A punto de morir

El grave estado de Javier, que ha resultado herido en Vietnam, hace que sus padres olviden sus diferencias y se unan más. Antena 3. Del 9 al 13 de octubre. 16.25h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las ansias de conocer qué pasó con su padre llevan a Durán a preguntar directamente a Ernesto por Brigitte. “Es la primera vez que oigo ese nombre”, miente el director y, para desviar su atención saca algunas pertenencias de Osuna. “Le haría ilusión que las tuvieras tú”.

Luego, con objeto de mantenerlo con la mente ocupada en otro asunto, encarga a su empleado apoyar a Marta en la captación de suscriptores.

La presión supera a María que termina derrumbándose delante su abuelo: “Mi matrimonio es un infierno desde el principio. Rubén me trata fatal y se ha llevado los pocos ahorros que tenía”. Con el apoyo total de Pelayo, la chica se acerca a la redacción a pedir trabajo a Marta: “Atravieso una mala etapa y necesito quedarme en Madrid”.

Una llamada de Esteban desde Vietnam deja helados a los Ortega: “Javier, ha resultado herido en un accidente. Necesito su autorización para operarlo a vida o muerte”.

Con premura, se organiza el quirófano del hospital de campaña para la intervención.

Mientas, a miles de kilómetros sus padres se muestran mucho más unidos de lo que han estado en años.

También al enterarse, Susana e Ignacio se preocupan. “Lo conozco. Es muy fuerte y saldrá adelante”, dice él.

Desde que Benito se marchó, indignado del hostal por la “traición” de su esposa al escribirle cartas haciéndose pasar por otra mujer, no ha dado señales de vida. Preocupada por la falta de noticias, Benigna decide ir a buscarlo a Huelva, donde supone que estará con su familia.

Entre tanto, las vecinas de la plaza han sido convocadas por Vicky para hacerse una fotografía que aparecerá publicada en una guía turística y acuden en masa a peinarse al Salón Niza, que no tiene sitio para todas. Ante la imposibilidad de atenderlas, María da con la solución.

Afortunadamente, la operación de Javier ha sido un éxito y su padre regresa a su despacho con fuerzas renovadas. “Vamos a hacer un reportaje sobre el Régimen. Basta de censuras”, anuncia al equipo de redacción.

Marta se nota cada día más cómoda trabajando con Durán y le comenta asuntos muy personales: “Me ha dado cuenta de que no estaba preparada para casarme y he roto mi compromiso”. Aunque su compañero prefiere no opinar, sonríe para sus adentros pues empieza a sentir algo más que amistad por ella.

Más pronto de lo que esperaba, Diego recibe la caja con las pocas pertenencias que quedan de su padre. Entre ellas, ve algo que
le inquieta: unas películas en 8 milímetros.

Al mismo tiempo, Carvajal se dedica a reorganizar las secciones y pone a Susana y a Lalo al frente de las biografías. “A los lectores les encanta conocer la vida de personajes ilustres”, les indica.

Llanos, a quien le está costando mucho adaptarse a su nueva vida en la capital, se ruboriza cuando al salir en albornoz de su habitación se cruza con Diego por el pasillo. “Parece que has visto un fantasma. No es malo ver a un hombre en camiseta”, le dice  Vicky bromeando.

Ese día, al llegar a la redacción, la fotógrafa se lleva una reprimenda de Ortega, que ha acabado enterándose de que está pluriempleada: “Quiero exclusividad. Por eso te contraté”. 

Finalmente, Benito regresa para reconciliarse con Benigna y se la encuentra en la puerta del hostal con una maleta.

“¿Dónde vas? Perdóname y volvamos a la pensión”, pide él, arrepentido.

Esa noche, María descubre en una fiesta del King’s Club hasta qué punto Rubén está dispuesto a vengarse de ella….

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo