Hermanos y enemigos

Carlos y Gabriel tienen distintos puntos de vista sobre cómo reformar la plaza. Antena3. Del 8 al 11 de octubre. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hace tiempo que Gabriel no estaba tan ilusionado con
una chica y en su primera cita con Natalia se atreve a besarla. Al despedirse, el empresario le propone repetir. “He estado muy a gusto”, asegura. Viendo que su plan funciona a la perfección, ella acepta encantada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mientras, Carlos también está de buen humor pues María va a venderle la mitad del King’s. “Solo nos queda El Asturiano y nos haremos dueños de toda la plaza. Papá estaría orgulloso de nuestros avances en tan poco tiempo”, comenta a su madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al fin, Álvaro ve luz en su idea de sacar adelante una revista satírica y contrata a Nieves como secretaria. “Es lo primero que necesito. Alguien organizado”, piensa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las citas a ciegas de Quintero han resultado un desastre y se niega a concertar ninguna más. Gracias a la compañía de Benigna, el abogado logrará pasar página y olvidar a Teresa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por su parte, Ignacio intenta reconciliarse con María, pero no le resulta fácil pues está muy dolida por sus mentiras aunque disimulan delante de su familia y amigos para no preocuparles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un descuido deja a Natalia en evidencia sobre su pasado como enfermera. Al darse cuenta, Amelia le echa un cable y aleja la atención de ella. Así, la joven pelirroja da un paso más en su venganza y se acerca a Mónica, convirtiénd ose
en su confidente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Gabriel le agradece el apoyo con su hija, que cada día se entiende menos con Ascensión y se pasan el día discutiendo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nieves, Miguel y Álvaro se ponen en marcha con el número
cero de ¡Hasta luego! y piensan en la portada. “Tiene que llamar la atención nada más verse en el quiosco”, concluyen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esa tarde, Gabriel se acerca a la casa familiar y descubre la maqueta de la plaza de los Frutos. “¿Qué pretendes hacer? No puedes invertir a tu antojo nuestro dinero”, se enfrenta a su hermano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Quien está mal es Pelayo al ver que los De la Vega están haciéndose, poco a poco, con el barrio. Al menos, consigue que su nieta María reflexione y no venda su parte del King’s.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Carolina cree que la portada que Álvaro quiere para la revista es una locura que asustará a los posibles anunciantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al confirmar que sus sospechas eran reales y que su primogénito ha iniciado una relación con Natalia, Ascensión se enfrenta a ella: “Aléjate de mi hijo y no le digas que he hablado contigo. Es por vuestro bien, los matrimonios de clases sociales distintas no salen bien”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por si fuera poco, Gabriel descubre que Carlos no solo quiere ganar dinero con las obras, sino que pretende quedarse una tajada de los locales que adquiere: “¿Has pedido a los Gómez un dinero aparte para ti? ¡Qué vergüenza! Nos debes una explicación”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Indiscreta, Benigna cuenta a Manoita la crisis por la que pasan María e Ignacio. “Tienen problemas graves”, afirma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Carlos busca la manera de fastidiar a Gabriel por meterse en sus asuntos y se aproxima a Natalia, que se deja querer pues cuanto más controlados tenga a los De la Vega, más fácil le será hacerles daño y ajustar cuentas por la muerte
de su hermano. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, la que parece encantada con el romance de su padre y de la camarera es Mónica. “Me parece muy
simpática y ya es hora de que rehagas tu vida”, asegura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Entre tanto, Amelia se queda sin bailarina y solo encuentra
una alternativa posible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Luisita, necesito que me acompañes esta noche en el escenario”, le ruega.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Finalmente, gana la batalla el sector conservador de la nueva publicación, que sale con la portada menos polémica. “Es un error”, insiste Álvaro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El embargo de El Asturiano es inminente y la familia Gómez lo desmantela entre lágrimas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo