Ana María pierde la memoria

Ginés está muy preocupado por la salud mental de la marquesa, que confunde a Bruno con su fallecido hijo Alonso. Antena 3. Del lunes 19 al viernes 23 de junio. 16.30 h.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Rosalía invita a Rafael a tomar algo en su casa. “Iré encantado”, contesta el piloto, sin contar con la aprobación de Alba.

Al consultarle a su novia, ésta no se muestra convencida. “Te has precipitado”, opina ella.

Al extenderlo se cae una carta de su exnovio Simón. Nerviosa se sienta en la cama a leerla.

En el hostal, Fuen saca el vestido de novia que ha traído del pueblo para verlo.

Jaime descubre un hecho oculto del pasado de Quintero que lo convierte en un héroe. “No lo cuentes, por favor, prefiero seguir siendo un abogado feliz y anónimo”, le pide su compañero.

Quienes han recobrado la confianza total el uno en el otro son Félix y Rosalía. Esa noche, el matrimonio recupera la pasión perdida y prometen luchar por mantenerse siempre juntos.

Más tarde, Rafael y Alba llegan cogidos de la mano a casa de los Novoa y Marta, al verlos, siente una mezcla de alegría por su hermana y celos.

Algo nerviosa, Nuria parte hacia Santander en busca del doctor Castellanos, que atendió a su madre en el parto.

 

Mientras, Quintero y Jaime viajan en coche a León y sufren un accidente: el primero es hospitalizado y el joven Novoa desaparece. Afortunadamente, a las pocas horas, llega sano y salvo al despacho: “Me perdí entre la niebla”.

 

Sin dar explicaciones, Fuen pone rumbo al pueblo y Benigna está convencida de que se ha arrepentido de casarse con Pelayo. “Mira. He encontrado esta carta en su cuarto. Tenemos que hacerla reflexionar y que retome sus planes de boda”, comenta preocupada a Manolita y Henar.

Ana María ha perdido la cabeza, pero Ginés intenta que nadie lo note, algo que le resulta imposible. Esa misma tarde, Bruno acude a ver a su hermana y la marquesa lo confunde con el fallecido Alonso.

“¿De dónde viene mi hijo querido? Te estaba esperando para ver qué quieres cenar”. El mayordomo recomienda seguirle la corriente.

 

 

Alba le hace prometer a su hermano Jaime que se acercará a ver  a Maroto y seguirá con su defensa: “Sé que es inocente. No podemos dejarle en la estacada”.

Sin esperarlo, Gonzalo recibe una oferta para participar en un programa musical de televisión. “¡Qué buena noticia! Ojalá cumplas tu deseo de grabar un disco”, le abraza María entusiasmada.

Cada día Sebas tiene más problemas para llegar a fin de mes y propone a Marce arreglar la freidora de El Asturiano. “Tranquilo, siempre he sido un manitas”, presume aunque es mentira.

Esa tarde, Marta llega al ático y llama al médico porque nota a su suegra totalmente desubicada. “Ha perdido la memoria por completo. Le recomiendo realizarle pruebas en el hospital para determinar su estado real y ver si podrá recuperarla”, explica el doctor.

Como si nada hubiese pasado, Fuen entra en el hostal cargada de bolsas con vestidos y accesorios. “Simplemente necesitaba ropa para la luna de miel”, comenta a su sobrina.

En Santander, Nuria localiza pronto al doctor Castellanos, un anciano débil y senil. “Necesito su ayuda. ¿Le suena el nombre de Carlos Salgado? Haga memoria, por favor”, le ruega la abogada.

Al escucharlo, el hombre parece reaccionar y comienza a hablar de Juanita, el personaje que la madre Amparo describió en su novela y que en realidad se trataba de su enfermera.

Por nada del mundo Leonor se perdería el enlace de su abuelo y prepara su regreso a España con ayuda de María, a quien pide que hable con Caldas. “Dejó el país por sus ideas políticas”, informa al inspector.

Emocionado porque va a ser padre, Rafael quiere consolidar su relación con Alba y busca un piso: “Vamos a ser una familia”.

 

 

Jaime está obsesionado con la defensa de Maroto y, sin embargo, Quintero le aconseja que lo deje: “Alonso era cercano a nosotros y es difícil defenderlo”.

Sebas sufre un accidente en la fábrica y su esposa lo anima a denunciar. Enterada de la situación, Marta trata de llegar a un acuerdo con él, mientras que Rovira prefiere echarlo: “Le indemnizamos y que se vaya”.

 

 

Alba sufre una pérdida y, angustiada, recurre a Rosalía: “Mamá, estoy embarazada. Tenía que habértelo dicho antes”.

Al ver el programa, Gonzalo se percata de que otro cantante ha doblado su voz. A pesar de la decepción, en el King’s se presentan unas fans para conocerlo.

Jaime y Nuria tienen una conversación pendiente y se citan. De nuevo, su encuentro acaba en beso, pues sus sentimientos son demasiado fuertes. “No podemos seguir así”, reconocen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo