Miguel Ángel Muñoz, hecho un marqués en ‘Amar es para siempre’: “Me habían ofrecido protagonizar la serie varias veces”

El actor no había podido unirse antes a la telenovela por problemas de agenda, y ahora está encantado con su papel de aristócrata viudo, cercano y enamoradizo. Esta temporada lo veremos también en ‘Masterchef Celebrity’: “¡De las mejores experiencias de mi vida!”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ha sido un fichaje cocinado a fuego lento pero de ebullición repentina. En Amar es para siempre llevaban varios años intentando contar con Miguel Ángel Muñoz, pero el actor siempre tenía otros compromisos que le impedían abordar un papel durante todos los meses que exige esta telenovela. Este año quedó libre un personaje a última hora y justo coincidió que Miguel Ángel estaba (casi) disponible, así que en apenas unos días se convirtió en Alonso Núñez de Losada.

¿Cómo ha sido este aterrizaje?
Inesperado, soy el último que se ha incorporado. Tenía otros planes, entre ellos los ensayos de la próxima obra de teatro que estreno el 21 de septiembre en el Teatro María Guerrero, El hogar del monstruo. De repente, por la amistad que tengo tanto con la productora, con la que hice Sin identidad el año pasado, y concretamente con el director de la serie, Eduardo Casanova, con el que trabajé hace 16 años en Un paso adelante, me llamaron de un día para otro: “Tenemos un personaje que podrías hacer”. Ya desde hace unos cuantos años me han ofrecido entrar en la serie pero siempre he tenido otros compromisos. Ahora también tenía algunos, pero todos pusimos de nuestra parte y al final ha podido ser.

¿Quién es Alonso Núñez de Losada?

Es el marqués de Madrigales, un aristócrata que poco tiene que ver con la gente de su clase de la época: es un tipo sencillo, humilde, que heredó ese título nobiliario pero ha estudiado y se ha labrado su futuro él solo, sin que su clase le haya influido demasiado. Es joven pero ha vivido mucho, incluida alguna desgracia, ya que es viudo. Esto le ha marcado muchísimo. Llega como representante de una empresa alemana que está muy interesada en comprar alguna empresa española, entre ellas la de electrodomésticos Novoa, que pertenece a la familia protagonista.

Y allí conoce a Marta, el personaje de Mariona Ribas…
Está cerrando la negociación, conoce a Marta y surge una química muy especial. Tanto, que a la vez que negocian, surge el amor y se prometen. Alonso es honesto y leal, para él por encima de los negocios están las personas, pero aún así puede que a lo largo de esta negociación surja algún tema complejo por las cosas que él no conocía de la familia.

Así que estará entre la lealtad a su amor o a sus principios.
Sí, más o menos. Él habla varios idiomas, es culto, tiene muchos contactos, y pone el foco en esta empresa porque realmente considera que es lo mejor para los alemanes, pero inevitablemente que esté su prometida ahí hace que tenga un interés especial.

En el conflicto también entra su madre.
Sí, el personaje de María José Goyanes es marquesa consorte al uso; al igual que Alonso es muy buen tipo y para nada tiene el estilo de un marqués de entonces, ella no, no está dispuesta a que su hijo se case con una mujer de otra clase social, sin títulos nobiliarios.

Por lo que cuentas, en Amar… te tenían ganas.
Sí, nos teníamos muchas ganas tanto Eduardo como yo. Además de Un paso adelante, hace unos ochos años en Amar… se hizo una miniserie de dos capítulos para prime time, ¿Quién asesinó a Hipólito Roldán?, y la protagonicé con Álex Angulo, que en paz descanse. Ya nos entendimos muy bien entonces y había ganas de volver. Ellos son muy profesionales, están contentos con mi trabajo y es un gusto, como volver a casa.

¿Qué otros personajes te habían ofrecido?
Pues los protagonistas de otros años, pero eso, nunca ha coincidido. Aquí el compromiso es de largo recorrido y por fin lo hemos conseguido.

¿Estarás la temporada completa?
Mi intención es estar bastante tiempo. No sé si hasta el final, porque tengo otras cosas, pero todo se andará. Por lo menos hasta el año que viene voy a estar.

¿Conocías a alguno de tus nuevos compañeros?
Sí. Por ejemplo, con Nancho Novo coincidí en El síndrome de Ulises, y con Ana Torrent hicimos hace 22 años una película, El palomo cojo.

¡Cómo ha sido ese reencuentro!
Nos habíamos visto algunas veces pero nunca trabajando. Y ahora ya hemos coincidido en varias secuencias, nos lo pasamos muy bien. Son tantos años que nos hace como gracia, es muy fuerte. Del resto de compañeros conocía a Thais Blume, Javier Pereira… A Mariona Ribas no la conocía personalmente pero tenemos grandes amigos en común como Verónica Sánchez, y la verdad es que las referencias que tenían se han cumplido exactamente: es una mujer excepcional, una gran actriz, y estoy muy contento de compartir la mayor parte de mis tramas con ella. Nos pasa de todo juntos.

¿Te has inspirado en algún aristócrata real para crear a Alonso?

