Genoveva y Santiago maquinan su plan en ‘Acacias 38’

Genoveva habla con Santiago para planear la muerte de Úrsula.

Acacias 38
Pedro Valdezate

QUÉ HA PASADO

•Marcia acepta la petición de Santiago de irse a Cuba.
•Casilda y Jacinto celebran que les ha tocado la lotería.
•Felipe última los detalles de su próximo matrimonio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acacias 38
Pedro Valdezate

Camino reprocha a Cesáreo que le dijera su madre que seguía asistiendo a las clases de dibujo. Cuando Maite se entera de lo ocurrido, le dice a su amada que pretende marcharse lejos: “No quiero causarte más problemas”.

Acacias 38
Pedro Valdezate

La chica no está dispuesta a renunciar tan fácilmente a su idilio y le propone irse juntas. La pintora, al ver un gesto de amor tan grande, piensa mejor las cosas y decide quedarse en el barrio.

Acacias 38
Pedro Valdezate

Luego, la joven Pasamar regresa a sus ocupaciones en el restaurante.

Acacias 38
Pedro Valdezate

Allí se topa con Ildefonso, un pretendiente que le ha conseguido Felicia, y parece que ambos se caen bien.

Acacias 38
Pipo Fernández

Cerca de allí, Rosina mantiene una conversación con Casilda. La mujer finalmente da permiso a la criada para marcharse de vacaciones con el dinero que ganó en la lotería. “Eso sí, te quiero pronto de regreso en esta casa. No sé cómo nos las apañaremos sin ti”, le advierte la señora.

Acacias 38
Pedro Valdezate

Mientras, Liberto está pensando en comprar varios de los cuadros de Maite para exponerlos. Aunque los retratos le parecen algo atrevidos, cree que puede ser un buen negocio y charla con la creadora de los lienzos: “Creo que es un ocasión estupenda para llenar de arte Acacias”.

Acacias 38
Pedro Valdezate

Por otro lado, Genoveva habla con Santiago. Ambos planean deshacerse de una vez de Úrsula. Esta, consciente de que pronto intentarán algo en su contra, va a la iglesia y se confiesa con el cura. “Hay una mujer que quiere asesinarme desde hace tiempo”, le dice. Más tarde, parte hacia las afueras de la ciudad

Acacias 38
Pedro Valdezate

Acto seguido, la criminal agradece su ayuda al capataz, que antes de partir hacia Cuba, le reclama una importante suma de dinero y la paternidad del hijo que espera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38