María Adánez vuelve a la televisión en ‘Amar es para siempre’: “Sueño con ser madre”

La actriz madrileña de 41 años, que lleva año y medio saliendo con el neurólogo Ignacio Fernández Medrano, está encantada de interpretar un personaje “bien escrito y de calado dramático”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una rubia de armas tomar ha cogido las riendas del King’s Club en Amar es para siempre y volverá locos a varios vecinos. Para interpretarla, era necesario una actriz atractiva con experiencia y que diera la sensación de poder con todo. María Adánez aceptó el reto y está encantada: “Tenía ganas de volver a televisión en un registro que no fuera comedia. Buscaba personajes bien escritos, de calado dramático, no de comedia y, por suerte, me ofrecieron a Charo”.

¿Qué destacas de tu papel?

Me gusta que representa a esas primeras luchadoras que abrieron camino hacia su libertad. A finales de los sesenta, era inusual que con 41 años una mujer estuviera soltera y sin hijos y más que se aventurase a poner un negocio, diría incluso que estaba mal visto. En 1969, mi madre todavía necesitaba la firma de mi padre para sacar dinero del banco

Tu trama no es sencilla…

Charo se debate entre lo profesional y lo personal y eso resulta muy interesante para una actriz. Aunque de momento sé poco de su futuro porque nos dan los guiones muy dosificados.

 

Una novela supone una dedicación plena. ¿Estás concienciada?

Llevo en la profesión desde los 6 años y no me asusta. Aquí no hay quien viva era semanal pero en la manera de grabar parecía diaria. Tuvo tanto éxito que nos pedían más capítulos ¡Fue un año de locos! Mi experiencia vital me tiene curtida en este tipo de batallas. Ahora soy consciente de que es como si me fuera a sacar una oposición con Amar… Me lo tomo con sentido del humor y me apoyo en mis compañeros. En esta vida tienes que rodearte de lo mejor.

Parece que estás muy cómoda.

Sí, estupendamente. El equipo es increíble, si no sería imposible hacer un capítulo cada jornada. Esto es como un barco, te subes y vas cogiendo velocidad.

¿Conocías a alguien?

Sí, con Víctor Clavijo, por ejemplo, trabajé hace veinte años en Menudo es mi padre.

¿Qué queda de esa niña que se hizo muy conocida en Pepa y Pepe?

Sigo siendo la misma (risas). Actúo desde que era muy pequeña y es algo que tengo integrado en mí. He tenido la suerte de estar en las mejores series y no pierdo las ganas, la ilusión ni el deseo de continuar trabajando.

¿Ha cambiado mucho la profesión desde que empezaste?

Ahora está de moda la televisión, te da poder y hasta te abre las puertas del cine y el teatro. Antes pasaba al contrario. Yo avisté que esto iba a ocurrir porque América siempre dicta lo que acabará sucediendo en España.

Confiesas que estás enamorada, ¿echas algo en falta en tu vida?

Sueño con ser madre, aunque ahora que estoy en Amar… espero que no haya sorpresas (risas). Sé que tener hijos es lo más importante que puede haber y yo nunca he antepuesto mi carrera a mi vida. Siempre han ido a la par.

¿Cómo desconectas?

¿Del mundo? Eso es imposible. Los móviles son veneno y en lugar de facilitarnos las cosas nos hacen trabajar más. Nos hemos convertido en periodistas de nosotros mismos. Yo intento cuidar las fotos que subo a Instagram.

¿Sigues en el teatro?

Las últimas obras en las que he participado han sido El pequeño poni, que trata un tema muy actual, el acoso escolar, y Lulú.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo