Telmo, acorralado

Espineira y Samuel encuentran al cura y a Lucía sin ropa. La joven no sabe qué ha pasado. También aparece Alicia, una mujer que dice ser otra víctima del sacerdote. La1. Del 15 al 19 de octubre. 17.20h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin saber cómo, Lucía despierta, medio desnuda, junto a Telmo, que también lleva poca ropa, en la ermita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“¿Qué ha pasado aquí?”, le dice al cura, pero en ese mismo momento aparece Espineira con Samuel, que lo acusa de haber violado a la joven. “Por tu bien, es mejor que no digas nada a nadie”, le aconseja Alday. Por su parte, el sacerdote tampoco convence al prior con sus excusas vacías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras regresar al barrio, la joven recupera fuerzas, pero por poco tiempo, ya que no se siente bien y acaba desmayándose. Inmediatamente, Samuel se ofrece a cuidarla con el fin de mejorar su imagen ante ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Quien lo tiene peor es Telmo. “Serás juzgado por un tribunal eclesiástico y tendrás que marcharte de Acacias”, le comunica Espineira. El sacerdote, sin embargo, está dispuesto a defender su honor y decide quedarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lucía no quiere testificar contra él en el juicio, pero después de que Samuel le presente a Alicia, que asegura ser otra víctima del cura, acude al tribunal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el altillo, todo son lágrimas por la marcha de Casilda, pero la joven no sabe que Higinio y María ya preparan su huida. “No voy aceptar la herencia”, confiesa al fin a su madre, lo que provoca que el falso doctor estalle y le desvele toda la verdad con rabia y la echa de la casa a patadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Todo esto ha sido un montaje. No eres la hija de Maximiliano”, afirma. La pareja decide abandonar el barrio también. Sin embargo, María deja una carta a su hija en el altillo explicando todo su comportamiento con ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Muy confundida y dolida, Casilda acude a hablar lo antes posible con los Hidalgo para contarles todo lo sucedido. “Siento haberme portado así y haber confiado tanto en mi madre, que me ha engañado”, asegura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Rosina la readmite como criada y, mucho más tranquila, decide que se cambiarán de casa. Pasado el tiempo, celebran la mudanza con un lujoso ágape.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por su lado, Leonor quiere que Servando vea la obra terminada antes de su triste final y pide ayuda a Íñigo.  El chocolatero hace todo lo posible para que la función se adelante. Más tarde, los señores se reúnen para ver si se hace o no. Por suerte para Trini y los demás, gana el sí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El portero, muy enfermo, se levanta de la cama para asistir a la representación y comprueba que la obra de teatro es todo un éxito, sobre todo tras el beso final que se dan Flora y Carmen, colofón del argumento.

Muy satisfecho con la acogida, Benjamín Corral cierra un trato con Leonor para hacer una gira por otros escenarios. Flora ya sueña con llegar a ser un actriz reconocida, pero el Peña no la apoya en esta nueva ilusión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Rosina descubre que Susana lleva unos días algo rara y apática e intenta averiguar qué le sucede. De repente, se encuentra con un joven despistado, llamado Raúl, que anda buscando sin cesar a la señora Asensio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El joyero ve las puertas abiertas para acabar con su archienemiga, ahora que Telmo ya no está y que no puede protegerla como hasta ahora. Así que encarga a Cesáreo que se libre de Úrsula. El sereno obedece e inicia una campaña por el barrio para echarla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin dejar de pensar en su amiga, la señora Palacios empieza a sospechar que la modista tiene una nuevo amor, Romualdo. Sin embargo, más tarde averigua que el amable caballero es también un sastre, amigo de su marido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Raúl sigue dando vueltas, para asombro de los vecinos. La señora a quien busca es Carmen, la criada, que también es su madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38