La confusión

Irreconocible tras una máscara y una capa, Laura besa  a Ignacio, que cree que está haciendo lo mismo con María. Antena3. Del 26 de febrero al 2 de marzo. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los asuntos que preocupan a Tuñón de Guevara se resuelven de distinta manera. En la revista sí que logra que Carvajal ceda a su chantaje aun con la oposición de Marta. 

Mientras, en el King’s Charo le gana la partida y tiene que ceder a que represente a su hija. “Preferiría un profesional, pero la niña se ha empeñado en que seas tú”, explica el duque algo molesto. 

Por su parte, Benigna conoce a Luisita y, de primeras, le parece una chica encantadora. No sabe el tormento que está haciendo pasar a sus padres desde que llegó al barrio y que, de nuevo, les ha mentido para poder estar todo el día fuera de casa.

Requena visita a Ortega interesándose por su estado de salud y sale convencido de que es una persona nueva. “Está arrepentido de haber sido infiel a su mujer y de su forma de comportarse con sus empleados en la revista”, asegura a Durán. 

Quien sigue muy decepcionada con su padre es Susana, pues sospecha que le oculta un secreto familiar desde hace años. 

Cuando Quintero se entera de que va a publicarse una reedición del libro de Ortega, se reúne con Diego inmediatamente: “Hay que evitarlo. Los dos sabemos que no escribió ni una línea”. 

Esa tarde, Javier recibe una llamada de su amigo Flynn: “Sé que no vas a creerme, pero fue tu padre quien filtró a Guevara que estás haciendo un trabajo de investigación sobre el fascismo”. 

El abandono de su mujer ha sumido a Carvajal en una depresión. Por si fuera poco, se entera de que los abogados de Sánchez Ferreiro están considerando denunciar al semanario si no retiran el artículo. Sin embargo, Marta está dispuesta a marcarse un órdago y publicarlo… 

Cuando Luisita se entera de que Charo prepara una fiesta de disfraces en el King's, pide a sus padres permiso para poder ir. “Cuando te comportes y respetes a tu familia”, dice a su hija, que no se da por vencida y ruega a Ignacio que la ayude.

También Susana está enfadada con su padre por haberle ocultado que su tío, Santiago, había estado en Madrid buscándola: “¿Por qué tienes miedo de que hable con él?”. 

Finalmente, Durán está dispuesto a llevar a Ortega a los tribunales por plagio. No obstante, aconsejado por Lalo, se acerca a hablar primero con Matilde: “El libro de Ernesto en realidad lo escribió mi padre. Se publicó una vez, pero ahora no voy a permitir que salga a la luz de nuevo solo con su firma. Voy a denunciarlo”. 

Laura, ataviada con una larga capa que le oculta el pelo y una máscara tras la que esconde medio rostro, ve como llega Ignacio, con el que cada día está más ilusionada. 

La joven no pierde la oportunidad y sin mediar palabra le besa. 

Ignacio, desconcertado, comienza a ilusionarse pues cree que no era Laura quien se escondía tras la capa, sino María. 

Minutos después, cuando la joven entra en la habitación, Ignacio se declara abiertamente “pues después de lo ocurrido ya no hay nada que esconder”.

El abogado sella su declaración con un beso que deja a la camarera desconcertada. 

“Lo siento, pero yo no te he besado antes ni tengo intención de hacerlo”, le rechaza. 

Lalo se ha quedado al cuidado del hijo de Marta para que ella pueda airearse un rato tras una dura semana. No obstante, se lleva un gran susto con el pequeño y se pregunta qué necesidad tenía de hacer de niñera si jamás había cuidado ni a un sobrino. 

Mientras tanto, Susana hace las paces con su padre y piensa que es el momento de empezar de cero. “Todavía podemos volver a ser una familia unida”, dice a Matilde, que cree que es demasiado tarde. 

Durante la fiesta, Laura se acerca a Ignacio para explicarle que era ella la que se escondía tras la capa. El joven queda desilusionado. 

Laura corre a desahogarse con su amiga Llanos, quien ya conocía que el amor de la chica no era correspondido. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo