Anabel Alonso, de ‘Amar es para siempre’: “Cuando no trabajo soy super vaga”

Programas, series, teatro… con todo se atreve esta profesional que se considera más cómica que actriz y desconecta solo paseando o tumbándose en el sofá.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Se ha convertido en una de las actrices más queridas de la pequeña pantalla. Mujer todoterreno, compagina Amar es para siempre con Dicho y hecho, programa de humor que presenta con José Corbacho en La 1 desde hace tres semanas y donde somete a pruebas surrealistas a Elena Furiase, David Fernández, Leonor Lavado, Nuria González, Goizalde Núñez y Pablo Carbonell.

Corbacho ha comentado que te gusta llevar las riendas de todo…
Lo dice porque cuando estuvimos en Masterchef Celebrity, me salió la vena capitana. En Dicho y hecho sí soy mandona, una mujer de carácter, dispuesta a demostrar que a mí no hay quien me tosa.

¿Qué balance haces del programa?
TVE se merece un aplauso porque es una apuesta muy arriesgada. Creo que la acogida del público ha sido bastante fría porque Antena 3 tiene los viernes una audiencia fidelizada que busca ahí el entretenimiento.

Actriz, cómica, presentadora… ¿Cómo consigues abarcar tanto?
Es un lujo que me llamen para hacer papeles dramáticos, donde estoy ceñida al guión, y a la vez vean en mí esa faceta de mujer espectáculo, en la que puedo hacer gamberradas, improvisar… Me siento una privilegiada por poder compaginarlas.

¿En qué terreno te manejas mejor?
Como empecé con Fernán Gómez y José Luis López Vázquez, me siento más a gusto con la palabra cómica. Además, la comedia es un género muy diferente, nunca me cansa.

¿Tendríamos que reír más?
Eso creo. El humor lo cura todo, aunque sea momentáneamente. Es algo indispensable y nos ayuda a soportar mejor las desgracias.

También produces teatro.
Sí y disfruto mucho con esa actividad, me sirve para ampliar la visión de la profesión y observar todos sus ángulos.

¿Cuál es tu filosofía de vida?
Espontánea y sincera. No suelo echar la vista atrás, no me gusta. Creo que cada día es una oportunidad que nos trae nuevas cosas que hacer y gente nueva que conocer. Y hay que aprovecharlo al máximo.

¿De qué manera desconectas?
En eso soy fácil. Me tumbo en el sofá delante de la tele y cambio de canal o paseo a mis perros. ¡Cuando no trabajo soy supervaga!

Publicidad - Sigue leyendo debajo