Bienvenus á L‘Asturien

Marcelino y Sebas convierten El Asturiano en un bistró, ante el asombro de Pelayo y Manolita. Antena3. Del 9 al 13 de julio. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La repentina retirada de Marchessi lleva a Marta a desilusionarse: “Su dinero era fundamental para sacar la revista. Adiós a mi sueño”. A su lado, Carvajal le ofrece una solución: “Tranquila, Confía en mí. Conseguiremos que cambie de opinión”

Mientras tanto, María se resiste a contar a Ignacio que Héctor se le declaró. Sin embargo, por una metedura de pata del director de la serie se entera y se enfada. “¿Por qué no me dijiste nada? Esto me hace pensar que ha pasado algo entre vosotros”, insiste a su novia, a quien le es complicado salir del embrollo, pero lo logra.

Desde que hicieron el curso de cocina, Sebas aconseja a Marcelino que debe modernizar El Asturiano. “Renovarse o morir. No podéis dar croquetas y tortilla toda la vida”, insiste a su amigo.

Con paciencia, Durán sigue investigando y consigue el eslabón que le lleva directo a los papeles de Blanco.

Una vez más, Belén ignora a su padre durante la grabación del disco. “Estoy convencido de que tienes la culpa. ¡Qué le habrás metido en la cabeza!”, dice Tuñón de malos modos a Charo.

Al fin, Víctor y David se conocen sin sospechar que son padre e hijo y, desde el primer momento, se caen bien.

Quien está arrepentido de su comportamiento es Arturo y asegura a Benigna que Llanos es la mujer de su vida: “Jamás he sentido algo tan intenso”.

Con intención de que cambie de idea, Marta lima asperezas con Marchessi y, tras una delicada reunión, logra convencerlo de que vuelva a confiar en su proyecto de Avance Semanal.

En poco tiempo, Mariola se ha convertido en el mayor apoyo de Azevedo. Tanto es así, que este le cuenta con todo lujo de detalles su historia de amor con Matilde. “Fuimos novios hace años y nos hemos reencontrado, dándonos cuenta del error que cometimos, pero es demasiado tarde”, se lamenta.

Poco después, María e Ignacio se reconcilian y proponen hacer una escapada de fin de semana y en solitario: “Nos vendrá muy bien. Lo necesitamos”.

Finalmente, Marcelino se ha animado a dar un nuevo aspecto al bar y durante varias noches trabaja en secreto para sorprender a Manolita y a Pelayo. “Cerrad los ojos: ¡Bienvenidos a L’Asturien!”, les recibe una mañana.

Con nervios, les muestra el sofisticado menú que ha elaborado y el refinado aspecto del local. “No hay un restaurante tan elegante en Madrid. Somos los primeros”, afirma ante su padre y su esposa, que no están muy convencidos del cambio.

Llanos perdona a Arturo por su indiscreción y comienzan a salir de manera oficial. “¿Qué más da lo que opinen los demás? Lo importante somos nosotros”, convence el camarero a la reticente chica.

En portada y con el explícito titular de “La representante madame”, España. Siete Días se hace eco del pasado de Charo. La gerente se siente traicionada por Ortega e, inmediatamente, va a pedirle explicaciones. “Has conseguido arruinarme la vida. Enhorabuena”, asegura.

Después del encuentro, Vicky decide contarle a Víctor la verdad sobre su pasado. “Ya no es un niño, tiene todo el derecho del mundo a saber quién es su padre”, justifica a Javier.

Al mediodía, Marce recibe con ilusión a los clientes más madrugadores, pero una noticia le arruina el día y se plantea si podrá sacar el negocio adelante.

Tuñón está muy molesto por la campaña publicitaria de Avance Semanal e intuye que el primer número será potente. “La revista está hecha por gente muy  experimentada”, dice a Ernesto.

Con la idea de que es la única forma de conservar al menos una amistad con Justo, Teresa toma una difícil decisión respecto a su matrimonio y pone distancia.

De nuevo la desconfianza empaña la relación de Ignacio y María y este, herido en su orgullo, da por terminado su noviazgo.

Diego presiona a Marchessi para apoyar a Marta, con quien cada día está mejor, y descubre un dato del pasado de Lalo.

Para vengarse de Charo, Tuñón hace que Belén presencie un humillante momento para ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo