¡Todos a la pista!

Charo y Carvajal sorprenden a todos los vecinos con su rock and roll en el concurso de baile del King's. Antena3. Del 19 al 23 de marzo. 16.15h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Matilde se siente confundida pero está dispuesta a aislarse de sus problemas familiares y apostar por su relación con Julián: “Sé que te quiero y te necesito a mi lado”.

 

 

Preocupada por la detención de su novio, Marta se reúne con Quintero, que le revela que está sufriendo presiones por llevar el caso. “Tranquila. No voy a dejarlo solo. Demostraremos su inocencia”, afirma el abogado.

Para animar el negocio, a María se le ocurre organizar un concurso de baile en el King’s y se lo propone a Charo. “Me parece una idea muy divertida”, asegura la gerente y se ponen a ello.

Cada vez más escamado por sus incoherencias en la terapia, Samuel decide investigar por su cuenta la verdadera personalidad de Ortega. “Nadie puede pasar así del blanco al negro”, piensa.

Nada más enterarse del concurso, Laura se apresura a pedirle a Ignacio que sea su pareja. “Podemos ensayar algo antes”, dice como si nada, con intención de pasar el mayor tiempo posible con él.

Tras contarle Vicky la verdad sobre Víctor, Javier anima al chico a replantearse su relación con su madre y a comprender que todo lo que ha hecho es por él.

Esa tarde, Susana recibe con ilusión una propuesta de Carvajal: “Considero que ya estar preparada para firmar un reportaje tú sola. ¿Te atreves?”.

Cansados de su absurda rivalidad, Manolita y Benito se alían contra sus parejas: “Habéis demostrado que los dos trabajáis mucho. ¿Podríais parar?”.

Finalmente, Matilde, animada por Teresa, pasa la noche con Azevedo a solas y, además, decide no ocultárselo a su marido.

Gracias a la profesionalidad de Quintero, que ha presentado la correlación de cheques como prueba y ha  conseguido que se le haga un examen dactilar, Diego sale de prisión.

Como si nada hubiese pasado, el periodista acude a su puesto de trabajo. “Necesito tener la mente ocupada”, confiesa a Lalo.

El ambiente está muy revuelto en la redacción, pues Tuñón de Guevara mantiene un control excesivo sobre Arturo y pretende despedir a Quintero y a Durán.

“Su paso por la cárcel es una mancha en el semanario que no podemos permitirnos”, explica a Marta. Esta se enfrenta duramente al aristócrata: “Me da igual que seas nuestro principal inversionista. Hay cosas por las que no voy a pasar, ni hoy, ni mañana, ni nunca”.

Rabioso por el evidente acercamiento de Matilde y Julián, Ortega utiliza a su hija Laura para desestabilizar a su madre y hacerla sentir culpable.

Luego,la chica visita a Azevedo para tratar de alejarlos… y lo logra.

Esa tarde, el King’s es una fiesta de música y color.

Manolita y Marcelino se desmelenan por completo.

Llanos sale a la pista casi por primera vez en su vida.

Laura no se separa de Ignacio...

...incluso, delante de María, le roba un beso.

La camarera, que continúa sin reconocer lo que siente por el abogado, se muestra celosa.

De madrugada, se produce un robo en el hostal y Benigna sospecha de Luisita. “Me duele pensar que haya sido ella; es la última que se marchó”, dice a Benito.

Al día siguiente, Samuel descubre algo inquietante en la libreta  personal de Ortega, que cambiará la idea que tenía de él: “Es evidente que este hombre tiene una doble cara y esto lo prueba”.

Por si no fuera poco con su despido, Raquel cita a Diego y
lo sorprende con una inesperada noticia: “Estoy esperando un hijo tuyo”.

Atemorizado, se calla ante su novia y solo se sincera con Lalo, que siembra en él una duda: “¿Y si ese niño no fuera tuyo?”. Durán se resiste a pensar que su ex pueda ser tan maquiavélica.

Entre tanto, Tuñón de Guevara inicia una nueva estrategia
para desestabilizar a Marta. Tras su beso, Laura quiere dar
un paso más con Ignacio, pero él esté remiso. Mientras, María se niega a reconocer lo que empieza a sentir por el abogado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo