Los ángeles de Benito

Benigna y Pelayo consiguen que Benito salga de su escondite, salvándole así la vida. Antena 3. Del lunes 17 al viernes 21 de octubre. 16.30 h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La incertidumbre de Nuria

Nuria se resiste a contarle a Jaime que sabe que se acostó con Henar, pero sí le encara sobre la noche de juerga con las chicas de alterne. Luego, también la abogada, aunque esta vez sin pretenderlo, revela a Marta las verdaderas intenciones de Haussman: “Tu exclusivo socio está negociando a la vez con otras empresas…”.

Marta se desilusiona

Aunque la información sobre su socio alemán inquieta a Marta, lo que realmente le molesta y le duele es el silencio de Alonso, su prometido.

 

La estrategia de Rafael

Tras la decepción de Alba al presenciar una supuesta cobardía de su novio, Rafael le da explicaciones y cuenta con la ayuda de Alonso, pero ni con eso consigue recuperar su confianza y menos cuando la chica hace otro descubrimiento…

 

La imprudencia de Henar

Por un descuido, Henar facilita a Alba un disco en el que la pequeña de los Novoa descucbre que su novio utiliza el bar para que los comunistas puedan mandar paquetes. “Ahora entiendo sus nervios y ausencias”, deduce antes de aclarar el asunto directamente con Rafael.

Cambio de actitud

Tras hablar con él, Alba le enseña las pruebas que tiene y acaban reconciliándose. Incluso la chica le pide perdón por haberle acusado de cobardía.

Los Novoa negocian por separado

Mientras que Jaime sigue negociando por su cuenta, Marta espía unos papeles de Alonso sobre sus competidores en la carrera con Haussman y decide aprovecharlos para mejorar su posición.

Los proyectos de Jaime

Atormentado por la culpa, Jaime pide perdón a Nuria: “Pasé una noche con Henar. Fue un error”. La abogada, que ya lo sospechaba, le da otra oportunidad y la relación continúa. Luego, 
la pareja se centra en temas profesionales y preparan el viaje de él a Colombia, invitado por Edison Barrantes, para iniciar el proyecto de extender su marca por Latinoamérica.

Regreso a casa

Ana María regresa de pasar unos días en Biarritz y sonríe al enterarse de que Marta no ha acompañado a su hijo a una recepción. Satisfecha, quiere saber el verdadero motivo del distanciamiento y llama a Loppard, 
el modisto del vestido de novia de su nuera, para que le cuente cómo van los preparativos.

Un nuevo vecino

Un joven del país vasco llamado Gonzalo se presenta en Madrid con el deseo de convertirse en cantante. De momento, tiene que subsistir trabajando de otra cosa y pide trabajo en el King's Road Club. En seguida, María se siente atraída por él.

El descubrimiento

Finalmente, Pelayo y Marcelino resuelven el primer enigma del misterio de Camilo: “El hombre al que se refiere todo el tiempo es su hermano”. Más tarde, será Benigna quien se entere de que Benito es en realidad un ‘topo’, que teme morir por las represalias franquistas. Unidos, consiguen convencerle de que salga de su escondite.

Los ángeles de Benito

Argimiro también se entera de la delicada situación de su padre. “Tienes que salir. Tranquilo. Puedo darte asilo en sagrado”, ofrece el cura.

La iglesia, un nuevo hogar

Como se encuentra muy débil, Pelayo y Benigna lo acompañan a la iglesia, parando varias veces por el camino: “Pronto estarás bien”.

Un negocio de dos

María y Rafael siguen adelante con el negocio del bar y él, además, sigue con su verdadera profesión, de piloto, por lo que es la hija de Marcelino y Manolita quien realmente está al frente del establecimiento.

Gonzalo, uno más en el barrio

Gonzalo se integra perfectamente en el barrio y se muda a vivir al hostal de Benigna. Pronto, el joven descubre el secreto de Rafael.

Quintero mete la pata

A Quintero y Nuria se les acumula el trabajo. Una indiscreción del primero pone a la policía en la pista de Leonor y Miguel, en México desde la muerte del comisario Parrado. Al darse cuenta de su error, el abogado pide a Rafael que falsifique un documento para demostrar que ninguno estaba en España en el momento de la tragedia.

Argimiro, decepcionado con la prensa

Argimiro se decepciona cuando el periódico se niega a publicar la noticia de los médicos españoles en Vietnam. “No me parece justo. Publican cosas mucho menos importante”. Así se lo cuenta a María.

Fiona, en lucha

También Fiona sigue muy implicada en el tema de la guerra e intenta que los vecinos apoyen su causa.

Benavente: la voz

Por casualidad, Fiona oye cantar a un empleado de la fábrica, David Benavente, y se queda asombrada con su chorro de voz. 
Esa noche, le prepara una encerrona en el King's.

La encerrona

Cuando el joven se ve acorralado por sus compañeras se niega a cantar. Allí se asombra al saber que Fiona es la profesora de inglés.

David Benavente sube al escenario

Finalmente, el joven Benavente se anima a subir al escenario y entona una pegadiza canción

Sebas se queda con el puesto de Márquez

Nuria, a espaldas de Quintero, está llevando el caso de Márquez. Mientras, en el despacho, Félix ofrece el puesto del despedido a Sebas, que se ve obligado a aceptar.

Maroto y Jaime acercan posiciones

Mientras, Maroto continúa con su lucha porque los Novoa no despidan más gente y, al menos, nota que Jaime es receptivo. Luego, el capataz se enfrenta a Márquez.

De la alegría a la decepción

La alegría de la marquesa ha durado poco pues Alonso y Marta se pasean por la plaza felices y enamorados. “Bueno, ya han tenido un primer distanciamiento 
y será fácil propiciar otro…Veremos quién gana”, se consuela.

 

Tensión familiar

La inminente visita de Holstein, un consultor alemán al que apodan “el Dobermann” provoca aún más tensiones entre los Novoa.

Marta confunde a Félix

Marta explica a Félix porque no van a apoyar a Jaime en su idea de llegar a Latinoamérica. “Hay mercados más potentes y con esto podríamos obstaculizar las negociaciones con los alemanes”, explica.


Lee el resumen completo en la revista Telenovela, cada lunes en tu quiosco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo