perdonarlo.

Un tiempo después, y sin esperarlo, Silvia aparece de nuevo en la casa del militar.

De repente, Flora nota que falta dinero en la caja del negocio, mientras Trini también echa en falta su monedero. Parece que hay un ladrón en el barrio.

Se celebra la fiesta de despedida de Leonor en la chocolatería y, en mitad de la celebración, Flora descubre a un hombre extraño entrando en el negocio. Tras seguirlo
y verlo, se desmaya.

Mientras tanto, la feliz pareja huye en un carruaje, sintiéndose lejos de los tentáculos de Úrsula.

La joven, continúa sintiendo contracciones cuando en ese momento, el carruaje es asaltado por bandidos.

Blanca consigue huir del ataque. Sola, camina por el campo en el que se encontraban en medio del camino.

En ese momento, comienza a sentir contracciones aún más fuertes...

Lejos de allí, Úrsula recuerda cómo su familia la obligó a elegir entre sus dos hijas y jura vengarse de ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38