Secretaria en apuros

A Quintero no le importa el pasado de Silvia como prostituta y le da una oportunidad de trabajo. Sin embargo, la mujer lo pasa fatal porque no sabe escribir a máquina. Antena3. Del 29 de octubre al 2 de noviemre. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Natalia es acusada de los robos que se han producido últimamente en el hotel y tiene que dejar el trabajo.

Cuando Marcelino la encuentra desolada, decide proponerle a Manolita acogerla en su casa.

Por otra parte, Luisita está muy molesta con Amelia y María por haberle estropeado la prueba. “No he podido demostrar mi talento como actriz”, se queja, convencida de que lo tiene aunque objetivamente no sea así.

Después de haber presenciado el beso entre su jefe y Carolina, Miguel trata de reprimir sus sentimientos, pero no puede evitar acercarse a su compañera.

Al día siguiente, Quintero sorprende a Silvia, ya que ha saldado su deuda con la madame.

Además, la exprostituta será la nueva secretaria en el bufete. “Le estoy muy agradecida. Casi nadie confía en mí en cuanto conocen mi pasado”, explica la mujer al abogado
algo emocionada.

Después de enterarse de que su madre y su hermano se han cebado con Natalia, Gabriel les exige que sea readmitida: “Aquí las decisiones son de tres. Es más, creo que su despido tiene que ver conmigo”. Inmediatamente, llama a la policía para aclarar el tema oficialmente y no por suposiciones.

Jesús acusa a Álvaro de plagiarle un chiste: “Es evidente y estoy pensando en denunciarte”. Gracias a la intermediación de Nieves, el asunto no va a mayores.

De casualidad, Quintero escucha a Ascensión y sus amigas burlándose de la forma de vestir de Benigna. Sin esperar, va a El Asturiano a contárselo. “Desconfía de sus intenciones”, le advierte.

Con miedo pero con fuerza, Natalia se cuela en la suite de
Carlos y descubre algo de su pasado que podría cambiar el rumbo de los acontecimientos: el empresario tenía una relación sentimental con Covadonga, su fallecida cuñada, de la que justo se celebra ese mes el aniversario de su muerte.

En poco tiempo, el amor de Álvaro y Carolina deja de ser tan idílico y se distancian por unas entradas para ver un musical.

Harto de sus condiciones laborales, Jesús quiere una subida salarial para los trabajadores del hotel y comienza una campaña para conseguir que el resto de empleados se ponga de su parte.

Esa tarde, Miguel recibe una inesperada visita en la redacción. “¡Hermano! ¿Qué haces aquí?”, pregunta sorprendido. Hasta conseguir un sitio donde alojarlo, esconde a Jon en un desordenado despacho que usan de almacén.

Quien no se hace con el puesto de secretaria es Silvia. Jamás ha escrito a máquina, ni manejado facturas. Sin embargo, Quintero se muestra comprensivo: “Tranquila. Nadie nace aprendido”.

Como todos los años, el aniversario de la muerte de Covadonga remueve cicatrices en la familia De la Vega y, por tanto, prefieren comer cada uno por su lado y no coincidir en la oficina. Pero, sin duda, a quien más le afecta es a Mónica, que se marcha de casa sin decir nada a su abuela.

Como todos los años, el aniversario de la muerte de Covadonga remueve cicatrices en la familia De la Vega y, por tanto, prefieren comer cada uno por su lado y no coincidir en la oficina. Pero, sin duda, a quien más le afecta es a Mónica, que se marcha de casa sin decir nada a su abuela.

El espectáculo semierótico de Amelia en el King’s ha sido un éxito y María está encantada. No obstante, Luisita está mal porque ella quería subirse también al escenario y su madre, Manolita, se lo prohibió.

No hay semana que Carlos y Gabriel no protagonicen un
fuerte enfrentamiento por sus diferentes ideas de cómo gestionar el negocio. “Debería llevarlo yo solo”, insiste el primero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo