Los sueños se cumplen

Gonzalo no cabe en sí de felicidad cuando recibe la llamada de un productor musical. Antena 3. Del 17 al 21 de abril. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde que Henar lo alertó de la situación irregular que está atravesando la fábrica, Jaime ha comenzado a investigar a Alonso hasta encontrar extraños movimientos en su sociedad patrimonial.

Además, con la ayuda de la secretaria, el joven ha conseguido hablar con uno de los afectados por la estafa piramidal de su cuñado...

...y se apresura a compartir estas averiguaciones con Quintero.

En la pensión, Benito y Benigna comienzan a inquietarse cuando telefonean al hotel de Miami donde debería estar alojado Camilo y les informan de que no se ha registrado todavía.

“¿Y si lo que cuentan de las desapariciones en el Triángulo de las Bermudas es cierto?”, pregunta ella preocupada.

Alba también se siente angustiada aunque por otro motivo: sospecha que está esperando un hijo y aprovecha que va a acompañar a Fiona al ginecólogo para hacerse una prueba de embarazo y salir de dudas.

Cada vez más colado por Blanca, Bruno la sorprende con un regalo que ella agradecerá con un beso en los labios.

El adolescente, entusiasmado, propone a su madre un nuevo proyecto para la fundación: becas para estudiantes ciegos.

Benito, por su parte, se da cuenta de que el chico no está siendo sincero con su amiga y le aconseja decir la verdad.

Los ensayos de Gonzalo para las pruebas de presentador son un desastre, pero nadie se atreve a decírselo.

Lo mismo ocurre con los dulces de Benigna.

Tras poner el tema sobre la mesa, Pelayo y Marce se comprometen a hablar con el camarero mientras María asegura que ella le dirá la verdad a la mujer de Benito.

El fallo a favor de los trabajadores de la EMT ha supuesto una importante victoria profesional para Nuria.

Y Martín le propone celebrarlo en El Asturiano, donde les reciben con otra feliz noticia: Manolita regresará en breve.

Sin embargo, pese a la alegre atmósfera que se respira, la abogada no se siente con ánimos y se escabulle. Será Quintero quien días después la obligue a salir de su encierro y la anime a asistir al concierto que ha organizado el King’s.

Jaime, que también ha acudido, se queda de piedra cuando se entera por Rafael de que María y Pallarés están saliendo y pide una explicación a su ex: “¿Por qué me dijiste que estabas con Martín si no era cierto?”.

La abogada trata de huir, pero el joven Novoa insiste en saber por qué le dejó y ella, acorralada, le pide que hable con sus padres.

Así lo hace y ellos no tienen más remedio que contarle la verdad, pero para sorpresa del matrimonio su hijo se niega a aceptar la historia que contó la hermana Amparo. “Tienes que hablar con él y hacerle entrar en razón”, ruega Rosalía a Félix.

Después del romántico momento vivido con Blanca, hace días que Bruno no tiene noticias de la muchacha y empieza a temer que haya descubierto su engaño y ahora no quiera saber nada de él.

Barrantes regresa al barrio y, para sorpresa de Henar, decide alojarse en La Estrella. Con su simpatía y caballerosidad, el colombiano no tarda en convertirse en la sensación del hostal y en ganarse a todos excepto a Fuen, que no acaba de confiar en las intenciones del recién llegado con su sobrina.

Con su simpatía y caballerosidad, el colombiano no tarda en convertirse en la sensación del hostal y en ganarse a todos excepto a Fuen, que no acaba de confiar en las intenciones del recién llegado con su sobrina.

Mientras Marta pone al corriente a Jaime de la complicada situación que está atravesando la fábrica, Barrantes comparte con Quintero sus averiguaciones sobre Alonso. “No es trigo limpio, hay que tener mucho cuidado”, asegura.

La perseverancia de Gonzalo por fin da fruto pese a que nadie parecía creer en él. “¡Me ha llamado un productor musical!”, anuncia a sus amigos.

 María también tiene buenas noticias: va a hacer una prueba en Londres para actuar en el cine.

Nada más enterarse, Alba no parará hasta que sus padres le den permiso para acompañar a su amiga. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo