Amor secreto

Matilde reconoce a Azevedo que no lo ha olvidado y retoman su relación. Antena3. Del 27 de noviembre al 1 de diciembre. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Protestas contra el régimen

Los universitarios inician una serie de protestas y se sabe que han convocado una manifestación contra el régimen. “El asunto está que arde. Durán y Javier, encargaos del tema. Quiero esto en portada”, ordena Ernesto.

Teresa agobiada por el consultorio

Le está costando mucho escribir cada semana para sacar adelante el consultorio sentimental. Además, tiene en mente hacer un curso en Barcelona sin que Quintero se entere y pide ayuda a Manolita: “Contesta tú a las cartas. Es divertido y nadie se dará cuenta”.

Una visita para Charo

En el King’s, María comunica a Charo que tiene una visita de “una vieja amiga”. Cuando la empresaria oye el nombre de Lucía, su rostro cambia y evita recibirla: “Di que no estoy”.

La bendición de Ana María

Al contrario de lo que parecía que iba a ocurrir, Ana María está encantada con la relación de Diego y Marta e insiste en que deberían formalizarla.

“No fue un suicidio”

Por su parte, Vicky descubre una posible conexión entre Requena y Ortega, que refuerza sus teoría: la muerte del padre de Durán no fue un suicidio. “Lo sé, y no voy a parar hasta descubrir qué pasó”, contesta el periodista cuando se lo comenta.

Ignacio se echa atrás

Quien lo está pasando mal es Ignacio, pues jamás pensó que su amistad con Javier se rompería por una chica. Al verlo bebiendo solo, María se acerca. “Susana ha elegido. No puedes enfadarte por eso”, intenta que recapacite.

La coartada de Teresa

Entre tanto, Manolita y Benigna han decidido apoyar a Teresa y montan guardia en la casa de Quintero para que no se entere de que su esposa está de viaje.

Un paso al frente

También Matilde da un paso al frente y, alentada por las palabras de su hijo sobre el amor, se declara a Julián: “No te he olvidado”. Contento, el filósofo la besa pero ella, de primeras, se asusta y lo aparta.

Un polizón en la biblioteca

Desde hace días, Benito y Marce creen que alguien está colándose por las noches en la librería y urden un plan para atraparlo.

Ginés vuelve a la Plaza de los Frutos

La sorpresa no puede ser mayor cuando descubren que es Ginés, el mayordomo de Ana María, que se ha escapado de la cárcel.

Ignacio recapacita

El joven se da cuenta de su error e intenta que su amigo y Susana retomen su relación: “Os pido perdón y que os comportéis con normalidad delante de mí. Es más, si queréis salimos los tres alguna vez”.

Nueva oportunidad para Susana y Javier

La pareja se da otra oportunidad, aunque les extraña el repentino cambio de actitud del abogado.

Manolita al frente de la sección

Finalmente, Teresa no va a llegar a tiempo a Madrid y ruega a Manolita y a Benigna que también escriban ellas su sección de la siguiente semana: “Es el último favor que os pido”.

Una pareja furtiva

Julián dice a su amante que si le incomoda, no acudirá al taller literario. “Claro que quiero que vengas”, responde ella e inician una relación clandestina, pero les resulta difícil encontrar momentos de intimidad.

Ortega está en París

Esa tarde, Durán y Vicky confirman que Ortega está en París y no en Benalmádena como había dicho: “Ha ido al hotel La Bastille a por la misma lista de huéspedes que pedimos nosotros. Está claro que es clave en la investigación”.

La duda sobre Ginés

Intranquilos, Marcelino y Benito se debaten entre entregar a Ginés o esconderlo en otro sitio: “De momento, que se instale en el hostal”.

Un secreto para Benigna

Como el librero se siente mal, termina por contarle a su mujer lo sucedido.

Dificil aventura

Azevedo y Matilde están felices e ilusionados pero les es imposible encontrar un lugar tranquilo donde estar a solas. También les agobia el trabajo porque tienen demasiado atrasado.

Los remordimientos de Charo

Después de no haber querido recibirla, Charo se entera de que Lucía ha fallecido. En ese instante, le vuelven a la mente los fantasmas del pasado…

El gran secreto

Mientras que Marcelino comienza a obsesionarse con que la policía secreta anda en el barrio buscando a Ginés, Benigna se enfrenta al reto de no contar nada.

 

Agobiada con la columna

Por su parte, Manolita se encuentra agobiada por enfrentarse a este reto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo