Una noche reveladora

Lucía está a punto de besar a Samuel durante su viaje a Toledo. De regreso a Acacias, él le pide matrimonio. La1. Del 26 al 30 de noviembre. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Telmo ve a Jimeno Batán y Samuel conversando y se pregunta qué estarán tramando. Más tarde, el sacerdote intenta advertir a Lucía, pero la joven, que se siente muy cerca del joyero, lo ignora y se marcha a Toledo con él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En la ciudad, Nicasio, el contacto de Alday, les enseña su colección privada de arte, pero el retablo de San Miguel no aparece. Sin embargo, Lucía está feliz por las obras que ha descubierto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

A varios kilómetros de allí, Telmo sufre al saber que su amada está con Samuel y Úrsula busca la manera de consolarlo: “No se preocupe, padre. Lucía es una joven sensata”. Por desgracia para él, el carruaje en el que ambos viajan se estreopea de vuelta al barrio y tienen que quedarse en casa de Nicasio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ante esta inesperada situación, la pareja vive un momento de intimidad y abren sus corazones. Lucía intenta besar a Samuel, pero él la rechaza. A su regreso a Acacias, todo hace indicar que ambos han consolidado su amor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

De hecho, Alday convoca a los vecinos a un ágape para pedir la mano de la joven, aunque, en plena celebración, Celia se desmaya y la respuesta de Lucía queda en el aire. “Es posible que se haya contagiado de la epidemia de El Hoyo”, les dice el doctor Quiles tras reconocerla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Raúl pasa mucho tiempo fuera del altillo y su madre se preocupa por él. La criada se pregunta si tendrá algo que ver con la fuga del Adonis, pero Méndez la tranquiliza: “Murió mientras se fugaba”. Pero sus quebraderos no se acaban ahí, ya que su hijo le comunica que se marcha a trabajar a los Altos Hornos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Flora, muy triste, decide hacer la última foto y renunciar al negocio que montó con Servando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El hombre intercede por Cesáreo para evitar que pierda su trabajo por la fotografía que disparó la chocolatera para publicarla en el periódico. Además, se plantea viajar a Cuba para visitar a Paciencia, pero antes pide permiso a don Ramón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Rosina y Susana cada vez están más desesperadas. Don Venancio no deja de amenazarlas con denunciarlas a la policía y la señor Hidalgo accede a pagar. Para ello, retira una cantidad de los fondos del yacimiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ramón se da cuenta y le pide explicaciones, pero al final no se cree ninguna de sus excusas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por casualidad, Susana encuentra un cartel en la calle de
un espectáculo ¡protagonizado por Alexis! La sastra propone a su sobrina que vayan personalmente al tablao para comprobar si se trata del modelo y están siendo víctimas de una estafa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Liberto y Ramón deciden seguir a las señoras, muy mosqueados con la situación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Allí están también todos los Escalona y, de pronto, aparece el supuesto modelo, que es detenido por la policía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Don Venancio se compinchó con toda esa familia para hacer esta estafa”, les dice el comisario Gálvez a Rosina y Susana. Las mujeres pueden respirar tranquilas al fin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por su lado, Antoñito no consigue que Lolita ceda a que la boda se celebre en Cabrahigo. Además, la criada piensa retrasarla tras la enfermedad de su señora, pero Celia le pide por favor que siga adelante con los preparativos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Tendré que consultar al tío Genaro, el más anciano de mi pueblo, todo este complicado asunto”, le comenta a su ya desesperado novio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el altillo, las criadas empiezan a ver con buenos ojos a Úrsula y piensan que quizá haya cambiado desde que está al servicio del padre Telmo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38