Lucía Jiménez de ‘Amar es para siempre’: “Saco tiempo de debajo de las piedras”

Con tres hijos y una tienda en Madrid, esta segoviana de 40 años divide sus horas entre estudiar guiones y su pasión por la música

Lucía Jiménez por Diego Puerta
Diego Puerta / HEARST

Todavía recuerda con cariño el ritmo frenético de trabajo que vivió en Al salir de clase interpretando a Silvia Castro, su primer personaje en televisión. Ahora, veintidós años después, Lucía Jiménez regresa a una ficción diaria con la misma ilusión. Esta vez del brazo de Amar es para siempre y dando vida a Irene Eguía, una mujer que por amor hará todo lo que sea necesario.

¿Cómo llevas estudiar los guiones con tres niños por casa?

Tengo que sacar el tiempo de debajo de las piedras, porque no todo es estudiar también hay que pasar tiempo con la familia y disfrutar de la vida. Eso sí, siempre voy con los apuntes en las manos.

¿Qué es lo más difícil de Irene?

Tener que defender algunas de sus actitudes. Ella es una persona que se enamora del marido de su hermana. Transmitir al público que lo que hace es porque quiere a Armando [José Manuel Seda] es complicado.

¿Te intriga cómo evolucionará?

Sí, porque los guionistas me dicen: “No sabes lo que va a pasarte…”. Y yo les respondo: “Pero ¿qué más vais a hacerme, por Dios?” (Risas).

Con ‘Amar…’ viajas a los años 70.

Y me encuentro con cosas chocantes en algunas escenas. Por ejemplo, en las que hay que hablar de divorcios, resulta raro tener que actuar como si fuera algo grave o extraño.

No es la primera vez que te vemos en una serie de época.

De hecho la mayoría de producciones que he realizado lo son, creo mis rasgos físicos pegan en ficciones así. Uno de mis proyectos más bonitos fue mi personaje de Encarna en La señora. Ahora, he participado en la película El niño Dios, con Juan Soler, y también ha sido increíble.

Lucía Jiménez
Instagram

Llevas dos décadas actuando ¿Cuesta mantenerse?

Esta profesión es muy inestable. Sentía que la incertidumbre en mi carrera era mala, pero ahora lo veo más como una aventura. Me gusta imaginar qué ocurrirá el año que viene… Ser actriz permite soñar con lo que va a pasar.

¿Has pensado en dejarlo?

Hay momentos en los que piensas en irte, pero se pasan. Me jubilaré en esta profesión. Aunque no debemos obsesionarnos y pensar que la actuación es lo único. En mi caso tengo una empresa.

¿Y qué tipo de negocio es?

Tengo una tienda de juguetes en el paseo de La Habana, en Madrid. Le he dedicado mucha ilusión y esfuerzo para sacarla adelante y reconozco que es algo que me encanta.

También diseñas complementos.

Estoy colaborando con la marca Fun&Basic. Es un proyecto precioso con mujeres realmente increíbles. Soy un poco inquieta y me gusta buscar siempre nuevas experiencias.

Lucía Jiménez
Instagram

¿Ese deseo de enfrentar retos te llevó a Tu cara me suena?

Creo que sí. Fue algo maravilloso, aunque también se sufre. Además, ahí juntaba dos de mis pasiones, la interpretación y la música. Mi hermana es cantante y yo he colaborado con ella en algunas actuaciones. Pero lo que yo hago no es a nivel profesional.

¿Te ves yendo a otro concurso, por ejemplo, Masterchef?

Pues quién sabe, porque si me hubieran preguntado hace unos años si participaría en un programa como Tu cara me suena, habría dicho que no. Y, mira por dónde, ahí estuve. Así que después de eso, creo que en mi vida puede suceder cualquier cosa.

¿Cómo es Lucía Jiménez cuando se apagan todos los focos?

Divertida, hago muchas bromas y me río, tanto dentro como fuera del set de rodaje. Me gusta crear bueno rollo. Eso ayuda bastante para transmitir buena energía.

¿Qué personaje te queda por hacer en tu carrera?

Me apetecería hacer algo policíaco. He tenido un poco de contacto con este tipo de género, pero hace tiempo que no me meto en un proyecto así y me llama la atención.

Publicidad - Sigue leyendo debajo