¿Demasiado tarde?

Julián se acerca a casa de Matilde a pedirle na nueva oportunidad. Antena 3. Del 2 al 6 de octubre. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Diego consigue que Marion le confirme sus sospechas: su padre no tenía motivos para quitarse la vida pues estaba muy ilusionado con un nuevo proyecto. “Sé bien de lo que hablo. Éramos amantes y teníamos mil planes”, se sincera ella.

También Matilde se enfrenta a su pasado cuando Azevedo llama a su puesta. “¿Qué haces aquí? Lo nuestro se acabó hace muchos años. Desapareciste de la noche a la mañana. Ni una carta...”, le reprocha la esposa de Ortega. “Fui un cobarde, pero necesito explicarte qué pasó en México. Todavía te quiero”, responde él.

Los Gómez no pueden creer que María se haya casado en Miami sin decirles nada y la joven, sintiendo que ha defraudado a su abuelo y a sus padres, se disculpa llorosa: “Cometí un error y me dejé llevar, pero espero no haber perdido vuestra confianza”.

Susana está decepcionada porque Javier, después de que se besaran, no dudó en irse a Vietnam.

La situación es aprovechada por Ignacio que, prendado de la mexicana desde que la vio, fuerza un acercamiento.

En la redacción de España Siete días llevan semanas tratando de que Julián les conceda una entrevista y tener así un testimonio de primera mano sobre lo que significó el exilio para miles de españoles. Animado por Pelayo, el filósofo acepta.

Ernesto se altera mucho cuando ve por casualidad a Marion y a Diego hablando. Y eso que desconoce que ella ha dado al joven periodista el nombre de una tercera mujer en la vida de su padre... y en la Ortega: “Busca a Brigitte Müller. Es la clave”.

Pese a la insistencia de María, Rubén se niega a irse a Miami y dejarla a ella en Madrid y la amenaza: “O sigues conmigo o di adiós a tu carrera y a más cosas...”. El miedo se apodera entonces de la chica y miente a su madre: “Hemos tenido una crisis pasajera, pero nos queremos y me voy con él”.

Desde la visita de Julián, Matilde no logra conciliar el sueño y paga sus nervios y cansancio con Ernesto. “Cada día llegas más tarde y ni si quiera te molestas en avisarme”, se enfada.

Po fin, Benito descubre a la misteriosa persona que se esconde tras las cartas de Silvia y se siente defraudado. “¿Cuánto tiempo más pensabas engañarme? Es increíble”, recrimina la mujer.

Entre Teresa y Marta se ha establecido una sincera amistad y, ante la ausencia de Rosalía, la grafóloga es casi una segunda madre para la joven Novoa.

“Piensa bien si estás preparada para casarte de nuevo”, la aconseja. Sus palabras hacen que reflexiona y esa tarde llama a Benoit. “Creo que es mejor aplazar la boda”, le comunica.

Quintero nota descentrado a su sobrino: “A tu edad no debe existir la vergüenza. Si te gusta alguna chica, declárate”.

Aunque Ignacio va con esa intención, cuando tiene de frente a Susana no llega a declararse. En el fondo piensa que jamás podrá competir con Javier, a quien considera más atractivo y valiente que él.

Ante la imposibilidad de hablar con Matilde, Julián cambia de estrategia e intenta ablandar su corazón escribiéndola las cartas que nunca llegó a enviar desde México.

De nada le sirve porque la mujer las rompe con rabia.

Ahora que las piezas empiezan a encajar, Diego decide quedarse en Madrid y se instala en el hostal de Benigna. Sin embargo, pronto se entera de que Brigitte murió después de hacerse la fotografía que le enseñó Marion y se hunde.

Entre tanto, Charo está cansada de ser la marioneta de Ernesto y se insinúa a Carvajal: “Me encanta que hombres tan atractivos vengan a este local”.

La sección Ecos de Sociedad ha sido un éxito y Marta felicita a Lalo, olvidándose de Susana. Más tarde, Novoa y Ortega se reúnen para ver cómo aumentar el número de suscriptores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo