Objetivo cumplido en ‘Acacias 38’

Genoveva y Felipe inician un romance. La1. Del 28 al 31 de octubre. 18.30h

Acacias 38
Pedro Valdezate

QUÉ HA PASADO

• Úrsula enloquece al ver una fotografía de Telmo y Mateo.

• Marcia decide darse otra oportunidad con su marido.

• La policía detiene al fin al productor Alfonso Carchano

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pedro Valdezate

Genoveva y Felipe acuden juntos a la cena de parejas que se ha organizado en el barrio. Cuando hacen acto de presencia, los vecinos confirman lo bien que se ven uno al lado del otro. D

Acacias 38
Pedro Valdezate

espués del evento, el abogado agradece a su amiga la paciencia que ha tenido con él: “Has estado ahí para escucharme y consolarme como nadie”. Tras esa noche, inician lo que parece un idílico romance. El plan de la viuda de Bryce ha funcionado y por fin tiene al hombre que ama.

Acacias 38
Pedro Valdezate

Por otro lado, Jacinto no consigue superar la muerte de su oveja, a pesar de que sus amigos se vuelcan en intentar animarlo. Incluso, está afectando en sus labores como portero, ya que anda distraído. Marcelina no soporta verle en ese estado de tristeza y le sugiere que se marche al pueblo una temporada con sus animales para así olvidar su pérdida

Acacias 38
Pedro Valdezate

La vida vuelve a sonreír a Susana. Una tarde, Armando aparece por sorpresa en el vecindario y pide a la sastra que lo acompañe a la misión que le ha asignado el rey. “No quiero separarme de ti. Ven conmigo por favor”, afirma el exdiplomático.

Acacias 38
Pedro Valdezate

La señora acepta entusiasmada la proposición de su amado, pero le deja clara su condición: “Antes de partir hacia nuestro destino, debemos casarnos o no viajaré”.

Acacias 38
Pedro Valdezate

Marcia empieza a tener dudas de que Santiago sea su marido y las comparte con Casilda. La criada le aconseja que no piense en cosas extrañas e intente ser feliz con su cónyuge. “Tienes mucha razón, debo centrarme en el destino que me espera a partir de ahora”, comenta la brasileña, que decide recuperar las alianzas del lugar de empeños al que las llevó.

Acacias 38
Pedro Valdezate

Cuando las tiene en sus manos, le hace entrega de la suya a su esposo, pero este no puede usarla, pues le queda grande. Así confirma sus sospechas: el recién llegado a Acacias no es quien dice ser

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38