No he cogido ninguna referencia de aristócratas porque como te decía es una persona muy normal. A no ser por el vestuario, que inevitablemente le ves y es con diferencia el tipo más elegante y el que más cuida los detalles: lleva gemelos, pisacorbata a juego, chalecos de colores, trajes a la última… . Como anécdota, en plan divertido, uno de mis mejores amigos es hijo de un marqués, Pedro Jordán de Urríes. Mi amigo Perico será marqués cuando su padre fallezca, y siempre digo que para crear a Alonso tengo que hacer todo lo opuesto a lo que hace Perico (risas).

No es el rey de la elegancia…
Es el rey de la diversión. No, no le pega ser marqués.

¿Y tú cómo te ves con ese look?
Me hace mucha gracia, es divertido ponerte la raya a un lado estilo años sesenta, e ir con tantas cosas encima. Son de estos regalos que te hace el equipo de vestuario: casi que no tienes que hacer nada porque en cuanto te han vestido ya eres un marqués.

Has grabado Masterchef Celebrity. ¿Cómo ha sido esa aventura?
Ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Estoy muy ilusionado porque he descubierto una pasión nueva que no sabía que estaba allí. Siempre me ha gustado mucho la gastronomía, más bien comer, porque cocinaba muy poquito: apenas una tortilla de patatas que preparaba en todos los países que he trabajado, en Los Ángeles, París, México… siempre me tocaba poner un toque de mi patria. Y aquí he tenido la suerte de aprender muchísimo y descubrir una afición que me llevo para toda la vida. Han sido unas semanas muy intensas en las que no he podido hacer otra cosa más que cocinar,me he dedicado a ello como si estuviera preparando el personaje más complejo posible. ¡Ahora estoy todo el día cocinando! Cuando me junto con mis amigos ya saben que el cocinero soy yo, que además lo bueno es que luego no te toca fregar.

¿Cuál es tu plato estrella? ¿Haces ya esferificaciones?
Sí, hemos aprendido todo tipo de técnicas: esferificaciones, todos los productos que empezó a usar Ferrán Adriá cuando cambió el mundo de la cocina… Las espumas con sifón no se me dan nada mal. Pero si tengo que elegir, me quedo con los guisos: concretamente unas carrilleras de cerdo ibérico con una salsa de curry verde tailandés, es un plato que se me va muy bien.

¿Qué tal con el resto de concursantes?
Ha habido tiempo para todo, para reírse y para sufrir. Porque hay muchísima tensión y nervios. ¡Estoy deseando que se estrene para verlo con mis amigos!

¿Cómo está tu carrera en América?
Justamente hace un mes ha entrado la serie Infames en Netflix Latinoamérica y está volviendo a ser un boom, porque es una ficción muy controvertida. Y en HBO se sigue viendo Capadocia de continuo. Estoy muy contento porque no hacen más que llegarme mensajes en las redes sociales de enhorabuena, porque fueron dos proyectos que calaron mucho. Sigo pendiente del estreno de la película que protagonicé con Sharon Stone y Andy García, What about love?, deseando que en algún momento el director y productor decida ponerlo en marcha porque me muero por verlo. Y supongo que el año que viene, en cuanto termine Amar…, me marcharé para allá para seguir invirtiendo tiempo como hago desde hace unos cuantos años. Desde hace 9 estoy yendo y viniendo. El trabajo también me ha llevado a vivir a París, a México… Pero en Los Ángeles me siento como en Madrid. Pero eso será en 2017. 2016 toca estar aquí, que además estoy con un proyecto personal de dirección, escribiendo una historia que me gustaría empezar a rodar algunas píldoras en ratitos libres para ver qué sale de todo esto.

¿Cuál es ese proyecto como director?
No te puedo avanzar mucho más, es una historia personal que tengo en la cabeza desde hace muchos años, ya le he dado forma de escritura: es una historia sobre un miembro de mi familia que puede derivar a un documental o a una historia de ficción. Será después de rodar las primeras cosas cuando tome la decisión de si me voy hacia el documental o la película. Para eso necesitaba pasar un tiempo aquí, para estar escribiendo y con esta persona, aunque ahora estoy liado con la serie y la obra de teatro, que todos los días después de grabar me voy a ensayar; pero a partir de que termine la obra, en octubre, me pondré de lleno con ello.

Vas a estar sin parar…
Sí, va a ser duro pero maravilloso: estoy acostumbrado a trabajar mucho desde que soy muy pequeñito y el mero hecho de estar trabajando me hace feliz. Y si encima el proyecto es interesante, mejor que mejor.

En Amar… llevaban años queriendo ficharte. ¿Pasa lo mismo con Tu cara me suena? ¿Te animas a seguir los pasos de Pablo Puyol y ahora de Beatriz Luengo?

También me han llegado llamadas de allí, pero la verdad es que disfruto más viendo a mis compañeros. Pablo firmó un papel excepcional y estoy seguro de que Beatriz también lo va a hacer. Me ofrecen muchas cosas de entretenimiento pero desde hace muchos años estoy centrado en mi carrera de actor; bien es cierto que uno nunca puede decir nunca y a las pruebas me remito: jamás podría haberme imaginado en Masterchef y una vez que lo he hecho puedo decir que ha sido de las mejores experiencias de mi vida. Pero de momento disfrutaré de lo bien que lo hará Beatriz, que además me alegro mucho de que esté por España, disfrutando de su familia con su bebé. Así la podré ver más a menudo, que en los últimos seis años solo hemos coincidido en México, Miami y Los Ángeles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo