La hora de la verdad

Isabel confiesa a Belén que no es su madre biológica y le pide perdón: “Espero que me entiendas”. Antena3. Del 4 al 8 de junio. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al fin parece que el bufete remonta y Quintero tiene entre manos un importante caso. “Tengo que comentarte que me parece que es un asunto turbio y que no debemos aceptarlo”, se atreve a plantear Ignacio a su tío, que lo ignora.

Por otra parte, Rojo y Negro, competencia de España. Siete
días, publica una demoledora noticia para Marta: “Alonso Núñez de Losada era estéril. ¿De quién es entonces el pequeño marqués?”.

Antes de que se disparen los rumores, la empresaria va a dar explicaciones a la redacción. Luego, al llegar a casa, recibe la visita de Durán. “La información ha salido de Guevara. Este hombre no tiene límites. Tranquila, no te dejaré sola”, asegura el periodista.

Tuñón de Guevara pretende hundir el semanario Los problemas unen a Belén y Laura, que cada día son más cómplices, sin intuir que podrían, incluso, ser algo más…

Hartos, María y Carvajal alientan a Charo para que no desista en recuperar a su hija: “No puedes tirar ahora la toalla. Está a punto de aclararse todo”.

Sin embargo, Ortega y Tuñón de Guevara no están dispuestos a que este asunto vea la luz, pues dejaría en evidencia a los dos.

Javier y su padre tienen un violento enfrentamiento y, al terminar, el joven se desahoga con Vicky, con quien cada día está más a gusto. Tanto es así, que ella le pide ayuda para montar una exposición de fotografía: “Elige cuatro o cinco. Las que más te gusten. Así tengo otro criterio”.

Cansada de aguantar los desprecios  a Charo, María confiesa a Belén el motivo por el que fotografió a su padre. Sin embargo, es imposible parar al aristócrata, que prepara un golpe certero para hundir el semanario para
siempre.

De nada sirven los esfuerzos de Marta por alejarlo de las decisiones ya que, antes de irse, Ortega le dio el control.

La desaparición de Ernesto ha dejado a su familia en la ruina y Matilde tiene que prescindir de Justi. “Lo siento, pero no llego a final de mes”, se justifica con la empleada delante de sus hijos, que odian a su progenitor.

Como sospechaba, Ignacio descubre que el nuevo caso que llevan en el bufete es una estafa y se reúne de urgencia con su tío: “Hay que parar la defensa”.

El viaje de Marcelino a París ha dado sus frutos ya que le ofrecen un trabajo en un restaurante, pero lo oculta. No obstante, el nerviosismo que muestra el tabernero a su regreso a Madrid hace que Benigna crea que ha sido infiel a Manolita.

Las súplicas y esfuerzos de Isabel
no sirven para que su marido
le dé algo de información sobre
la madre biológica de Belén. “Lo
averiguaré sola”, promete.

Raquel y Durán tienen claro que ha llegado el final de su historia y separan sus caminos. “Sé feliz”, se despide el periodista de su ex.

En casa, Matilde miente a Javier para proteger a Julián y que no lo localice: “Jamás he hablado con él desde que dejó Madrid”. El chico la mira desconfiado.

Días después, Ignacio celebra su cumpleaños y, con la alegría del momento, está a punto de traicionar a su novia.

En un nuevo encuentro, Charo trata de convencer a Isabel de que Belén es la hija que le arrebataron: “¿Qué más datos tengo que darte? ¡Es tan evidente!”. Convencida, la mujer se reúne con la cantante y le cuenta la verdad: “Ahora tienes dos madres. Espero que me perdones y entiendas mi silencio”.

Entre tanto, Arturo ha comenzado de camarero en el King’s y, casualmente, Llanos empieza a frecuentar el local.

Allí liman asperezas y se crea una química especial entre ellos.

Mientras, Durán anima a sus compañeros del semanario a no rendirse y luchar por sacar un nuevo número a la calle. Además, sin esperarlo, recibe una llamada de Ortega con una proposición muy interesante…

Publicidad - Sigue leyendo debajo