Blanca pierde el control

La mujer, muy dolida y totalmente perdida, amenaza a Diego poniéndole un cuchillo en el cuello. La1. Del 23 al 27 de abril. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Blanca y Diego regresan destrozados del entierro de su hijo. Parece que algo se ha roto entre ellos por la dureza de los hechos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para superar su dolor, la mujer se presenta en casa de su madre para pedirle explicaciones, pero pierde los nervios. Por suerte para la malvada matriarca, los hermanos Alday llegan en su ayuda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero Blanca, fuera de sí, amenaza a su amado con un cuchillo. “Tengo miedo de que pierda la razón”, confiesa Samuel a Diego, que también teme por su vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para ayudarla a pasar tan mal trago, los Palacios montan una merienda en su casa. Todos los vecinos están también muy pendientes de su recuperación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Blanca, que ha huido de la mansión de los Alday, se sincera con Leonor: “Creo que mi bebé aún está vivo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Más tarde, mucho más calmada y arrepentida, pide perdón a Diego, pero también le explica que seguirá buscando a
su hijo, y que para eso necesita separarse de él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los chocolateros, temiendo las consecuencias, piden a Paquito que deje de buscar al ladrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Íñigo convence a Leonor de que deben posponer el viaje hasta esclarecer la situación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La joven se queda muy triste, pero entiende que no es el mejor momento para hacerlo. Para compensarla, su amado le prepara una tarde romántica. “De momento, no iré a ningún sitio”, comunica la mujer a su familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por su parte, Arturo y Silvia hacen las paces. Para atraer a Ochoa, el militar compra una mesa de billar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Con Trini como profesora, ambos empiezan a practicar. Y tras contarle nuevas noticias sobre Esteban, Valverde acepta que esté en el próximo encuentro con el militar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En una tarde de juegos, Arturo logra hacer una carambola imposible y gana la apuesta hecha contra Ochoa, por lo que este se ve obligado a facilitar los datos de Checa, el amigo de Esteban perdido en Filipinas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras recibir una gran cantidad de información sobre soldados en ultramar, deciden montar una comisión para repatriarlos. Todos se ponen manos a la obra en esta difícil labor, y Arturo empieza a sentir celos de la relación que ha establecido Silvia con Esteban.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Flora ha conseguido interceptar al verdadero Íñigo Cervera, que no tiene ningún problema en confesar que es el autor de los robos, aunque también admite que tiene amnesia. “Perdí todos mis recuerdos tras un asalto y ahora me llaman el Peña”, asegura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, no deja de darles problemas y, ahora que se ha descubierto su falta de memoria, temen que la recupere, sobre todo cuando lo sorprenden leyendo la novela de Leonor sobre César Cervera. “Lo he pillado robando de nuevo”, les advierte Paquito tiempo después.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Casilda está entusiasmada con el trabajo que le ha conseguido a su primo Jacinto, nada menos que de jardinero en la casa de Rosina, pero su descaro casi le cuesta el despido fulminante. Menos mal que Liberto intercede ante su mujer y calma un poco los ánimos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Más recuperada pero firme en su objetivo, Blanca regresa por fin a casa de los Alday en Acacias, ocultando sus verdaderas intenciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Úrsula la recibe con los brazos abiertos y, haciendo gala de su conocida maldad e hipocresía...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

... no le dice que su hijo recién nacido está al cuidado, por orden expresa suya, de unas monjas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38