José Manuel Seda disfruta con su papel en ‘Amar...’: “Armando es todo un tiburón”

Este sevillano de 51 años, que adora la danza y la fotografía, disfruta de su ambicioso papel en la ficción de Antena 3.

José Manuel Seda con el skyline de Madrid de fondo
Ana Ruiz HEARST

Cuando era un niño deseaba dedicarse a muchas cosas, desde piloto de aviones hasta psicólogo, pero nunca pensó en convertirse en actor. “Más que elegir esta carrera, ella fue la que me eligió a mí”, recuerda José Manuel Seda, cuyos inicios en el mundo artístico fueron en el doblaje y la danza. Justamente, un compañero bailarín le aconsejó que se inscribiera en el Instituto de Teatro de su Sevilla natal, a los 22 años. Así inició esta aventura profesional, que dura más de dos décadas y le ha llevado hasta a Amar es para siempre para meterse en la piel del implacable Armando Ordóñez.

En Amar es… te has convertido en el villano de la historia.

Estoy encantado, porque hacer de malo siempre es enriquecedor e interesante. Además, él sufre luego por las consecuencias de sus actos y creo que eso también es bonito verlo.

¿Hay muchos Armando?

Seguro que hay alguno suelto (risas). Creo que mi personaje es un reflejo de la sociedad de los años setenta en España, donde pocas voces se levantaban frente al patriarcado. Él representa ese machismo a través de su doble vida o de la dominación a su mujer y sus tres hijos.

José Manuel Seda con su hija en la ficción, Adriana Torrebejano y su ex marido en la ficción, Llorenç González
José Manuel Seda con su hija en la ficción, Adriana Torrebejano y su ex marido en la ficción, Llorenç González
Instagram

Sin embargo, se presenta ante el resto como alguien formal.

Es todo un tiburón, tanto en la vida como en los negocios, no se detiene ante nada, pero le gusta dar la imagen de una persona recta y con valores. Tiene su moral y actúa como quiere. Intento que el público entienda bien sus decisiones.

¿Crees que lo has logrado?

Por los comentarios que me llegan, sí. Los espectadores le comprenden. Lo que me sorprende es que haya gente que lo quiera (Risas). Pero agradezco todas las muestras de cariño.

¿En esos mensajes también recuerdan tu paso por Yo soy Bea?

Es increíble que catorce años después, haya fans que sigan mandándome fotos o vídeos de mis escenas en esa ficción. Fue un proyecto muy bonito, aunque duro. Estuvimos dos años trabajando casi sin parar.

José Manuel Seda y el equipo de Yo Soy Bea celebrando 
Equipo de Yo soy Bea
Tomás Cifuentes _ HF

No obstante, te dio tiempo a seguir subiéndote a las tablas.

Ahora, lo echo bastante de menos. El teatro es como mi casa, donde me he desarrollado como intérprete. En la televisión también, llevo grabados unos 1.200 capítulos de series.

Con esta trayectoria, ¿sigues poniéndote nervioso al actuar?

La primera vez que me subí a un escenario me quedé en blanco. Ahora he aprendido a transformar el vértigo en energía. Por supuesto, tengo mis costumbres como dar volteretas antes de salir o dar un grito de guerra, pero no soy maniático.

¿Y crítico con tu trabajo?

Sí, por eso siempre me ha costado verme en la pantalla. Actualmente, miro mis escenas para observar errores. Luego vuelta a estudiar guiones y después al trabajo. Solo desconecto leyendo y haciendo fotografías.

Tal y como lo cuentas, no parece tan glamurosa la vida del actor.

Se piensa que somos privilegiados, pero en realidad somos muchos los que nos dejamos la piel en esta profesión, incluso compaginándola con otros empleos. Solo un pequeño porcentaje logra vivir de esta carrera, que lo único real que tiene es la incertidumbre.

¿Te afecta esa inseguridad?

No me gusta estar planeando el mañana y pensar en lo que pueda pasar. Aunque soy del Betis, de izquierdas y actor, estoy un poco acostumbrado a las decepciones (risas).

image
José Manuel Seda lleva su pasión por el Betis en el corazón
José Manuel SedaInstagram

¿Qué papel te queda por hacer?

Todos, con cada personaje adquiero seguridad y ahora tengo ganas de realizar cualquier producción, quizá algo en cine.

Publicidad - Sigue leyendo debajo